jueves, 11 de febrero de 2010

...a hierro muere

Aviso a navegantes, este es un post rollero, (...pero rollero de cojones…vamos , si llegais al final hay premio). Aunque, queridos lectores del ciberespacio, sabed que está hecho con todo el cariño y, sinceramente, creo que vale la pena.
Vivimos unos tiempos confusos en los que la política como profesión está altamente desprestigiada. A Los casos de corrupción, más o menos generalizada en las grandes formaciones políticas cabe añadir que existe entre la población la creciente y arraigada sensación de que se gastan muchas más energías en echar barro al contrario, que en solucionar los problemas de la ciudadanía. O de que se gobierna el país, la autonomía o el municipio, a golpe de titular periodístico y pensando más en la foto ….que no en la obra pública o la infraestructura a construir o el servicio público a gestionar.
Sin embargo, si repasamos la historia, encontramos casos ( contados) de políticos idealistas y honestos, que intentan abordar grandes reformas estructurales. Si bien, en muchos de ellos se da una característica común….ninguno murió de viejo en la cama, fueron asesinados por elementos reaccionarios que se oponían a sus cambios. En casi todas las ocasiones, los magnicidas fueron tipos espontáneos que asumen voluntariamente la misión divina de salvadores de la patria y su tradición. En los casos que hoy os muestro…los asesinos a hierro murieron, también.

En la imagen superior vemos a Tiberio y Cayo Sempronio Graco. Uno de ellos, Tiberio Sempronio Graco aborda la primera gran reforma agraria romana, intentando cambiar la estructura de la propiedad, y con ello, la estructura social de la Roma republicana. Elegido Tribuno de la Plebe el 134 antes de Cristo, desde este cargo quiso solucionar el problema agrario y mejorar la desastrosa situación del empobrecido campesinado itálico, implantando una serie de leyes que no fueron muy bien recibidas por la facción más conservadora y patricia del Senado.

Propuso una lex agraria que permitiera el reparto de tierra procedente del ager publicus (suelo público) entre los ciudadanos más pobres; Tiberio Graco murió al año siguiente asesinado a golpes el día que se presentaba a un nuevo mandato, cuando un grupo de hombres armados pagados por la oligarquía terrateniente, encabezados por Escipión Nasica, masacró entre 200 y 300 seguidores de los Graco con mazas y estacas, en el espacio abierto del templo capitolino. Tiberio murió de un mazazo en la nuca, y con él las esperanzas del proletariado romano.
Su asesino, Publio Cornelio Escipión Nasica Serapio , ( del que no he encontrado imágenes) fue enviado ese mismo mes a una misión militar a Asia menor.

Allí, al cabo de un año, Nasica murió envenenado en la ciudad de Pérgamo, probablemente por alguno de sus muchos criados seguidor de las tesis emancipadoras de los hermanos Graco.

El hombre de la imagen inferior no necesita presentación.

Abraham Lincoln, decimosexto presidente de los Estados Unidos. Aún a pesar de que la historia le deparase el destino de acabar siendo el presidente de una nación en guerra, Abe Lincoln fue un convencido hombre de paz. Siendo representante del congreso en 1849, se vió obligado a renunciar a la reelección por su decisión, totalmente a contracorriente, de oponerse frontalmente a la guerra contra México. ( guerra que acabaría con la anexión para Estados Unidos de los territorios de Nuevo México, Alta California, y Baja California ) Investido en marzo de 1861, Lincoln será sobre todo recordado por su proclamación por decreto, el 1 de enero de 1863 de la emancipación de los esclavos en todo el territorio de la Unión. Al año siguiente, cuando las fuerzas del Norte ya dominaban casi por completo la situación y el fin del enfrentamiento bélico se veía próximo, Lincoln fue reelegido para un nuevo mandato con un programa de reconstrucción nacional que no pudo realizar.


