martes, 3 de junio de 2008

werner barasch, el fugitivo




El Arxiu Històric de Girona es una caja de sorpresa, todavía poco explorada. Todo empezó cuando el Institut zur Erforschung de Deutchen Juden de Hamburgo encargó a Rosa Sala Rose, autora del imprescindible diccionario del nazismo y de «El misterioso caso alemán», que hiciera una cata en el archivo gerundense por si había documentos sobre el Holocausto judío: «Cientos de destinos humanos abandonados en vetustas cajas de cartón, fueron desfilando ante mis ojos, extendidos sobre las amplias mesas de madera» recuerda la historiadora.


Entre el cúmulo de fichas policiales y prolijos interrogatorios asomaba el trágico paisaje de la frontera pirenaica catalana en los tiempos del nazismo, la guerra civil y la conflagración mundial: republicanos en retirada, estraperlistas que hacían negocio con el hambre, paracaidistas que cayeron en el lugar equivocado, disidentes políticos, espías, resistentes franceses, nazis derrotados y, sobre todo, «judíos, cientos de judíos expulsados de sus diversas procedencias».

De este último grupo le llamó la atención la carta de un joven de 21 años, Werner Barasch. Redactada con caligrafía juvenil desde la prisión de Figueras pedía ser liberado al gobernador civil de Gerona. Y lo hacía en un perfecto castellano: «Viniendo de Francia para atravesar España en la ida a Portugal, y no habiendo podido cruzar la frontera sino clandestinamente, estoy detenido a la disposición de V. E. en esta prisión...» Así fue cómo Rosa Sala Rose supo de la existencia de Barasch, el hombre que sobrevivió a la barbarie nazi y sus cómplices. Residente en una apartada casa de Los Gatos (California), Barasch reunió sus experiencias de superviviente en «Fugitivo», libro autobiográfico que comenzó a escribir cuando se jubiló y que hece poco tiempo publicó en España la editorial Alba.
Descendiente de una acaudalada familia judía de Breslau, Barasch hubo de huir de la Alemania nazi; estudió bachillerato en Italia y pasó por una insolidaria Suiza que se desentendió de su situación; llegó a Francia, campo de Arg_les; en 1941, prisión de Figueras y luego dos años en el campo de Miranda de Ebro. Aprendió español en cien días leyendo el Quijote y anotando palabras: «Desde mi tierna infancia he recelado de las actividades colectivas, me ha molestado que me dirigiera la masa: en otras palabras, he sido un solitario». Mientras otros caían en la desesperación. Barasch razonaba cómo salir del atolladero.
Con una energía envidiable a sus 89 años, describe con gestos cómo salvó la piel de los nazis y sus colaboracionistas franceses y españoles. Cuando el estado totalitario instaura la ley de al selva aconseja desobedecer sus leyes «en el genocidio, en la supresión de los derechos civiles de la libertad o de la propiedad privada...» Barasch se negó a ser tiranizado y «escuchar mentiras y creérselas». En todos sus cautiverios buscó la forma de huir con suerte desigual y evitó dar «su cuerpo a los opresores». Su espíritu era libre.
Los apuntes autobiográficos de «Fugitivo» recuerdan una novela de aventuras, pero cada lance está refrendado por documentos. En sus charlas en colegios e institutos enseña a los jóvenes que la «responsabilidad es la habilidad de responder acertadamente a los retos». Barasch venció y convenció con la razón y la palabra


Os posteo a continuación, una entrevista aparecida en "la contra" de la vanguardia de hoy:


"Vencí a Hitler y a Franco, y venceré a Bush"
VÍCTOR-M. AMELA - 03/06/2008

Tengo 89 años. Nací en Breslau (entonces Alemania, hoy Polonia) y vivo en California. Consumí mi juventud huyendo de la mayor conjunción policial y militar de la historia. Nunca me casé y no tengo hijos. ¿Política? Combato a los dictadores. Soy de familia judía, y no practico

He sido refugiado, confinado, encarcelado, evadido, apátrida y exiliado, fugitivo en la Europa dominada por Hitler, Mussolini y Franco. Tanta persecución no pudo conmigo: ¡yo vencí! ¿Cómo empezó la persecución? Cuando Hitler llegó al poder, mi padre me envió a estudiar a Italia: mi papá anticipó el peligro que se cernía sobre los judíos... Millones de judíos no reaccionaron. Confiaban en que el pueblo alemán no toleraría que Hitler les hiciera ningún daño...


