martes, 23 de febrero de 2010

lento

Cuando era chavalito, el profesor de física nos explicó aquello de que velocidad es igual a espacio partido por tiempo. ( v=e/t) Fórmula de la cual se deduce casi de forma automática, que para ir a mucha velocidad has de recorrer el mayor espacio posible en el menor lapso de tiempo.

El espacio y el tiempo. Considerados como magnitudes en física nos ayudan a comprender el mundo que nos rodea. Pero al mismo tiempo, considerados desde otra perspectiva digamos que más íntima y vital son los dos mayores lujos que uno puede permitirse, y, casi despreciando al dinero, (que es un mal necesario que sirve para pagar facturas y para no tener que depender de nadie), mucho espacio y mucho tiempo son las cosas que más envidio y las que más aspiro. Si envidio a los que tienen dinero es precisamente para poder tener la posibilidad de vivir rodeado de mucho espacio y de poder disponer libremente de mi tiempo, objetivos quiméricos hoy por hoy, al menos en parte…
Huí de Barcelona ahora hace cinco años, en dirección hacia la isla de Ibiza, donde vivo.( hace 9 días se cumplieron cinco años). Al cabo de dos años de eso, fui al óptico ibicenco a revisarme la graduación de las gafas y para mi sorpresa, tras 26 años de ser un miope “in crescendo” (desde los tiernos 14), mis 2,5 dioptrias de miopía se habían convertido en simplemente 2.

La primera pregunta del optometrista fue si yo vivía antes en una gran ciudad. Afirmativo. La explicación era que en la megaurbe, los campos visuales están hechos de una maraña de calles y edificios altos y casi nunca podemos forzar a nuestros ojos a mirar hacia un horizonte lejano. De ahí que nuestra capacidad para mirar a lo lejos se atrofie. Fueron el mar infinito y los campos del término municipal de Sant Josep los que rebajaron mi patología visual.
Huí de Barcelona escapando de la velocidad. De la prisa con la que todo ha de estar hecho ya, para ayer. De la prisa con la que mis pies respondían al pitido de los vagones del metro para ir al trabajo. De la prisa con la que yo respondía al Director Financiero y éste al Director General y éste al Consejo de Administración...luego resultó que un buen día el Consejo decidió despedir al Director General, y luego al Director Financiero...y yo, que era el responsable de recursos humanos, preparé la documentación de ambos finiquitos...y luego me fui, voluntariamente. Hoy la empresa ya no existe . Así que, bien mirado...¿ para qué tanta prisa?.

Hoy ya no oigo los pitidos del metro. En Eivissa no tenemos metro. Salgo con el tiempo suficiente y evito voluntariamente conducir por la nueva autovía. Doy un pequeño rodeo por la carretera de Sant Josep. Muchas veces, en la parte trasera de los coches que están situados delante, veo un adhesivo pegado como éste…
Útil consejo, que habitualmente sigo, yendo a una media de unos 70 km/hora…así puedo darme pequeños gustazos cotidianos basados en el uso de la visión periférica ( esa que dicen que las mujeres tienen más desarrollada) y ver cosas como esto…

O esto…

A través de las ventanas laterales del coche.
Y bueno, seguiría con esta entrada, pero la verdad es que es ya tarde y toca subir a tender una lavadora al terrado de la casa. Actividad que aunque a priori no lo parezca, me resulta altamente gratificante, más que nada porque aprovecharé para fumarme un cigarrito y ver como el sol se pone por Sa Cunillera.
Así, sin pensar en nada…o bueno, quizás recordando la última vez que fui a Barcelona y mientras hacía el trayecto desde el aeropuerto hasta casa de mis padres me parecía estar dentro del rodaje de Blade Runner


Por cierto….os he comentado que el año que ví en el cine “Blade Runner” ¿tenía la misma graduación en los ojos que ahora? Y eso que fue hace veintipico años….