A a los cinco días de finalizar la guerra de Secesión, Abraham Lincoln asistió a una función teatral en Washington, en el teatro Ford. Uno de los actores de la obra, fanático de la causa confederada, llamado John Wilkes Booth, se coló en el palco del presidente, y le descargó un disparo en la cabeza, que lo dejó herido de muerte, falleciendo horas después. J.W. Booth fue capturado y ajusticiado a los pocos días del magnicidio.



Tampoco necesita presentación el señor de encima. Mohandas Karamchand Gandhi, abogado y politíco indio, conocido por “Mahatma”, el apodo que le puso su amigo el poeta Rabindranath Tagore, y que no significa otra cosa que “alma grande”.
Desde 1918 figuró abiertamente al frente del movimiento de emancipación de la India. Frente a la infructuosa y sangrienta historia de revueltas armadas indias de los siglos anteriores, instauró nuevos métodos de lucha (las huelgas y las huelgas de hambre), y en sus programas rechazaba la lucha armada y predicaba la no violencia como medio para resistir al dominio británico. Adquirió relevancia internacional con la Marcha de la sal, una manifestación a través del país contra los impuestos a que estaba sujeto este producto, demostrando, con su sencillo gesto de practicar un pequeño hoyo en la playa, que cualquiera podía llegar a fabricar sal.
Encarcelado en varias ocasiones, pronto se convirtió en un héroe nacional. En 1931participó en la Conferencia de Londres, donde reclamó la independencia de la India. Independencia que llegaría década y media después, tras el fin de la segunda guerra mundial. El 30 de enero de 1948, cuando Gandhi se dirigía a una reunión para rezar, fue asesinado en Nueva Delhi, a los 78 años de edad por Nathuram Godse, ( en la imagen)



un radical hindú aparentemente relacionado con grupos ultra derechistas de la India, como era el partido Hindú Hahasabha, quienes le acusaban de debilitar al nuevo gobierno y ceder ante las pretensiones de Pakistán..
Godse y su co-conspirador Narayan Apte fueron juzgados y condenados a muerte. Su ejecución se realizó el 15 de noviembre de 1949.
Pues bien…queridos amigos, todo lo que habéis leído era un prólogo, tan sólo una introducción hasta el punto al que quería llegar, que no es otro que relatar la amarga historia de Jean Jaurès y de su asesino, Raoul Alexander Villain.

Villain, palabra que en francés , en inglés y quizá en otros idiomas significa “villano”, era el apellido de este hombre que veis en la imagen de justo debajo . Pocas veces realidad y genealogía tienen tanta coincidencia. Raoul Alexander Villain, fue un asesino ultraderechista y fanático católico. Aunque para los ibicencos que llegaron a conocerle fue el misterioso ” francès de Sa Cala”.


Aunque es injusto empezar hablando de él, pues si no fuese por el hecho de que asestó alevosamente dos tiros a la nuca de un gran hombre, su triste existencia habría pasado desapercibida.

Ese gran hombre era Jean Jaurès. Si decimos que fue un político socialista francés, probablemente nos quedaremos cortos. Si, nos quedaremos muy cortos…, básicamente porque el futuro le vino a dar la razón, y Jaurès acabó convirtiéndose en uno de los personas más influyentes de la izquierda europea.


Jaurès fue un estudiante brillante, becado. Y más tarde catedrático universitario. Entra en política en 1885, en el partido republicano. En aquel momento, comparado con socialistas revolucionarios como Clemenceau, es un moderado. Pero los hechos que ocurrirán en el futuro invertirán esta situación, Jaurès acabará defendiendo posturas más en la izquierda mientras Clemenceau ( el tigre) acabará su vida política de primer ministro realizando políticas derechistas. El detonante de esta evolución política son los sucesos ocurridos en su pueblo natal, Carmaux, en 1892.
La conocida como “huelga de Carmaux” viene motivada por el hecho de que, el alcalde electo de la ciudad, Jean Baptiste Calvingac, sindicalista , socialista y minero, es despedido por el marqués de Solages ( propietario de las minas y señorito feudal de la zona) con la excusa de que ha faltado a su trabajo para cubrir sus necesidades de representante municipal. Los obreros se ponen en huelga para defender a ese alcalde del que se sienten orgullosos. La República Francesa envía al ejército, (1.500 soldados), en nombre del «derecho al trabajo».
Parece que la República se pone de parte de la patronal monárquica contra los huelguistas. En ese momento y ante los sucesos ocurridos en su pueblo natal, Jaurès ya no es capaz de sentirse identificado con una República que muestra su auténtica cara en la que diputados y ministros capitalistas priman a las finanzas y a la industria sobre el respeto a las personas: Carmaux y la mina serán el trampolín político que buscaba. Lleva a cabo el aprendizaje en vivo y en directo de lo que significa la lucha de clases. En una huelga a la que entró como intelectual burgués sale como socialista convencido