¿Y por qué no fue así? Hitler acertó a explotar un sentimiento de inferioridad de los alemanes con sus promesas de grandeza. Y miraron hacia otro lado.

¿Qué tal le fue por Italia? Mi papá, un comerciante que había prosperado, se esforzó por darme lo que él no pudo tener: instrucción. Así que en Italia hinqué los codos. ¡Y fui feliz! ¿Sí? Sí, porque los italianos eran desobedientes, descreídos, burlones, caóticos, solidarios..., ¡humanos! Tan diferentes de los alemanes... En clase se soplaban las respuestas.

Los italianos que lucharon en el bando franquista huían en cuanto había tiros. Ya, y los españoles los acusabais de cobardes. ¡Pues yo también soy cobarde! Evitar el choque...: ¡gracias a eso estoy vivo!

¿Huyó de Italia? Llegó la Gestapo y empezó a detener judíos. Amigos italianos me ofrecieron esconderme en sus casas. Preferí saltar a Suiza..., hasta que la sombra nazi me alcanzó.

¿Le detuvieron en Suiza? Me expulsaron. Pasé a Francia y gocé del París de 1939, ¡libertad y cultura! Me laureé como profesor de francés... el mismo día que estallaba la Segunda Guerra Mundial.

¿Cómo le afectó la guerra? Por alemán, me convertí en "enemigo extranjero". Hui de París, pero fui detenido y confinado en un campo miserable. Triste Europa, aquella... Seis meses después, Hitler entraba en París. Nos trasladaron de campo, y me escapé. Caminando y en autobús llegué a Marsella, pero caí en una redada. Encarcelado, una noche salté el muro de tres metros.

Era usted escurridizo... Compré una bicicleta a unos campesinos y pedaleé hacia Suiza durante días. En la frontera francesa me detuvieron: por judío, me metieron en un tren camino de otro campo.

¿Culpa a Francia de colaborar con los nazis en el genocidio judío? Francia fue corresponsable de la muerte de miles de judíos. Yo abrí un portón de aquel tren y, de noche, salté en marcha. Y a Suiza.

¿Por qué insistía en ir a Suiza? Alemanes y franceses me perseguían, y creí en la neutralidad suiza. Me equivoqué: los suizos me entregaron a gendarmes franceses. Y fue el peor momento de mi vida.

¿Por qué? Yo siempre he antepuesto el frío cálculo racional a las pasiones. Y por eso he sobrevivido. Pero aquel día fallé: ¡me abalancé sobre la pistola del gendarme!

¿Disparó? Quise matarme. Asombrosamente, el gendarme conservó la calma y me tranquilizó. Me enviaron al campo de Argelès-sur-Mer.

¿Coincidió con exiliados españoles? Creían que los aliados derrocarían a Franco y entonces podrían regresar a España... Pobres... Yo hui de allí: me deslicé por la espalda del guardia que vigilaba la puerta. Caminando de noche, atravesé los Pirineos. Estuve a punto de matarme varias veces...

¿Adónde se dirigió? Quise llegar a Barcelona, al consulado inglés, y que me ayudasen a ir a Portugal, y de allí a Estados Unidos, donde había ido mi madre. Pero me detuvieron y estuve encerrado cien días en el castillo de Figueres.

¿En qué condiciones? Casi muero de hambre. Aproveché para leer El Quijote con un diccionario francésespañol: aprendí un español un poco arcaico. Luego, a la Modelo: me esposaron tan fuerte que me cortaron los nervios de la muñeca: mire, aún estoy medio tullido... Luego, cárcel de Zaragoza, de San Sebastián, de Irun, el campo de Miranda de Ebro...

¿Acusado de qué cargos? Apátrida prisionero de guerra, sin más. Lo más triste fue recibir una carta de Alemania en 1942: mi padre había muerto en el campo de Sachsenhausen, lanzándose contra la alambrada eléctrica. Él creyó en un futuro mejor para mí, así que me conjuré en su memoria para salir vivo de aquel infierno.

¿Volvió a huir? Lo intenté agarrándome a los bajos de un camión, pero me descubrieron y los guardias casi me matan. Al fin, en marzo de 1943, Franco liberó a muchos presos extranjeros, como yo. Vio que a Hitler le iba mal.

¿Y qué hizo usted? Pasé dos años en Madrid, con ayuda de una pareja alemana, solicitando mi visado a Estados Unidos. Lo conseguí en 1945, ¡siete años después de huir de Italia! ¡Y vivo... contra todo pronóstico! Me enorgullezco de haber sobrevivido a la mayor conjunción de poderes policiales y militares de la historia. ¡Los vencí!