Salud , Paz y Amor a todos. Os dejo con un precioso videoclip de los talking heads,( road to nowhere) que lo disfruteis...

jueves, 11 de febrero de 2010

...a hierro muere

Aviso a navegantes, este es un post rollero, (...pero rollero de cojones…vamos , si llegais al final hay premio). Aunque, queridos lectores del ciberespacio, sabed que está hecho con todo el cariño y, sinceramente, creo que vale la pena.
Vivimos unos tiempos confusos en los que la política como profesión está altamente desprestigiada. A Los casos de corrupción, más o menos generalizada en las grandes formaciones políticas cabe añadir que existe entre la población la creciente y arraigada sensación de que se gastan muchas más energías en echar barro al contrario, que en solucionar los problemas de la ciudadanía. O de que se gobierna el país, la autonomía o el municipio, a golpe de titular periodístico y pensando más en la foto ….que no en la obra pública o la infraestructura a construir o el servicio público a gestionar.
Sin embargo, si repasamos la historia, encontramos casos ( contados) de políticos idealistas y honestos, que intentan abordar grandes reformas estructurales. Si bien, en muchos de ellos se da una característica común….ninguno murió de viejo en la cama, fueron asesinados por elementos reaccionarios que se oponían a sus cambios. En casi todas las ocasiones, los magnicidas fueron tipos espontáneos que asumen voluntariamente la misión divina de salvadores de la patria y su tradición. En los casos que hoy os muestro…los asesinos a hierro murieron, también.

En la imagen superior vemos a Tiberio y Cayo Sempronio Graco. Uno de ellos, Tiberio Sempronio Graco aborda la primera gran reforma agraria romana, intentando cambiar la estructura de la propiedad, y con ello, la estructura social de la Roma republicana. Elegido Tribuno de la Plebe el 134 antes de Cristo, desde este cargo quiso solucionar el problema agrario y mejorar la desastrosa situación del empobrecido campesinado itálico, implantando una serie de leyes que no fueron muy bien recibidas por la facción más conservadora y patricia del Senado.

Propuso una lex agraria que permitiera el reparto de tierra procedente del ager publicus (suelo público) entre los ciudadanos más pobres; Tiberio Graco murió al año siguiente asesinado a golpes el día que se presentaba a un nuevo mandato, cuando un grupo de hombres armados pagados por la oligarquía terrateniente, encabezados por Escipión Nasica, masacró entre 200 y 300 seguidores de los Graco con mazas y estacas, en el espacio abierto del templo capitolino. Tiberio murió de un mazazo en la nuca, y con él las esperanzas del proletariado romano.
Su asesino, Publio Cornelio Escipión Nasica Serapio , ( del que no he encontrado imágenes) fue enviado ese mismo mes a una misión militar a Asia menor.

Allí, al cabo de un año, Nasica murió envenenado en la ciudad de Pérgamo, probablemente por alguno de sus muchos criados seguidor de las tesis emancipadoras de los hermanos Graco.

El hombre de la imagen inferior no necesita presentación.

Abraham Lincoln, decimosexto presidente de los Estados Unidos. Aún a pesar de que la historia le deparase el destino de acabar siendo el presidente de una nación en guerra, Abe Lincoln fue un convencido hombre de paz. Siendo representante del congreso en 1849, se vió obligado a renunciar a la reelección por su decisión, totalmente a contracorriente, de oponerse frontalmente a la guerra contra México. ( guerra que acabaría con la anexión para Estados Unidos de los territorios de Nuevo México, Alta California, y Baja California ) Investido en marzo de 1861, Lincoln será sobre todo recordado por su proclamación por decreto, el 1 de enero de 1863 de la emancipación de los esclavos en todo el territorio de la Unión. Al año siguiente, cuando las fuerzas del Norte ya dominaban casi por completo la situación y el fin del enfrentamiento bélico se veía próximo, Lincoln fue reelegido para un nuevo mandato con un programa de reconstrucción nacional que no pudo realizar.


A a los cinco días de finalizar la guerra de Secesión, Abraham Lincoln asistió a una función teatral en Washington, en el teatro Ford. Uno de los actores de la obra, fanático de la causa confederada, llamado John Wilkes Booth, se coló en el palco del presidente, y le descargó un disparo en la cabeza, que lo dejó herido de muerte, falleciendo horas después. J.W. Booth fue capturado y ajusticiado a los pocos días del magnicidio.



