miércoles, 9 de septiembre de 2009

educación, por favor

Aviso a navegantes. Post rollero y aparentemente inconexo. Trufado de anécdotas de mi vida personal que quizás tengan escaso o nulo interés, seguramente mi vida es un tema aburrido pero, por otra parte, es el asunto que mejor conozco y me sé de memorieta. Así que, avisados estáis, hijos míos.

Los que más o menos sigan este blog saben que me dedico a esto del derecho, de forma más o menos vocacional, para ganarme las judías. Eso implica el haber pasado por la facultad y unos añitos posteriores de libre ejercicio de la profesión antes de convertirme en empleado público. Curse los cinco años de licenciatura en la UB, la Universitat de Barcelona. Pública.

En mis tiempos de facultad ( a finales de los años ochenta del pasado siglo) en Barcelona no había ni una sola universidad privada en la que licenciarse en Derecho. Solo se podía estudiar derecho en Barcelona en la UB ( Barcelona ciudad) o el la UAB ( Bellaterra, a unos 20 kilometros) .Públicas. La única opción privada eran los tres primeros años de la licenciatura en Derecho en la UAO ( Universitat Abad Oliba, que es un centro educativo sufragado con capital del Opus Dei y vinculado a su ideario) , y cursar cuarto y quinto en la pública.

En cuarto aparecían de repente nuevos alumnos, provenientes en su absoluta mayoría de las clases más acomodadas, que venían a cursar sus dos últimos años de licenciatura a la UB. Servidor de ustedes, que siempre se ha tenido por un tipo muy sociable, un día compartió mesa con un grupo de 4 de ellos, a sugerencia de un conocido común, a la hora del café con leche del desayuno. La experiencia de esos minutos de ese único día no se me ha borrado hasta hoy. Los cuatro individuos en cuestión, se pusieron a hablar de sus aventuras de un viaje a Baqueira para ir a esquiar. El relato fue derivando hasta que en un momento de la conversación, comentaron que se encontraron por la carretera con un tipo con pinta de hippie que hacía autostop. Pararon el coche y supongo que el tipo creyó que iban a subirle. Tres de ellos bajaron del coche y la emprendieron a golpes con el pobre jipi sin mediar palabra. Duró unos pocos segundos…después volvieron al coche y salieron a toda velocidad. Pura violencia gratuita al más puro estilo clockwork orange.

Los muy hijos de puta lo comentaban aquel lunes entre carcajadas, como quien cuenta un chiste…Huelga decir que me levanté al instante de la mesa y que no les dirigí ni el saludo en los dos años siguientes en que compartimos aula. Hoy me arrepiento de no haber efectuado en su momento una denuncia policial, supongo que ni yo era tan desenvuelto ni sabía cómo funcionaba el mundo. Sé que dos de ellos, por referencias de conocidos comunes, hace unos años se ganaban muy bien la vida trabajando en una firma especializada en derecho tributario, de esos bufetes que hacen que los ricos sean cada día más ricos….

Como ya he comentado en el primer párrafo, tras licenciarme tuve mis años de turno de oficio penal. Del 1994 al 1997 para ser exactos. ( En civil continúe hasta el 2000) Tuve la oportunidad de conocer a muchos individuos/as reos de hurtos o robos con fuerza en las cosas o robos con violencia-intimidación o utilizaciones ilegítimas de vehículos a motor ajenos o lesiones o daños a la propiedad privada. En casi todos los casos no eran de extracción social acomodada, sino de lo que Marx llamó con certeza descriptiva el lumpenproletariado. En un elevadísimo porcentaje de de los casos eran adictos a una o más sustancias tóxicas. Pero los actos delictivos que cometieron estaban guiados por una finalidad, que habitualmente era la del enriquecimiento injusto a costa del patrimonio ajeno. Perversa finalidad, sin duda, y sancionada penalmente por la sociedad y por el legislador democrático, así que no seré yo quién los defienda. ( aunque en su momento los defendí con todo mi novata experiencia y con desiguales resultados e impulsado por el sagrado principio constitucional de la presunción de inocencia) . Pero existía en sus actos reprobables motivo y finalidad al fin y al cabo.

