lunes, 30 de junio de 2008

todos somos simbad


"..Ese mercader que vive pacíficamente en Bagdad y que un día embarca para ir a negociar a lejanas tierras, sufre un naufragio y vive aventuras magníficas. Y esto le sucedió siete veces. Luego, con los años, regresa definitivamente al hogar, retoma su vida anterior y se dedica a contar sus historias a un ngrupo reducido de amigos: se ha convertido en un narrador"(Luis Landero)

"La literatura personal destruye la distinción romántica entre el hombre de letras y un hombre cualquiera, cultivado, que escribe.Con una pluma en la mano, todos somos iguales. Sobre los resultados, los elementos de azar son permanentes. La idea que, en una lengua formada, sólo saben escribir los literatos es completamente irrisoria. Todo el mundo sabe escribir —y todo el mundo sabe leer. El hecho da, a una literatura, una amplitud prodigiosa —llena de les sorpresas de la vida, magnífica". ( Josep Pla)

"Lo que me mueve a escribir es el placer de las historias. Es algo que va más allá de la técnica ; es algo que tenemos en común con los muchachos que enttraban en los cafés de El Cairo y contaban historias que hoy llamamos "Las mil y una noches". Somos narradores, hay mucha gente que lo es y para esa gente hay otra que está deseando que le narren historias" ( Adolfo Bioy Casares)

Como dice Landero, cada uno a nuestra manera todos somos Simbad. contamos historias familiares para que pasen de generación en generación, relatos épicos de guerras, historias de héroes y villanos...y, sobre todo, pequeñas historias, lo que nos ha sucedido en el trabajo, en el metro, lo que nos acaba de contar la vecina....El mundo está absolutamente lleno de historias, planetarias o individuales, y sobre todo de gente que está ( estamos) encantada de que le cuenten historias.

Yo me confieso más de ese grupo. No me importaría en absoluto que Sherezade me estuviese dando largas mil y una noches, si me cuenta cuentos.

Gracias a todos los que visito, y a los que aún voy a descubrir, por abrirme cada día ojos y oídos.

Salud, Paz y Amor

Imagen : Kabir Bedi en "The seventh voyages of Simbad", aunque la interpretación que le hizo famoso fue el inolvidable Sandokán de esa tele de los setenta.

20 comentarios:

Augusta II dijo...

Mmmm, no estaría mal que existiera un código html con el título de tu entrada: "Todos somos Simbad". y lo pusiéramos en el lateral de nuestro blog.

Qué guapa esta entrada.

La verdad, aprovecho para agradecer a todos desde aquí también, y para saludar a mis padres y hermanos, tíos y tías, hijas, novio, y bueno, que sé que en la "teleblog" el tiempo es oro así que no me extiendo más.

¡Beso!

Selma dijo...

Y gracias qa tí por hacer este verano y mis "vacaciones" más distendidas... y topar con Aída a la cual soy adicta... Un besote guapa!

La pobre Sherezade, se jugaba el cuello cada noche... seguro que tu Daniel le reservarías otro destino más placentero...

Más besitos Guapos míos!

Antonio Rodriguez dijo...

Daniel
La mayoría de los que coincidimos en la blogosfera ni somos escritores ni sabemos escribir bien,(al menos yo) pero lo importante son nuestras historias cotidianas, nuestras opiniones sobre la vida; y sobre todo poder desarrollar ese vicio español que es poner de vuelta y media a todo lo que se menea.
Y así pasamos parte de nuestra existencia, intentando hacerla lo menos monotona posible.
Y quien pudiera disponer de su Sherezade particular para que en estas noches calurosas de Madrid te adormezca con sus cuentos e historias.
Salud, República y Socialismo

RGAlmazán dijo...

Mi querido Fritus. Se ve que hoy me encuentro en un día pactista. Estoy de acuerdo con Bioy Casares, con Landero, con Pla, contigo, con Augusta, con Selma y con Antonio. No quitaría ni pondría una coma, aunque como uno va para mayor no estaría mal la sugerencia de Selma de que Sherezade no se juegue la cabeza y me contara cuentos en las largas noches de invierno y... Por supuesto con toda la mejor intención.

Salud y República

p.d. No penséis mal, los puntos suspensivos quieren hacer extensivo el contar cuentos a las otras estaciones del año, que os conozco.

Selma dijo...

Rafa ahora mismo me pongo en contacto con Sherezade,una tiene ciertos privilegios y relaciones..., y te explicará todos los cuentos que quieras... Y la intención es lo de menos ;-), los puntos suspensivos tambien son vicios míos, abuso de ellos...

Un re-beso a todos!!!
¡Qué bien se está en tu Blog Daniel y en tan buena compañia!

fritus dijo...