Tampoco necesita presentación el señor de encima. Mohandas Karamchand Gandhi, abogado y politíco indio, conocido por “Mahatma”, el apodo que le puso su amigo el poeta Rabindranath Tagore, y que no significa otra cosa que “alma grande”.
Desde 1918 figuró abiertamente al frente del movimiento de emancipación de la India. Frente a la infructuosa y sangrienta historia de revueltas armadas indias de los siglos anteriores, instauró nuevos métodos de lucha (las huelgas y las huelgas de hambre), y en sus programas rechazaba la lucha armada y predicaba la no violencia como medio para resistir al dominio británico. Adquirió relevancia internacional con la Marcha de la sal, una manifestación a través del país contra los impuestos a que estaba sujeto este producto, demostrando, con su sencillo gesto de practicar un pequeño hoyo en la playa, que cualquiera podía llegar a fabricar sal.
Encarcelado en varias ocasiones, pronto se convirtió en un héroe nacional. En 1931participó en la Conferencia de Londres, donde reclamó la independencia de la India. Independencia que llegaría década y media después, tras el fin de la segunda guerra mundial. El 30 de enero de 1948, cuando Gandhi se dirigía a una reunión para rezar, fue asesinado en Nueva Delhi, a los 78 años de edad por Nathuram Godse, ( en la imagen)



un radical hindú aparentemente relacionado con grupos ultra derechistas de la India, como era el partido Hindú Hahasabha, quienes le acusaban de debilitar al nuevo gobierno y ceder ante las pretensiones de Pakistán..
Godse y su co-conspirador Narayan Apte fueron juzgados y condenados a muerte. Su ejecución se realizó el 15 de noviembre de 1949.
Pues bien…queridos amigos, todo lo que habéis leído era un prólogo, tan sólo una introducción hasta el punto al que quería llegar, que no es otro que relatar la amarga historia de Jean Jaurès y de su asesino, Raoul Alexander Villain.

Villain, palabra que en francés , en inglés y quizá en otros idiomas significa “villano”, era el apellido de este hombre que veis en la imagen de justo debajo . Pocas veces realidad y genealogía tienen tanta coincidencia. Raoul Alexander Villain, fue un asesino ultraderechista y fanático católico. Aunque para los ibicencos que llegaron a conocerle fue el misterioso ” francès de Sa Cala”.


Aunque es injusto empezar hablando de él, pues si no fuese por el hecho de que asestó alevosamente dos tiros a la nuca de un gran hombre, su triste existencia habría pasado desapercibida.

Ese gran hombre era Jean Jaurès. Si decimos que fue un político socialista francés, probablemente nos quedaremos cortos. Si, nos quedaremos muy cortos…, básicamente porque el futuro le vino a dar la razón, y Jaurès acabó convirtiéndose en uno de los personas más influyentes de la izquierda europea.


Jaurès fue un estudiante brillante, becado. Y más tarde catedrático universitario. Entra en política en 1885, en el partido republicano. En aquel momento, comparado con socialistas revolucionarios como Clemenceau, es un moderado. Pero los hechos que ocurrirán en el futuro invertirán esta situación, Jaurès acabará defendiendo posturas más en la izquierda mientras Clemenceau ( el tigre) acabará su vida política de primer ministro realizando políticas derechistas. El detonante de esta evolución política son los sucesos ocurridos en su pueblo natal, Carmaux, en 1892.
La conocida como “huelga de Carmaux” viene motivada por el hecho de que, el alcalde electo de la ciudad, Jean Baptiste Calvingac, sindicalista , socialista y minero, es despedido por el marqués de Solages ( propietario de las minas y señorito feudal de la zona) con la excusa de que ha faltado a su trabajo para cubrir sus necesidades de representante municipal. Los obreros se ponen en huelga para defender a ese alcalde del que se sienten orgullosos. La República Francesa envía al ejército, (1.500 soldados), en nombre del «derecho al trabajo».
Parece que la República se pone de parte de la patronal monárquica contra los huelguistas. En ese momento y ante los sucesos ocurridos en su pueblo natal, Jaurès ya no es capaz de sentirse identificado con una República que muestra su auténtica cara en la que diputados y ministros capitalistas priman a las finanzas y a la industria sobre el respeto a las personas: Carmaux y la mina serán el trampolín político que buscaba. Lleva a cabo el aprendizaje en vivo y en directo de lo que significa la lucha de clases. En una huelga a la que entró como intelectual burgués sale como socialista convencido