Hace unos días se celebraron las fiestas patronales de la Localidad de Pozuelo de Alarcón ( Madrid). Y hace unos días nos despertamos con la noticia de que un ” botellón “juvenil celebrado en el curso de dichas fiestas acabó como el Rosario de la aurora, con muchos detenidos y muchos daños al mobiliario urbano, a los vehículos aparcados de particulares y a la propiedad, privada y pública, que había por allí. Todo por la puta cara, gratuitamente.

En la ilustración de abajo ( clicad sobre la imagen si la veis pequeñita) hay algunos datos económico-sociologicos sobre Pozuelo.


Su renta per cápita media supera en casi 10.000 € anuales a la de la comunidad de Madrid, y en bastante más, obviamente a la del resto de España. Y lo que más llama la atención, es el elevadísimo porcentaje de estudiantes en centros privados. Más del ochenta por ciento de “niños”por la educación de los cuales sus papis pagan una pasta con pretensiones elitistas.

En la prensa de hoy se recogen las críticas de ciertos sectores del partido republicano ( que bonito adjetivo para tan sospechosa gentuza) de USA al mensaje dedicado por el presidente Barrack H. Obama a los estudiantes de su país el día de la apertura del curso académico. El asunto central del discurso era propagar la idea de la importancia clave de la educación, para todos, como elemento decisivo del futuro del país y del de las personas que lo integranLe acusan de “propagar a los estudiantes doctrina socialista”, como si lo estuvieran insultando , …como si le llamaran joputa, vamos. Pero en algo tienen mucha razón los pájaros de mal agüero del partido de Mr. Bush y Mrs. Pallin.


El darle una importancia absoluta a la educación como clave del sistema es, o debe ser, uno de los valores fundamentales de la izquierda. Y eso es así, nos guste o no, y produzca los resultados que produzca…así nos podemos encontrara con que en la Cuba actual hay más de un ingeniero industrial cortando caña de azúcar, sin industria suficiente en el país como para poder ejercer su profesión. (Aviso por si hay algún despistado, que Cuba me parece una dictadura y como tal, un sistema criminal, pero no se puede negar que su gobierno pretende ser de izquierda).…o que en la última encuesta sobre los alumnos de secundaria en USA, más de un 50% de ellos no sabían los nombres de los estados federados con que hacía frontera su propio estado. ( De situar España en al mapa, ya ni hablemos…). En el país con las mejores universidades del mundo, mayoritariamente privadas y carisímas.

Concluyo este post inconexo y con tono de sermón con una preciosa frase que he extraído de un articulo de opinión de Doña Elvira Lindo en EL PAIS de hoy , del cual recomiendo su lectura) la frase es la que sigue:
"...si ha tenido hijos, sea padre, sea madre. ¡Ejerza! La mejor herencia que podemos dejar en este mundo grosero es la buena educación."
Comentar que la autora , brillante escritora, también fue guionista de Tele5, cosa por la que espero que no pase a la historia, pero como le dije un día a un buen amigo mío, editor de vídeo para una empresa que trabaja, entre otras, para intereconomía TV, “ a veces se han de hacer cosas muy chungas para papear, tío”…Pero eso, como decía Kipling, ya es otra historia.

Saud, paz y Amor a todos, hermanos. Larga vida al libro y a su primo el tebeo y muerte a la playstation. Perdón, la pleiesteichon, pa que me entendáis.

16 comentarios:

Cenicienta dijo...

orgullosa estoy, señor fritus de que queden en el mundo personas como usted, que se preocupen de darle una buena educación de la de casa a su pequeñuela...comparto lo de más libros y menos maquinitas, yo aún soy de los de la generación que jugaba en la calle
salut i força!