Apreciados todos…el tema vino a raíz de intentar analizar el porqué de mi adicción bloguera. Y creo que básicamente el tema es ese…sería todo mucho más bonito sentados en la terraza de abajo a la sombra de la sabina ( colgaré pronto un post del jardín, otro maravilloso invento oriental, como el cuento) y tomándonos algo, más o menos alcohólico en función de los gustos, y oír las historias de cada uno, interrumpiéndonos y levantando la voz, como hacemos los mediterráneos, ( sin faltarnos al respeto eso sí, sólo por dar vidilla….)

Pero a falta de eso, la ronda de visitas a las casas virtuales es un magnífico remedio. Que dure.

Un abrazo a todos.

brujaroja dijo...

Somos animales narrativos. Vivimos contándonos, vivimos de escuchar.
Y ainss... qué recuerdos los ojos de Sandokán...

Elena dijo...

En mi pequeño salón-recibidor-comedor, hay una vitrinita con el álbum de cromos de Las mil y una noches que completó mi madre de niña. Bajo los cromos iba sucediéndose el texto de los cuentos, qué mi madre me leía tumbadas en su enorme cama. En el 85nos mudamos y se perdió, pero 18 años depués los Reyes Magos, que lo habían encontrado, guiados por sus conocimienntos astronomicos, traspapelado en una caja, me lo trajeron. Pocas veces en mi vida he llorado tanto como al descubrir lo que contenía ese paquete. Fue como recuperar toda mi infancia en un solo golpe de mar.

Sí, contémonos cosas... no hay nada mejor.

Besos contados.

Cecilia Alameda dijo...

El placer de contar y el placer de escuchar. ¿Quién se resiste a ellos? Que te cuenten una bonita historia, con inflexiones de voz, bien contada, es un placer. Pero también lo es a veces inventarla.
Luis Mateo Diez cuenta que los relatos que escuchaba de niño en la casa del pueblo en que nació, al amor de la lumbre, le inyectaron después el afán de inventar historias propias.
Sigamos inventando y contándonos cosas.

Gonzo dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah, qué feliz me hace usted, qué gran verdad, qué razón, qué grandes citas, y encima menciona a Landero. Imagino que usted habrá leído "Juegos de la edad tardía". Si lees esa novela, entiendes la cita de Landero, es una historia mágica porque va de un contador de historias en tiempos oscuros (en este caso el franquismo), de la ilusión, de la fantasía, de la imaginación... En fin, yo siempre he querido ser Simbad, y Achab, y Nemo, y Lawrence, y Mungo Park, y Walter Scott, y León el africano, y Kurtz, y decir aquello de el horror el horror, y Tintín (o casi mejor Haddock)... y, además, de pequeño me leí todas las novelas de Sandokan... Yo viajo por varios motivos, pero el principal por el que he hecho el petate y me he ido donde sea ha sido... por una historia que he leído o visto del lugar... Pero vamos, también encuentro historias tomando cañas, y en el metro, y en la esquina, y en el bus, y caminando, sobre todo caminando y mirando mucho...

"Todos somos Simbad"

Bien, Fritus, muy bien...

Euphorbia dijo...

Me encantó la entrada. Aunque yo no me siento muy Simbad ni Sherezade pero una hace sus pinitos y eso sí, cada día me gusta más escribir y dejar por escrito mis neuras, algunas de las cuales nunca he contado ni a amigos ni familiares y las dejo en el blog a la vista de quien pase.
Qué cosas, el poder de la blogosfera.
Y yo me decía, el tío de la foto me suana, como que era Sandokan na ni no ni na ni no ni...

Besos y nos seguiremos leyendo.

fritus dijo...

Oh, queridos...más visitas. la sangre de este blog, y de todos, supongo.
Bruji, por supuesto...y algunos además tenemos mucho cuento y quien sabe ( hablo por mí) si vivimos de él, durante un tiempo de nuestras vidas.

y si, Kabir Bedi, un megacrack..en una de sus visitas fue la primera vez que se oyó gritar a las fans eso tan tremebundo de "¡Queremos un hijo tuyo!"

Un abrazo, Bruji

Elena...la adicción por la imagen y la lectura puede llegar por vía paterna. En honor a la verdad, mi padre quizás no era un intelectual ( bueno, para las oportunidades y la educación que tuvo, sí lo era) ...lo que era, es un gran aficionado al cómic y a la ilstración. Como dibujante y como lector. Y los tebeos, centenares, ahora miles, de la casa paterna fueron la primera ventana al mundo de la lectura. Por eso te entiendo tanto cuando hablas del amor al álbum de cromos.Mis domingos ( cada 2 semanas, cuando jugaba el Espanyol y no salíamos de Barcelona) por la mañana eran recorrer los tenderetes del mercat de Sant Antoni ( especializado en cómics, cromos , posters y libro viejo)hojeando durante horas, siempre algo caía...

Un abrzo, mi emperatriz.