Años más tarde, cuando el escandalo del oficial judío del ejército falsamente imputado de espionaje, A. Dreyfus, Jaurès adoptó una postura claramente defensora de la integridad y la justicia en el caso . Frente a la postura de los marxistas ortodoxos, que estiman que Dreyfus es un oficial burgués, por lo que su defensa no se estima prioritaria, para Jaurès, el aluvión de desgracias e injusticias de las que Dreyfus es víctima borra las diferencias de clase. La cuestión no es si Dreyfus es un privilegiado o un explotador: es un hombre que sufre injustamente y los socialistas deben oponerse a cualquier injusticia.

Funda el periódico l'Humanité en 1904. Al año siguiente, participa en la fundación de la SFIO, ( Sección Francesa de la internacional obrera, el viejo nombre del Partido socialista francés) que unifica, las distintas tendencias socialistas de Francia. A pesar de que reconoce la lucha de clases, para Jaurès, sólo hay una humanidad, y el hombre de izquierdas debe implicarse por la República en una revolución democrática y no violenta. Se opuso al colonialismo y se enfrentó contra la intervención francesa en Marruecos.
En 1911 escribe abogando por la enseñanza en las escuelas del occitano, el bretón y el euskera, una postura realmente revolucionaria en un estado tan centralista como el francés.


Si Jaurés fue algo, fue un convencido pacifista y un auténtico visionario , un internacionalista que creía firmemente en que la guerra que vendría sería era una guerra montada por intereses imperialistas y de mercado . Dedicó todas sus energías a combatir esa guerra que veía próxima, especialmente tras las Guerras Balcánicas de 1912. Se opuso a la ley que alargó a 3 años el servicio militar obligatorio. Ante el ultimátum austríaco contra Serbia , Jaurès se distanció de la ola chauvinista que crecía y en su discurso en Lyon el 23 de julio de 1914, culpó de la "situación terrible" a "la política colonial de Francia, la política hipócrita de Rusia y la brutal voluntad de Austria". Llamó a los obreros de todos los países que estaban al borde de enfrentarse en la guerra, a unirse para alejar "la horrible pesadilla".
Este toma de posición pacifista, justo en ese momento ( inmediatamente antes de estallar la primera guerra mundial) le convirtieron en un enemigo a batir para los sectores que apelaban al patrotismo.
En estas llegamos al fatidíco dia 31 de julio de 1914 en el que, mientras Jaurès está sentado tranquilamente a una mesa del café de Croissant, en Montmartre, (París), Raoul Alexander Villain vacía el cargador de su revólver sobre su cabeza, una de las más honestas de la Europa del momento. Todo ello una semana después de su discurso, y tres días antes de que se iniciaran las hostilidades para Francia.