Euphorbia dijo...

Recuerdo hace años a los niños de uniforme que hacían el gamberro en los ferrocarriles de la Generalitat cuando volvían de sus carísimos colegios de la zona de Collserola.

Creo que es una gran verdad, ni dinero ni propiedades, lo mejor que podemos dar es una buena educación. En eso estamos, ¿verdad?

Un beso, Fritus

Adanero dijo...

Querido ibicenco, eres un tipo peligroso. Te la estás jugando. No se puede hablar así como así de algo tan nocivo para la sociedad como es la educación.
Mañana empieza por aquí el curso escolar. Mis nenes, por causas que me son imposibles controlar del todo y por "culpa" de algún compañero tuyo más o menos vocacional, van a un colegio de esos concertados. Las Hijas de Jesús. Que le zumba el bolo el nombrecito de marras. Te puedes imaginar. Entrada al colegio con un crucifijo la hostia de grande. No, no es falta de respeto. Lo de hostia hablando de crucifijos lo veo muy propio. Folletos y carteles por todas partes de esos con el niño y el lince. Monjas que te "riñen" porque le das un beso en los morros al nene. Y más cosas de ese tipo que no contaré por no extenderme y que me reservo para una entrada que un día de estos tengo que hacer.
Pues bien. Un colegio supuestamente modélico, al que muchos padres llevan a sus hijos simplemente porque creen que al ser privado la educación y formación de éstos vendrán solas. Un colegio en el que sus responsables creen que los valores que les chutan en vena a los niños son los únicos válidos y que los demás vamos por mal camino con nuestras ideas, ha dado una notable colección de bandarras y descerebrados a esta ciudad.
¿A qué viene todo esto? Pues ya no lo sé porque me he perdido por el camino, aunque creo que lo pillas. Me vuelvo a quitar la boina por este post rollero y aparentemente inconexo. Que lo has bordado, chavalín.

Un saludo

Gonzo dijo...

He leído hoy el artículo de la gran Elvira Lindo, y que puedo decir, pues que se les debería clavar con grapas en la frente a unos cuantos papas que yo me sé...

Los pijos siempre serán así, quicir, cabrones de jóvenes y "padres ejemplares de familia" de mayores... (espero que algún día puedan ver El momento justo, quicir el corto que he hecho recientemente, porque va por ahí el tema, pero con humor, o intento de humor). Siempre tienen y tendrán la vida asegurada, o por contactos familiares, o por heredar negocios de familia, pero no por conocimientos ni curriculo (tampoco generalizo, algunos los hay, también, es cierto, pero no suele ser así) Esto lo sé por el colegio al que fui (uno de curas) y no digo que todos mis ex compañeros sean empresarios, pero sí que algunos (los más pudientes y de papás con pasta), les ha ocurrido lo que antes contaba. Por cierto, luego en la universidad pública descubrí que la gente de Entrevías o Carabanchel estaba igual o mejor formada que yo... La maldita manía de pensar que la privada es mejor educación (aun así, en algunos institutos públicos, ya hoy en día, la cosa está malita malita en especial para los profes)

Tb quiero decirle que, pijos aparte, el tema del botellón en Apaña empieza a ser un grano en el culo. Frente a mi casa lo tengo TOOODOS los putos días. Les da igual, se la suda estar a las dos de la mañana gritando siendo lunes o martes, y se la suda dejar todo echo un asco, que ya vendrán los barrenderos a limpiarlo. Aparte de que no se tengan muchas neuronas de joven, el temita empieza a ser una dictadura para la gente que quiere descansar, y además te tienes que callar, y estoy hasta el nabo de la excusa que argumentan sobre el precio de las copas (eso sí, todos llevan unos móviles que te cagas). Y para colmo, se montan gordas si les largan (no sólo ha pasado en Pozuelo... Malasaña ha sido arrasado varias veces por lo mismo, pero en este sitio que es como una especia de Gracia en Barcelona, montada por chavales con rastas y guays del Paraguay...)