¿Ha vivido bien en Estados Unidos? Sí, y ahora combato a Bush, que actúa como mis enemigos Hitler y Franco: Guantánamo, Patriot Act... Como un dictador romano, monta guerras para fortalecer su poder interno. También le venceré. ¡Viva Obama!

15 comentarios:

Adanero dijo...

Me he quedado de piedra leyendo al hombre este. ¡Qué coraje! Unas ganas de vivir (o sobrevivir) tremendas. Una manera de luchar bastante ejemplar.
Lo malo de la historia es, que además de escribirla los vencedores, estos nos dicen quienes son los "héroes" oficiales de la película. En el caso de la Segunda Guerra Mundial han pasado como héroes algún militar de alto rango y políticos de primera linea que vivieron la guerra desde la ultima linea, bien al resguardo. Werner Barasch era para mí todo un desconocido, a partir de ahora lo tomaré como un héroe, una persona con una dignidad absoluta y un convencimiento firme en sus ideales.
Me quedo con esta frase: "¡Pues yo también soy cobarde! Evitar el choque... ¡Gracias a eso estoy vivo!".

Un saludo.

Selma dijo...

Muy emotivo testimonio el que das Daniel. Terrible pensar en todas y cada una de las vicisitudes vividas por Werner, y este afán de seguir luchando aún hoy en día..
Leí que algunas fortunas en Andorra y en el Pirineo de Lleída, se forjaron cuando "almas caritativas" "ayudaron" a familias judías a pasar la frontera...


PS:Y, por otra parte, me ha recorrido una íntima satisfacción al nombrar el "Arxiu Històric" de Girona, las horas pasadas allí, consultando documentos del siglo XVI, me traen recuerdos inolvidables...

Molts petonets i ben trobat de nou.
Tornes a tenir lliure la habitació del ordenata? ;-)

siloam dijo...

uff, da gusto leer cosas así, me hacen sentir tan pequeñita o pusilánime.O quejica.

(me recordó al relato de un familiar paterno, q pasó a francia, estuvo alli en campos, luego pasó los pireneos , lo traicionaron, y acabó en reus comiendo boniatos...bueno, sería de post, porque al final, con el historial q tuvo, callado, acabó conduciendo el 1er trolebus de madrid, y llevando a la plana mayor del medallas de ferrol en el viaje inaugural. d.e.p., agradezco haberlo conocido; a los 90 años manejaba un móvil, y viajaba solo en avión)

por cierto, Ibiza el culo del mundo?, jeje; Estuve 1 vez, gran contraste de lo autóctono y el turismo, pero ya veo q el culo del mundo está en todos lados: nostros eramos finsterrae para los romanos.
abrazos

RGAlmazán dijo...

Esto sí que es una vida intensa e interesante. ¡Qué tipo! Después de todo lo vivido, en vez de quedarse tranquilo, viviendo esa paz que le ha faltado, se dedica a escribir y sigue luchando nada menos que contra Bush, y eso con casi noventa años.

Salud y República

fritus dijo...

Apreciados todos...después de un parentesisi de algunos días, reaparezco como el Guadiana.

Adanero...confesar que hasta hace poco yo tampoco conocía a barasch, fue a partir de la presentaxción de su libro "fugitivo" en Barcelona, y luego la entrevista que os he transcrito de la contraportada de "la vanguardia".

Selma: Lo he pensado, cuando he escrito la referencia de la señora Rosa Sala Rose investigando en el arxiu. la habitación del ordenador sigue ocupada, escibo desde el curro.
Siloam: desde luego, la historia está llena de heroes anónimos ( y de canallas anonimos también) . Ibiza no es exactamente el culo del mundo, pero es bastante aproximado ese retrato que tú le haces de lugar cosmopolita y rural todo a la vez.
Don Rafa: supongo que si vives en los USA y tu caracter no se arruga ante la injusticia, lo de Bush te debe hacer hervir la sangre...

Un abrazo

PD.- saliendome completamente del tema ...aprovecho para comentaros que mi alter ego epicureo, (siempre he sido más epicureo que estoico y más ateniense que espartano) ha creado el blog "coffee and cigarettes", os adjunto link, por si os quereis pasar...
http://cafeycigarritos.blogspot.com/

aviso que los contenidos, más intímos, más frivolos y más personales, pueden resultar poco o nada de vuestro interés...avisados estais, marineros.)
Un abrazo, otra vez

Euphorbia dijo...