Ese asesinato no fue casual, sino que fue consecuencia de una campaña de desprestigio, odio y calumnias vertidas por enemigos, a derecha e izquierda. La primera consecuencia del asesinato fue facilitar la incorporación de la izquierda a la «Unión Sagrada», especie de gran coalición nacional francesa de guerra.
Pero de alguna manera Jaurès fue asesinado dos veces. Pues, tras 56 meses de prisión preventiva, Raoul Alexander Villain es juzgado en 1919 resultando ABSUELTO!!!. …en el que posteriormente se conocería, en palabras de Anatole France, como “el veredicto de la vergüenza”. Tan vergonzoso resultaba el texto de la sentencia, que la viuda de Jaurès fue condenada a pagar las costas del juicio de ese asesino confeso, absuelto por un mal digerido fervor patriótico.
Pero una vez en la calle Villain temía por su vida. Inicialmente, se exilió a México, pero no se sentía seguro. Acabó eligiendo uno de los destinos más recónditos , primitivos y atrasados que se podían visitar en la Europa de 1933. El pueblo Sant Vicent de Sa Cala en Ibiza. Así fue como Raoul Alexander Villain se convirtió simplemente en Monsieur Alex, o, más popularmente el “ Francès de Sa Cala”
Para quien no conozca Ibiza, comentar , con todo el respeto para los naturales de Sant Vicent de Sa Cala, ( entre los que tengo algún amigo, perdóname Toni, si alguna vez lees esto…) que es habitual decir entre los ibicencos que los más bestias son los de ese pueblo.
De hecho, hasta los años sesenta para acceder a Sa Cala no había carretera. Se atravesaban caminos de carros entre bosque y matorral, de unos 10 ó 15 kms, viniendo de Sant Carles de Peralta o de Sant Joan de Labritja, hasta los que llegaba el asfalto.
La primera noticia de la estancia de Villain en la isla la tenemos por una referencia del Diario de Ibiza, del 16 de marzo de 1933 yque decía lo siguiente: "Capilla católica. Ayer hablamos con el súbdito francés Mr. Alex, quien nos dijo que había adquirido unos terrenos en San Vicente, proponiéndose levantar allí una capilla dedicada al culto católico.”

Esa casa-capilla proyectada por Villain, quedó inacabada. El 18 de julio de 1936 estalló en España la guerra civil. La isla de Ibiza quedó bajo dominio del ejército faccioso sublevado contra la República, y la represión fue salvaje contra campesinos, izquierdistas y sindicalistas que eran lanzados al vacío desde los alcantilados de Dalt Vila para ahorrar municiones. Pero al poco tiempo , escasamente días, el 8 de agosto del 36, cambian las tornas y la Columna procedente de Barcelona de Alberto Bayo Giroud (conocida como Columna de Baleares) desembarca en Ibiza en el contexto de la operación militar llamada Desembarco de Mallorca y la domina en pocos días con la ayuda de las milicias mandadas por Manuel Uribarri, formándose inmediatamente en la isla un llamado Comité Antifascista de Ibiza.
Un pequeño grupo de milicianos de ese comité, suben un día de septiembre de 1936 el angosto camino a Sa Cala con una misión. Capturar y dar muerte a Raoul Alexander Villain, Monsieur Alex, el francés de Sa Cala. El asesino de Jaurès, cazado como un conejo, se desangró sobre la arena de una de las playas más bonitas del mundo.





Salud, Paz y Amor a todos.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Liebe( quinto capítulo) : el toque

“durante veinte años todos nosotros intentamos encontrar el secreto del toque Lubitsch. De vez en cuando, con un poco de suerte, lográbamos algún que otro metro de película que brillaba momentáneamente como si fuera de Lubitsch, pero no era realmente suyo “

“era capaz de decir más con una puerta cerrada que un director moderno con una bragueta abierta”

Ambas citas pertenecen a Billy Wilder, amigo personal de E. Lubistch, hablando de este último.

En las primeras imágenes de esta entrada, aparecen los rostros de dos archienemigos. Y en este caso cobra todo su sentido esa frase tan conocida de que “la cara es el espejo del alma”.

El de arriba del todo, el de la cara de cagar cuchillas de afeitar por las mañanas, es el señor William H. Hays, senador de los USA por el partido republicano, perteneciente a su facción más conservadora y artífice del Código de censura para obras cinematográficas ( también se aplicó en los cómics, que no dejan de ser obra cultural basada en imágenes) que pasó a la historia con su apellido, el conocido como Código Hays a cuyo texto podréis acceder pinchando el enlace. Un código normativo pensado para la autocensura de la industria cinematográfica y que estuvo vigente, sobretodo en las décadas de los 30 y 40 del pasado siglo gracias a las presiones de la “liga para la decencia americana” y de las diversas iglesias protestantes y la iglesia católica norteamericana.