En fin, no sigo porque me sale el lado oscuro de la fuerza, es decir, el violento y facheril, y no le digo lo que le haría físicamente a algunos papas y sus vástagos cuando veo el estado de la calle o no se consigue dormir, pero no es plan de acabar en la trena por unas horas de más o menos de sueño, oiga... ya dormiremos en otra vida... o no, a lo mejor tb hay botellón.

Muy bueno e instructivo su post, amigo catalá-ibicenco.

Jose dijo...

Pues tiene toda la razón del mundo, en lo de inconexo también.

He leido deprisa la entrada y puede que no me haya enterado del todo, pero bueno, ahí va mi respuesa.

No se dice por criticar, es la verdad, los que menos educación tienen son los "niños" pijos de familias acomodadas tirando a ricas y de ahí para arriba. En ocasiones es como si hubiera calcado mi facultad, donde la mayoría de mis compañeros son de clase alta, es lo que tiene una ingeniería, y por no llevarme no me llevo ni mal con ellos. No es que la izquierda sepa educar, que también, es que creo que como los niños ricos tienen casi todo lo que pueden desear lo unico que hacen es sacarse la carrera sin importarle como y ganar dinero que es lo que ven que hacen sus padres y vecinos, y a éstos pues parece que tampoco les importa, aunque siempre hay excepciones, por supuesto, pero la mayoría son asi.

Entrando en el tema del botellón, le diré que yo hago botellón con mis amigos, en alguna plaza que encontramos por ahí, intentando no molestar a nadie y recogiendo despues, el botellón existe por los altos precios de los locales y por ahorrar dinero, pero los que mas hacen botellón y los que mas la "lian" son los "niños" pijos perjudicando a todos. Y eso tambien es verdad. Y la culpa de esto no solo es la educacion que puedan recibir de las escuelas privadas, tambien de la pasividad y permisividad de los padres. Mis padres nunca han sido tan permisivos conmigo, tuve mi primer telefono móvil a los 14 y mi primer ordenador cerca de los 16, como casi todo lo demas, y hoy en dia los crios antes de los 10 años ya tienen móvil, playstation, ordenador y hasta targeta de crédito.

Puede que me haya ido por las ramas pero creo que me entenderá. Un saludo.

Jose dijo...

Me he acordado de una frasecita que suele decir a menudo un compañero mío.

En mi universidad están haciendo obras y están asfaltando una nueva entrada a la misma, pues bien cuando pasamos en el tren y vemos a los trabajadores la "perla" que suelta mi compañero es la siguiente: "¿no queréis estudiar? Pues a trabajar y joderse".

Sin comentarios.

Ni que decir tiene que no me junto con semejante individuo.

Merche Pallarés dijo...

Muy interesante tu post "inconexo" de hoy. Y, sí, la EDUCACIÓN es lo más importante, siempre. ¿Te acuerdas de los pijos que quemaron a la sin-casa en la Caixa hace unos años? Para divertirse... Cría cuervos... y lo de Pozuelo ha sido bochornoso e indignante. Así estamos y así vamos p'atrás como los cangrejos. Besotes, M.

RGAlmazán dijo...

Oiga, D. Fritus Ibicencus, ha tocado usted un tema de primer orden. Ni más ni menos que la educación. Y la educación pública comparada con la privada.

Siempre he mantenido que educar es lo más difícil y responsable que hay en este mundo. Por eso ser padre, ejerciendo naturalmente, es algo que merecería antes un examen.