Años más tarde, cuando el escandalo del oficial judío del ejército falsamente imputado de espionaje, A. Dreyfus, Jaurès adoptó una postura claramente defensora de la integridad y la justicia en el caso . Frente a la postura de los marxistas ortodoxos, que estiman que Dreyfus es un oficial burgués, por lo que su defensa no se estima prioritaria, para Jaurès, el aluvión de desgracias e injusticias de las que Dreyfus es víctima borra las diferencias de clase. La cuestión no es si Dreyfus es un privilegiado o un explotador: es un hombre que sufre injustamente y los socialistas deben oponerse a cualquier injusticia.

Funda el periódico l'Humanité en 1904. Al año siguiente, participa en la fundación de la SFIO, ( Sección Francesa de la internacional obrera, el viejo nombre del Partido socialista francés) que unifica, las distintas tendencias socialistas de Francia. A pesar de que reconoce la lucha de clases, para Jaurès, sólo hay una humanidad, y el hombre de izquierdas debe implicarse por la República en una revolución democrática y no violenta. Se opuso al colonialismo y se enfrentó contra la intervención francesa en Marruecos.
En 1911 escribe abogando por la enseñanza en las escuelas del occitano, el bretón y el euskera, una postura realmente revolucionaria en un estado tan centralista como el francés.


Si Jaurés fue algo, fue un convencido pacifista y un auténtico visionario , un internacionalista que creía firmemente en que la guerra que vendría sería era una guerra montada por intereses imperialistas y de mercado . Dedicó todas sus energías a combatir esa guerra que veía próxima, especialmente tras las Guerras Balcánicas de 1912. Se opuso a la ley que alargó a 3 años el servicio militar obligatorio. Ante el ultimátum austríaco contra Serbia , Jaurès se distanció de la ola chauvinista que crecía y en su discurso en Lyon el 23 de julio de 1914, culpó de la "situación terrible" a "la política colonial de Francia, la política hipócrita de Rusia y la brutal voluntad de Austria". Llamó a los obreros de todos los países que estaban al borde de enfrentarse en la guerra, a unirse para alejar "la horrible pesadilla".
Este toma de posición pacifista, justo en ese momento ( inmediatamente antes de estallar la primera guerra mundial) le convirtieron en un enemigo a batir para los sectores que apelaban al patrotismo.
En estas llegamos al fatidíco dia 31 de julio de 1914 en el que, mientras Jaurès está sentado tranquilamente a una mesa del café de Croissant, en Montmartre, (París), Raoul Alexander Villain vacía el cargador de su revólver sobre su cabeza, una de las más honestas de la Europa del momento. Todo ello una semana después de su discurso, y tres días antes de que se iniciaran las hostilidades para Francia.