Gonzo...he tenido el presentimiento previo de que esta entrada te gustaría...he acertado , veo. No tengo el gusto de haber leído esa novela de Landero, ( si casi toda la saga de sandokán, también con once o doce años, ...¿sabes que Salgari jamás salió de Italia?) pero tras la recomendación va directa a la cesta de compra.

Y bueno, algo de Haddock tiene un servidor, por borracho, por improperios y porque tengo buenos amigos que no sé si merezco
y si, ir con los ojos abiertos es , en definitiva, lo que diferencia a unas personas de otras.

Un abrazo

fritus dijo...

Euphor, cariño...cuando he empezado la entrada no habias llegado...supongo que la hora de dormir al Splendens influye. La de cosas que suelto yo aquí y que tampoco digo a nedie ( nadie físico, digo...)

Un abrazo. Tengo que pasarme por tu casa que se me acumula la faena.

Elena dijo...

Gonzo, en "Juegos de la edad tardía" hay una reflexión sobre la repostería y la existencia de Dios absolutamente maravillosa, y fue Landero (tantos años profe de insituto, ahora está en la RESAD) el que dijo algo que nunca deberíamos olvidar quienes estamos en las aulas: la literatura no se enseña, se contagia.

Fritus, no dejes de pasarte/os por la feria del libro viejo que hay cada otoño (y primavera) en Madrid. Te/os invito oficialmente.Mientras tu ibas al mercat de Sant Antoni, mi cuñado, de tu misma quinta, iba al Rastro con su padre todos los domingos,así que tiene una colección de comics, cromos...de lo más pintoresca.

Por lo que cuentas, tu padre era (es, espero) un verdadero intelectual, de esos hombres que le dan al coco y que disfrutan con el cosquilleo mental que producen la reflexión y la búsqueda...

Besos ilustrados (dibujados, no dieciochescos).

Gonzo dijo...

Elena, leí a Landero hace muchos años y, para desgracia mía, pero por circunstancias de la vida, ese libro y otros muchos más, los vendí en mi gilipollez, las deudas y los vicios que abruman... Hoy trato de recuperar esa biblioteca, y buscaré ese libro que me encantóen la universidad, y ese personaje único que es Gil, el bueno de Gil que cree, y el poeta Faroni creado por el protagonista... De hecho, lo más parecido a ese libro, ahora que lo pienso, es la blogsfera, donde uno puede imaginar personajes tras un blog... Lamentablemente no recuerdo la reseña sobre Dios y la repostería, pero sí esas historias que hacen soñar a Gil y creer al otro lado de la línea telefónica hay un verdadero artista...
Lamentablemente, a mí ningún profesor ni cura me contagió nada, al contrario, le cogí manía a todos los autores clásicos españoles... y a otras muchas cosas más. Algunos nos contagiamos solos.

Gonzo dijo...

Ah, y lo olvidaba, no sabía lo de Salgari, pero supongo que le pasó lo mismo que al gran hergé que apenas viajó en su vida, y nos enseñó el mundo a varias generaciones, o el paoeta faroni de Landero, que no salió de una vida gris y desgraciada e hizo soñar a Gil, y otros muchos´geniecillos más... Aun así, también me gustan esos otros que lo han vivido todo... y luego lo escriben.

Marcelo dijo...

Brillante entrada Fritus! Y me gustó la mención a unos de nuestros más grandes hombres de letras, Bioy, quien no siempre es lo suficientemente reconocido por haber cometido el pecado de ser amigo de un gigante como Borges.

Aquí, en La Pampa, los gauchos se juntaban en las frías noches alrededor del fogón, tomaban mate y contaban historias. Lo mismo que hacemos nosotros desde cada una de nuestras casas. A veces imagino lo lindo que sería poder hacer eso entre todos los que nos visitamos casi a diario. Te imaginas eso Daniel, de reunirnos nosotros con Brujaroja, Cecilia, Siloam, más todos los que vos conocés, más los que yo conozco, alrededor de un fogón, para contar historias?
Sería fantástico.
Un abrazo compañero!

Cecilia Alameda dijo...

Esta tertulia está animada. Me encantaría estar con todos vosotros en una cabaña frente a la chiminea, contando historias de aparecidos, fantasmas y misterios. Lo que cuenta Marcelo de los gauchos, reunidos en la pampa, o lo que os decía que contaba Mateo Diez, de cuando era niño y se congregaban los adultos en lo que allí se llamaba el Filandón: relatos al amor de la lumbre.

Marcelo dijo...

Quien sabe Cecilia, las vueltas que nos depara la vida. Yo pienso ir a España, y espero que sea pronto. Quien sabe?

Almatina dijo...

Ciertas tus palabras

a Sandokán lo trajo el año pasado al festival de cine indio mi amigo Qazi, en m
Madrid y Barcelona, a Murcia no lo pude traer porque son unos gañanes y decían que no quieren saber nada de moros.(¡!)

Saludos!
Bonito blog!