Yo creo que los niños bien lo que tienen es unos valores distintos o mucho más acentuados en cuestiones como el poder, la competencia, el dinero. A ellos les educan para dirigir, para dominar y les lleva a creerse impunes y por encima de la ley (distinto a los delincuentes comunes que están fuera de la ley). Además cuentan, por lo general, con una educación católica que les permite lavarse la conciencia y obtener el perdón --basta contarle sus fechorías al oficiante de turno en una casita de madera--. Por eso, son contrarios a la asignatura de EpC, ya que podrían aprender que los maricas y las lesbianas se pueden casar, que se puede vivir sin creer en Dios, que no pagar impuestos no es una virtud, etc.

No es que sean mal educados es que están educados para ser lo que luego son, o sea explotadores y dominadores del resto.

En fin, como siempre con su entrada hace usted pensar, que no es poco, y no hay más que ver los comentarios que produce. Así es que siga con su inconexión (vaya palabro).

Salud y República

dudo dijo...

Amos a ver: lo de Pozuelo ha sido la ostia, no un botellón, sino la ostia: un asalto a una comisaría no son tres niñatos que pasaban por ahí. Es un asalto a una comisaría, toma ya. Y eso no es un botellón. Botellón hacía yo con los colegas en el parking de la plaza: nos sentábamos en los bancos, nos bebíamos un par de litronas, cantábamos algo de los Chichos, dando palmas, recogíamos nuestra mierda y seguíamos con la fiesta por ahí. Estoy convencida de que sigue habiendo una gran mayoría de jóvenes que hacen lo mismo. Las copas valían caras entonces y ahora, y emborracharse hasta perder el sentido es una idiotez y una responsabilidad. Lo era hace quince años y lo es ahora. Lo que me gustaba del botellón era el colegueo, el poder hablar tranquilamente con los amigos sin música atronadora de por medio. Pero para eso no hace falta ponerse hasta las trancas.
Lo chungo es cuando emborracharse es una finalidad, una condición indispensable para ir de fiesta. Y eso no.
Lo de la educación, no es que sea un tema a tener en cuenta: es que es el Tema más importante. Es lo primordial y lo fundamental. En cuanto a la enseñanza privada, yo no dudo de que haya grandes profesionales entre sus filas, gente que se deja la piel transmitiendo valores y conocimientos. Yo, personalmente, provengo de la escuela pública, instituto público, universidades públicas. Y estoy orgullosa y satisfecha,llevo a mi hijo a una guardería pública y estoy luchando por convertirme en profesora de secundaria de algún instituto público, oposición mediante, of course. Digo ésto porque me canso de escuchar en la tele, cada vez que sale algún niñato energúmeno de éstos, diciendo que la degradación moral de la sociedad patatín y patatán y que la culpa la tiene zetapé. Anda, y resulta que los de Pozuelo son niños bien de colegio de curas. Andaaaaa... En fin, Pilarín, toma comentario rollero, plagado de detalles autobiográficos e inconexos, jeje.
Ah, que se me olvidaba: creo que todos somos un poco responsables de ésto: con nuestra permisividad y tolerancia al alcohol, por ejemplo. O con la falta de respeto que muestra la mayoría de los adultos hacia la policía, por poner otro ejemplo.

Selma dijo...

Y con la reacción de los Papismamis ante la sentencia del juez por "los jueguecitos" de los Niñatos de Pozuelo, creo que está todo dicho...
Excelente tu Entrada! ¿Lo sabías? Pues eso!

Petonets, molts.. vaig amb retard.. el temps m'està guanyant la partida i això va a més....:(

fritus dijo...

Hola a todos. Como muchas otras veces, el tema da para un blog entero, y nos quedamos cortos. De ahí el nivelón de comentarios, muy de agradecer.

Doña CENICIENTA…no dudo que usted jugaba mucho en la calle, bendita suerte…y además entonces Eivissa debia acabar a lo que hoy es la mitad de la Avda. España.

EUPHOR en eso estamos, en la más selecta educación sin necesidad de carísimos colegios con uniformes

EINGEL…soy un tipo peligroso, …hombre tampoco tanto.