Ese asesinato no fue casual, sino que fue consecuencia de una campaña de desprestigio, odio y calumnias vertidas por enemigos, a derecha e izquierda. La primera consecuencia del asesinato fue facilitar la incorporación de la izquierda a la «Unión Sagrada», especie de gran coalición nacional francesa de guerra.
Pero de alguna manera Jaurès fue asesinado dos veces. Pues, tras 56 meses de prisión preventiva, Raoul Alexander Villain es juzgado en 1919 resultando ABSUELTO!!!. …en el que posteriormente se conocería, en palabras de Anatole France, como “el veredicto de la vergüenza”. Tan vergonzoso resultaba el texto de la sentencia, que la viuda de Jaurès fue condenada a pagar las costas del juicio de ese asesino confeso, absuelto por un mal digerido fervor patriótico.
Pero una vez en la calle Villain temía por su vida. Inicialmente, se exilió a México, pero no se sentía seguro. Acabó eligiendo uno de los destinos más recónditos , primitivos y atrasados que se podían visitar en la Europa de 1933. El pueblo Sant Vicent de Sa Cala en Ibiza. Así fue como Raoul Alexander Villain se convirtió simplemente en Monsieur Alex, o, más popularmente el “ Francès de Sa Cala”
Para quien no conozca Ibiza, comentar , con todo el respeto para los naturales de Sant Vicent de Sa Cala, ( entre los que tengo algún amigo, perdóname Toni, si alguna vez lees esto…) que es habitual decir entre los ibicencos que los más bestias son los de ese pueblo.
De hecho, hasta los años sesenta para acceder a Sa Cala no había carretera. Se atravesaban caminos de carros entre bosque y matorral, de unos 10 ó 15 kms, viniendo de Sant Carles de Peralta o de Sant Joan de Labritja, hasta los que llegaba el asfalto.
La primera noticia de la estancia de Villain en la isla la tenemos por una referencia del Diario de Ibiza, del 16 de marzo de 1933 yque decía lo siguiente: "Capilla católica. Ayer hablamos con el súbdito francés Mr. Alex, quien nos dijo que había adquirido unos terrenos en San Vicente, proponiéndose levantar allí una capilla dedicada al culto católico.”

Esa casa-capilla proyectada por Villain, quedó inacabada. El 18 de julio de 1936 estalló en España la guerra civil. La isla de Ibiza quedó bajo dominio del ejército faccioso sublevado contra la República, y la represión fue salvaje contra campesinos, izquierdistas y sindicalistas que eran lanzados al vacío desde los alcantilados de Dalt Vila para ahorrar municiones. Pero al poco tiempo , escasamente días, el 8 de agosto del 36, cambian las tornas y la Columna procedente de Barcelona de Alberto Bayo Giroud (conocida como Columna de Baleares) desembarca en Ibiza en el contexto de la operación militar llamada Desembarco de Mallorca y la domina en pocos días con la ayuda de las milicias mandadas por Manuel Uribarri, formándose inmediatamente en la isla un llamado Comité Antifascista de Ibiza.
Un pequeño grupo de milicianos de ese comité, suben un día de septiembre de 1936 el angosto camino a Sa Cala con una misión. Capturar y dar muerte a Raoul Alexander Villain, Monsieur Alex, el francés de Sa Cala. El asesino de Jaurès, cazado como un conejo, se desangró sobre la arena de una de las playas más bonitas del mundo.





Salud, Paz y Amor a todos.

12 comentarios:

ANABEL dijo...

¿Y mi premio? ¿ehhhhh?. Bueno, bueno, comentaré sin premio. Me vas a perdonar, pero para mi que los milicianos tampoco obraron como el asunto merecía, porque el tipo debía haber sido condenado con todas las de la ley. Ahora que a mi lo que me gustaría sería leer esa sentencia (deformación profesional)
En cualquier caso una lección de historia que comienza en Roma y acaba en Ibiza, y a mi me encanta la historia.
El otro día haciendo una entrada (Ada Byron King) me acordé de una de tus entradas y dejé un enlace a ella (a la del matemático inglés al que pidieron perdón después de juzgarlo y condenarlo por gay) y es que tus entradas son como un rio que me lleva a sitios insospechados.
Besos gordos

RGAlmazán dijo...

Querido Fritus, una lección magistral de historia. No conocía la vida de Jaurès y menos la de Villain. Una historia como otras muchas, olvidadas en el polvo del tiempo y que de vez en cuando nos rescatas para nuestra satisfacción.

Salud y República

Merche Pallarés dijo...