El de más abajo, justo encima de este párrafo, con esa sonrisa que destila hedonismo y pasión por la vida, es uno de los mayores genios creadores que Alemania ha aportado al mundo, aunque la parte más conocida de su producción artística la realizase en USA. El inmenso actor, director y guionista de cine Ernst Lubistch

El aire se cuela por las rendijas de las ventanas y las puertas. Al aire no hay quien lo detenga... Y en los años 30 y 40, cuando aún no se habían perfeccionado los sistemas de aislamiento, mucho más. Y el llamado toque “Lubitsch” era como el aire. Era una especie de aroma flotante que un espectador inteligente era capaz de llegar a percibir pero que no podía acertar a explicarlo. Y los censores de la época se veían incapaces ante eso, porque no se puede cortar el aire. La receta era un sustrato compuesto por un argumento elegante y sofisticado, que siempre solía girar sobre un tema básico ... las complicadas relaciones entre los hombres y las mujeres, aquello tan tópicamente conocido como “guerra de los sexos”, fue un maestro en retratar las complicadas relaciones de pareja, tratando el tema con una magistral elegancia combinada con cierto punto de grosería y frivolidad, sin perder por ello ni un puntito de profundidad.


Lubitsch sugería más que mostraba y, al estilo de las letras de los cuplés de antaño, llegó a convertir el doble sentido en una arma incisiva para introducir un casi imperceptible erotismo, alejado de lo explícito e imposible de desmontar para los censores de la época. A Lubitsch no le asustaba el tratamiento del sexo, lo utilizaba a su manera y era la metáfora de la que disponía para mostrarnos su particular percepción de las relaciones humanas


En este sentido, el mismo Lubitsch comentaba en una entrevista: "Yo dejo a la audiencia usar su imaginación. ¿Qué puedo hacer si malinterpretan mis sugerencias?".
Ernst Lubistch pasará para siempre a la historia como un genial escritor de diálogos. En unos momentos en que casi todo estaba prohibido decir o prohibido mostrar, el fue un genial creador de situaciones comprometidas y picantes, que siempre resolvía con una elegancia insuperable.
Pero quizás su mayor mérito consistió en que sin dejar de hacer arte para las masas, sin dejar de producir un cine absolutamente comercial, Lubitsch fue un creador que exigía al espectador que supiese leer entre líneas y que intentara apreciar el placer de recomponer con su imaginación aquellas situaciones que dejaba tan sólo esbozadas. Fue un inmenso monstruo de su industria, establecía una comunicación entre el espectador y su arte como pocos directores han sido capaces de hacerlo.

Entresaco un texto del bloguero ( creo que es mexicano, este buen señor) pobresor gafapasta en su interesantísimo blog “tras las turquesas cortinas” , que desde ya recomiendo vivamente a todos los lectores del mundo frito, yo lo he descubierto esta semana y he flipado) , y que es muy definitorio de lo que podía significar “el toque Lubitsch”
“Cuando dos amantes fusionaban sus bocas con pasión y el oscuro de pantalla se cerraba sobre sus cuerpos ansiosos, Lubitsch les presentaba a continuación desayunando vorazmente a la mañana siguiente para dejarnos bien claro que aquella noche habían satisfecho salvajemente todas sus ansias y necesitaban recuperar las fuerzas perdidas con total urgencia.”
Sinceramente, no se puede decir más con menos.

Y bueno, como venía siendo habitual en esta serie, Liebe, ( adjunto link por si alguien no recuerda) que he dejado dormir casi durante un año y medio….y tal y como hice con Fritz Lang o con Otto Preminger, ésta es la primera serie de tres entradas dedicadas al maestro.
Prometo ( amenazo, más bien) con dos próximas entradas dedicadas a Ninotchka…y , a alguna más por la que todavía no me he decidido. Se admiten peticiones, como en la radio de antes.
Que Dios os coja confesaos, el rollero ataca de nuevo.
Salud, Paz y Amor a todos