Algo había oído ya de esas monjas con bigote que no soportan las muestras de ternura. Y es verdad, lo más estremecedor es que, bajo la máscara de el amor y la caridad cristianas lo que hacen es adoctrinar en el pensamiento único, percibiendo al diferente como una amenaza…para la familia, para sus valores. En fin, no sigo que me enciendo….

Lamento haber contagiado mi inconexión a tu comentario, pero, sí, lo pillo…desde el minuto uno. Muchas gracias por este comentario , yo también me saco la boina ante vous.

GONZO . Ya tenía ganas cuando me enteré de el premio/s asturiano/s ese que les dieron, pero ahora ardo en deseos de ver “el momento justo”, y un poco más después de leer la reseña del fotogramas, más que nada por la sinopsis argumental que me da una idea de por dónde van los tiros. Felicidades a ustel y a su amigo Serra (al que también conozco gracias a nuestra común amiga Belmonta…, aunque quizás el no se acuerde)

Lo del botellón es un fenómeno que puede ser una autentica pesadilla para los vecinos. Vamos, que uno se compra/alquila una casa en una plaza céntrica, con un montón de bares con terrazas, y ya sabe de que va el cuento,… vale……pero si uno tiene la mala suerte de que , de un día para el otro, decidan que su trozo de calle es el lugar ideal de botellón …eso ya es más grave.

En esto enlazo con el comment de mi joven amigo, JOSE. El tema es que , querido Jose, yo nunca hice botellón. Pero no porque sea muy educado, …sino porque desgraciadamente soy dos décadas más viejo y este fenómeno social no existía. Estoy absolutamente seguro de que, de tener veinte años ahora, haría botellón, y desde luego, también estoy seguro que lo pasaba mejor mejor contigo y con tus colegas que con los mastuerzos de jersey de Armani .

Vengo de un tiempo en que el sábado por la noche salía con mil pelas en el bolsillo y eso te daba para : diez cervezas// o bien// 4 cubatas , más o menos. Estoy absolutamente seguro de que lo dejáis todo limpio, y que molestais poco. Y también estoy convencido de que se pasan mucho con los precios de las copas, aunque en Barcelona o en Ibiza es todavía peor ..créeme.

fritus dijo...

MERCHE..fíjate que también me he acordado de esos de Sarrià que quemaron a la mendiga en un cajero automático.



Don RAFA, tiene usted toda la razón. A veces hay temas que me implican y me motivan a escribir sobre ellos, pero que decididamente me van grandes…no tengo ni tiempo ni capacidad de análisis para escribir algo profundo, y me limito a dar pinceladas de impresiones subjetivas y pensamientos a botepronto…aunque me alegro que el resultado sean comentarios de una calidad como el suyo o los de los otros parroquianos, es una recompensa inmensa, créame.

Me ha traído a la memoria a un amigo que me decía…” Para comprarte una escopeta, para abrir un quiosco, para conducir un coche, para ejercer un oficio …para cualquier cosa de la vida te piden títulos, exámenes, impuestos y licencias administrativas…en cambio, cualquier par de zopencos con las hormonas revueltas y unos minutos que perder pueden convertirse en ser padres”

DUDO...vas a ser una estupenda profa en cuanto pases esas oposiciones, lo digo convencido.

Con respecto a lo de la tolerancia al alcohol, con todo y que comparto tu opinión, solo una puntualización...en mi opinión el alcohol, como muchas otras drogas, barre las inhibiciones, y hace aflorar a la superficie lo que hay debajo...los/as hay que cuando se emborrachan les da por repartir besos, un poner ... y los/as hay que cuando se emborrachan les da por repartir hostias,...la libido o la agresividad ya la traían de casa, pero son dos tipos humanos opuestos.
SELMA..los papis siempre dispuestos a no aceptar la realidad, cuando la verdad es que a más de uno de esos, dormir una noche en comisaría no le hará ningún mal, al contrario...en cambio, al pobre desgraciado que dejó su coche aparcado en la calle y cuando fue a buscarlo había ardido...a ese, le han jodido bien.