Debo confesar que me he saltado algunos (volveré con calma) pero el de Jean Jaurès me lo he leido enterito. Estupendo resumen de este gran hombre. Lo de Villain en Sa Cala lo sabía desde hace años pero que bien que lo "cazaron" al final.
Esperemos ahora que a Garzón no le pase lo mismo que a Lincoln, Gandhi, Jaurès... Besotes, M.

Paco dijo...

Oye hermano, que comiste tu de pequeño, que me negaran a mi? yo con mis cómics, mis pelis y mi fútbol y tu escribiendo sobre Jaurès y Villain como si fueran nuestros parientes.
Un abrazo enano

fritus dijo...

ANABELLA
Me iré pensando el premio….primero tengo que hacer un escrutinio de los que habéis llegado al final, de momento me salís 4. Estoy dudando entre una excursión guiada a Sa Cala, o…o……..o……no se me ocurre nada más...
En cualquier caso, acabo de recordar que no he comentado en la entrada esta tuya de Doña Ada Byron, y sobre todo no he comentado en la de la tele, porque cada vez que quiero ver el reportaje el FORTIGUARD WEB FILTERING del curro me recuera que no puedo.
Por lo que respecta a la sentencia que condenó a Villain, en el 36 en España, mucho me temo que estaba dictada de antemano, iban a lo que iban.
Si por el contrario, estás refiriéndote a la que lo absolvió, en Francia, en 1919….la cosa no fue tanto por demostrar o no su intervención en los hechos ( era un asesino confeso que lo hizo, además, por la espalda, pero ante muchas personas) sino por considerar que se daba una especie de “estado de necesidad” o “causa justificada” por la guerra y la necesidad de Francia de concurrir a ella. El juicio se celebró en 1919 , en plena borrachera de la victoria de 1918…poco importó al patriótico tribunal que la guerra hubiese segado la vida de 1 millón 240.000 hombres jóvenes franceses de uniforme y 40.000 civiles franceses. Seguro que Sus Señorías jamás estuvieron pasando miedo, hambre, frío, enfermedades y crisis nerviosas hacinados en una trinchera como las del Marne o Verdún.





Sí, amigo RAFA...probablemente de no ser porque el final de la historia ocurrió en Ibiza, nunca hubiese reparado en ella. Hay dos novelas de autores locales semidesconocidos y varios articulos periodisticos sobre la historia del “francés de Sa Cala”. Uno de ellos, un largo artículo en el Diario de Ibiza de Felip Cirer, profesor ibicenco y excelente persona ( lo conozco, fue profe de mi mujer en bachillerato) es el que para mí fue el detonante para la investigación que , he estado haciendo , a ratos muertos, durante meses hasta al final parir esta entrada.
No te preocupes MERCHE...Garzón saldrá absuelto de ésta,y sobretodo, saldrá vivo.
PACO, que me hace mucha ilusión el comentario....
tu hermano éste que te escribe ahora es un freakie, esto ya lo sabes hace tiempo...y no creo que sea cosa de la tortilla de alcachofas de Mamá. Por lo demás, todo está en la red. Me bajo textos que encuentro aquí y allí, los leo y los digiero un poco y los rehago con mis palabritas inconexas y me salen unos tochazos largos del copón...creo que en el futuro he de hacer un esfuerzo de contención. Por lo demás, menos de fútbol, que no entiendo ná...( eso si, me gusta escucharlo por la SER en el carrusel mientras hago la cena) lo de los cómics y las pelis nos gusta a los dos.

Un abrazo a todos.

Gracchus Babeuf dijo...

Conocía a Jaurès. Conocía la placa del café parisino. Conocía el difícil camino, entre pinares, a San Vicente. Conocía la arena blanca de su cala. (Es una de las playas más divertidas de la isla, por su frecuente oleaje).

Pero me faltaba la moraleja final.

Por mí, tiene usted permiso de escribir post rolleros siempre que quiera. Pero dudo que le salgan tan interesantes como este. Un saludo, y mis respetos.

fritus dijo...

Don Gracchus...gracias mil por su visita.