Hola guapo, una vivencia de lo más impresionante. A mí de las historias que tienen que ver con el nazismo, lo que me impresiona es esta capacidad para sobrevivir, que gente que en principio no tiene nada de valiente ni de heroica, salga adelante por simple y llana necesidad. Somos mucho más resistentes de lo que parecemos.
Si no lo has leído, me permito recomendarte Sin destino, de Imre Kertész, el Nobel húngaro que pasó su adolescencia en Auschwitz, es un gran libro.
Un beso

brujaroja dijo...

Lo que hace una cabeza en su sitio y una convicción y una voluntad... Qué tío... gracias por traernos esta historia...
¿Los que no fumamos estamos invitados también a ese espacio? (Qué demonios, allá que me voy ahora mismo... sin preguntar ni nada...)

Cecilia Alameda dijo...

Cuánta gente ha hecho cosas importantes que no están reseñadas en los libros, proezas que no se han transmitido por la razón que fuera, porque no interesaba, porque no convenía. La labor de los investigadores es, además de admirable, muy importante para descubrir casos como el que hoy nos cuentas.
Un hombre que desvió su destino y sobrevivió a tantas vicisitudes. Un guión más audaz que el de muchas películas heroicas

Antonio Rodriguez dijo...

Daniel
Que historia más apasionante la de este hombre. Es la historia de un resistente, de alguien que se niega aceptar la realidad que le rodea. Y aunque el se defina como un cobarde, yo no creo que sea así, ya que hay que tener mucho valor para hacer muchas de las cosas que el cuento o sino ser un inconsciente o un desesperado que lucha por su vida contra viento y marea.
Y sin duda la historia de un luchador que a pesar de sus muchos años sigue peleando contra las injusticias que día a día comete el emperador Bush.
Salud, República y Socialismo

Marcelo dijo...

Hola Fritus! Valió la pena esperarte y retarte un poco, como siempre me desasnaste sobre algo. Coincido con adanero, siempre nos eligen los héroes. También coincido con Siloam, cómo nos pueden abrumar tantos problemas de la vida diaria? Cuando leemos una historia como esta...
Un abrazo y claro que veremos ese blog Brujaroja, aunque no fumemos!
Un abrazo

Marcelo dijo...

Me olvidé de decirte que estoy leyendo "Las Condesas de la Gestapo" historias de mujeres que a través del "sálvese quien pueda" se enriquecieron gracias al mercado negro fomentado por los colaboracionistas. Pero terminaron muymal...

m.eugènia creus-piqué dijo...

Caray Fritus que historia más fuerte, que valor, me ha gustado mucho.

petonets

fritus dijo...

Euphor, reina ...haces muy bien de recomendarme libros, por que te hago mucho caso..ya me he comprado firmin de Sam Savage, en català, , (que aún no he empezado a leer) y he pedido a la libreria "el estilo del mundo" de Verdú, que llegara a Eivissa en una semana. Kertesz acaba de entrar en mi agenda...

Bruji, por supuesto que los no fumadores estais invitados, ...lo único que pasa es que tuve la percepción de que cuando dedicaba algún post a rock-comics-etc...no tenía mucha repercusión, por lo que decidí crear un blog paralelo.

Cecilia...Desde luego, el tipo tuvo una vida de novela, lo más admirable es que, con todas las vicisitudes que le ocurrieron en su vida...este señor de Silesia acabó hablando italiano, se licenció en francés, aprendió español y en su California de adopción tardía habla en english..

Antonio: Yo también creo que es un valiente ...y lo que es más importante, una persona con principios...la referencia final a Guantánamo, en la entrevista, te enseña que no olvida, que está indignado con que 70 años después sigamos , todos, permitiendo la barbarie, mirando hacia otro lado.

Hola Marcelo...gracias por acordarte de mí estos días y sobretodo por pedir pasta para la fianza..., he de pasarme más por tu blog, porque no he tenido mucho tiempo para seguir tu novela negra por entregas...un abrazo

Geni, gracias por tu amable comentario...una pregunta, ¿lo del comment es insomnio o también estás en América?. Una abraçada, guapa.

Salud, paz y amor a todos

Euphorbia dijo...

Es un honor :)

m.eugènia creus-piqué dijo...

FRITUS
Ja,ja,jaaa !!!

de momento estoy aquí, es insomnio amigo mio,cuando me cuesta dormir me levanto y escribo.

petonets.