Un abrazo muy grande a todos.

Anónimo dijo...

Ay, ay, ay, como a veces nos vemos reflejados en los demás. En mi facultad (pública), había una buena cantidad de pijos algo más rústicos que aquellos y gente con pretensiones. Ahora que también conocí a gente de alta alcurnia o con dinero, que no se dedicaban al duro arte del aparentar, seguramente porque no lo necesitaban. Vamos que salvajes los hay en todas partes y en las familias con posibles... también.
Esa temporada de turno de oficio me ha sonado igualita que la mía. Aunque yo la abandoné en mitad del embarazo porque estaba cansada y muy hartaaaaaaaa.
Ahora ejerzo de madre, y esa es mi intención los próximos X años. Me ha gustado mucho la frase de Elvira Lindo.
Besos fritos

Anabel

PD Me he enterado que compartes nombre con mi santo.

chuscartes dijo...

He leído de un tirón su entrada. Lo felicito. De alguna manera me ha hecho pensar en el sistema de castas de la India y en el snobismo que sufrimos cada día. No soy de los que enculpan al Estado, pero creo que la situación social con la que se ve a la escuela (tanto pública como privada) es una de las causas de algunos problemas.

Tenemos un Estado niñera, que consiente a los holgazanes, adula a los malvados y encubre a los corruptos. Y nuestros niños lo ven. Tal vez no lo entienden como lo hacemos los adultos (que a veces tampoco lo entendemos muy bien), pero su influencia es muy grande.

Por otra parte, la pérdida de valores, de ideales y de humanismo en nuestra sociedad, es tan fuerte, que la empatía ha quedado reducida a los "ídolos" mediáticos, y alejada de nuestros compañeros de calle.

Y algo que veo cada día en las aulas. Soy profesor de infantil, y en algunos casos, veo como los hábitos sociales que trabajamos de respeto, empatía, solidaridad, cooperación... muchas veces son anulados o contraatacados por los padres o contextos del alumno, con lo que, al día siguiente, como la Penélope de la Odiseo, debemos volver a tejer lo deshecho.

gracias por hacerme pensar un poco más. Un abrazo.

Freia dijo...

¡¡¡ FELICIDADES Don Fritus !!!

¡Ay, cómo me gustan esos sus posts "rolleros!

Me encantó el artículo de Elvira Lindo. Era directo, llano y clarito, clarito... como sus entradas (las del blog, no me vaya a interpretar Vd. mal).

Los papis de Pozuelo pagan millonadas en las universidades privadas para sus cachorros, no con el fin de conseguirles destinos privilegiados y de élite, sino porque suelen ser los únicos sitios en donde aceptan a mastuerzos y cenutrios, que no pasan el filtro de la Universidad Pública y porque además regalan los títulos a golpe de talonario, a modo de tómbola benéfica del anterior régimen.

Valga como ejemplo que en mi ex-empresa BBVA, no aceptaban a nadie proveniente de las universidades privadas, salvo del ICADE y Deusto, of course. Y mi empresa la dirigían y dirigen una panda de hijos de su madre, pero tontos en la selección de personal no lo son en absoluto.

Mil besos a la trilogía frita. Al espíritu santo de la misma (o séase, a la diosa pagana, me la da un besito en el ombligo, directamente que hace cosquillas y sabe dulce.

Freia dijo...

Mon Dieu! Me le da, me le da, me le da.

Repito la frase como Mega-Maga:

"Me le da un besito en el ombligo..."

Señora condesa, copie Vd. 100 veces que aunque en Madrid es de uso habitual (y en Valladolid de curso legal y diario), el laísmo es una cosa muy, pero que muy fea. A la cama ya, que a estas horas la neurona desvaría.