Fijese usté que yo nunca he estado en París, cosas que tiene la vida, pero mi parienta y un servidor hemos hecho la firme promesa de que de esta año ( o de esta decada) no pasa que vayamos.

Lo que si quiero comentarle, porque me hace especial ilusión, ( aunque creo que lo sabe) es que de la primera referencia de esta entrada, los hermanos Graco ( Gracchus, en latín) sacó el apodo su admirado Gracchus Babeuf.

Cosas de la vida.

Un fuerte abrazo, compañero

Eastriver dijo...

Me has dejado sin respiración... En primer lugar, texto largo pero vale mucho la pena; no era necesaria la advertencia inicial, es francamente muy ameno. No conocía nada de esta historia, la verdad. Ahora quiero mirar en google dónde está en concreto el restaurante donde lo mataron... en una próxima visita a París me parece que será inevitable visitarlo.

Por otro lado, eso del escándalo de que siempre los hideputas puedan escapar (aunque este no escapó para siempre) es algo que desmotiva y desmoraliza un montón. La historia apasionante. El final, más. De lo cual se deduce que Ibiza es buen lugar para perderse.

Quiero finalmente llamar la atención sobre ese final de tu relato. Es lo más de lo más que he leído en mucho tiempo. Te cito: "El asesino de Jaurès, cazado como un conejo, se desangró sobre la arena de una de las playas más bonitas del mundo. Salud, Paz y Amor a todos.", es buenísimo ese contraste, primero esa descripción vivísima con metáfora incluida y luego Paz y amor, jeje.

Gracias por la lección interesante. Es también una historia nuestra, balear, eivissenca, no sólo es una historia francesa. Gran entrada, llena de sugerencias.

__MARÍA__ dijo...

Yo no he podido con todo el texto, lo reconozco, pero volveré sobre él. Creo que cada cosa tiene su momento y no he entrado yo en el más indicado para ello.
(Estoy haciendo la comida y estoy yendo y viniendo)
Me gusta aprender y contigo lo hago.
¡Gracias!

Besos

fritus dijo...

Hola..
EASTRAMON..me alegro que te haya gustado, no las tenía todas conmigo.

Y si, es una historia muy nuestra, sobre todo el final. A propósito de final...eso de salud, paz y amor creo que lo pongo, con ligeras variantes, al final de todos los posts. Es mi particular "colorín...colorado"...aquí tenía mis dudas de que quedase bien.

MARÍA...venga mujer, que tu puedes...que sólo son 4 folios de ná...( es que lo escribí primero en word...lo reconozco, soy un rollero infumable)

un abrazo a los dos

dudo dijo...

(es que, joío, no te basta que esté tolsantodía estudiando historia, que me tienes que poner ésto aquí. Y como una es una gafapasta y le gusta lo suyo más que a un tonto un lápiz, pues me lo leo, vaya si me lo leo).
Sí, conocía, sí. Y me ha encantado. De verdad.
Pero discrepo.
Los asesinos murieron. Y se supone que eso es justicia, pero no dejo de pensar en que fueron peones de algunos mucho más poderosos que compraron sus vidas y sus muertes. De algunos que siguieron disfrutando del atardecer en Roma, en París, en Ibiza. De algunos como los que, por ejemplo, dicen ahora que a ver si cuela un contrato joven sin cotizar, sin derecho a paro y con mamadas obligatorias cada tarde, me parece.
Un abrazo grande grande. Y a ver si te escribo de una buena vez ese mail que tengo a medias para vos.
Saludos a Reina Mora y Principesa.
Voy a seguir con lo mío.

fritus dijo...

Dudo, amiguita...cánto te echo de menos desde que te has vuelto tenaz opositora, cagüendiez...en fin, historia e historias aquí van a seguir desfilando, y espero que vengas aquí a decir lo tuyo..po favó

Me ha encantado lo de mamadas obligatorias cada tarde, pero no des ideas que a juzgar por las fotos de la prensaa Diaz Ferrán( y no será por pasta) se le ve muy malfollao, sólo le faltaba eso.

un abrazo