jueves, 2 de octubre de 2008

el cuento de los dos Marios, el rebaño, los superhombres y los platos rotos







“Res Publica”. La cosa pública, lo colectivo, lo de todos. Son dos palabras que puestas una al lado de la otra suenan cojonudamente.
En la época en que Roma todavía era una República, corría el año 102-101 antes de Cristo ( unos 500 años antes de la caída del que- aún no había nacido-Imperio Romano), el general chusquero Cayo Mario ( había ingresado en el ejército 30 años antes con el rango más bajo), y sobre todo, las legiones bajo su mando, detuvieron en las llanuras de Aquae Sextiae (102 a de J.C muy cerca de la actual Aix-en Provence) y de Vercellae (101 a de J.C) a un ejército germano que se acercaba en dirección a Roma ( provenientes de las tribus de los ambrones, teutones y cimbrios) muy superior en número, probablemente, sin exagerar, superior en una proporción de 10 a 1. Después de estas dos victorias, el general Mario, plebeyo y “paleto”…( sus rivales patricios le despreciaban por ser hijo de un labriego de Arpinum y no saber hablar griego) fue considerado “salvador de la patria” y llegó a ser elegido por votación Cónsul de la República durante siete mandatos, ostentando el récord absoluto de la historia de Roma al respecto. El primer interrogante que se plantea es como 30.000 mediterráneos bajitos dirigidos por el hijo de un payés pueden neutralizar y aniquilar a cientos de miles de gigantes de 1’90 de estatura.

La respuesta no es única y tendría muchos matices, habría muchos factores a considerar, uno de ellos sería la inteligencia y el talento militar de Mario, pero creo, honestamente, que la clave de la respuesta es que una legión romana no eran 10.000 hombres…era un sólo hombre.

Mientras los germanos combatían cada uno por su cuenta, por su gloria y lucimiento personal, los ricos a caballo o en carro de guerra y con coraza dorada y los pobres literalmente en pelotas…como los antiguos héroes homéricos.

Los romanos, por su parte, estando en formación, equipados exactamente igual, sabían que cuando uno de los integrantes de una legión daba un paso a derecha o a izquierda, lo estaban dando a la vez los otros 9.999. Cuando no estaban en combate y se desplazaban de un sitio a otro, las “mulas de Mario” ( el apodo de los legionarios proletarii, que formaban sus legiones) acarreaban sobre sus propias espaldas parte de la tienda de campaña que sería su casa. Unos las estacas, otros la lona…y en cuestión de minutos podrían habilitar el campamento en el que vivirían. Tenían sentido de pertenencia a un colectivo, sabían que cualquiera de sus actos influiría en ese colectivo al que pertenecían, ese “ente público” que les servía de amparo y al mismo tiempo era la clave de su fuerza. Y por cada centuria había y un médico militar pagado por el erario público.

No es mi intención idealizar a la civilización romana, que vista desde un punto de vista contemporáneo tenía sus innegables defectos, era una sociedad militarista y esclavista…pero si uno piensa en el montepío público de viudas y huérfanos instituido por Trajano ( sistema de pensiones para no dejar en la miseria a viudas y huérfanos, antepasado directo de nuestro sistema de seguridad social actual) o en la “Annona”, instituida por primera vez en la República, en época de los hermanos Graco. Era el reparto de trigo gratuito a los ciudadanos más necesitados, un modius de trigo ( lo suficiente para hacer una hogaza de pan) gratuito y diario para el que solicitase, medida social que está en el origen de las expresiones “panem et circenses” (pan y circo) o en el “pan nuestro de cada día” del padrenuestro…El pan no lo daba Dios, lo daba el erario público, el dinero de todos, de Roma.

Pues eso, que si uno piensa en esas medidas sociales, y las compara con la larga noche de feudalismo que vivió Europa tras las invasiones germanas, en lo que se vino a llamar la alta edad media, no puede por menos de añorar la fuerte estructura estatal, de ese estado con pretensiones de padre…frente al “campi qui pugui” de la ley del más fuerte y la subordinación local al rico cacique de la zona. Un señor feudal era algo así como un Carlos Fabra o un Abel Matutes, pero con ejército propio, y los poderes ejecutivo, legislativo y judicial todos bajo su mando y al arbitrio de su santa voluntad.

Dos concepciones del mundo enfrentadas. Desde la noche de los tiempos. Un estado fuerte, con un sistema de impuestos arraigado, una caja pública llena y que se preocupa por su propia población. O un estado inexistente, que “deja hacer y deja pasar” y bajo esa ausencia de mando, como los animales de la selva, los depredadores imponen su injusta ley a todo bicho viviente. No es nada nuevo.

Un Mario ( Gaius Marius) me ha hecho recordar a otro Mario, bien diferente. En una entrevista que hace veintipico años le hicieron en televisión española a Mario Conde, (entonces flamante director de Banesto y modelo a imitar por una generación de “yuppies” que venía arreando a mediados de los ochenta) confesaba que su padre, de niño, le obligó a leer el libro “Así hablaba Zaratustra” de Friedrich Nietzsche, y que eso cambió definitivamente su vida. Por si alguien no lo sabe en ese libro Nietzsche expone su teoría sobre “el superhombre”. Según Nietzsche, ese superhombre es seguro, independiente e individualista, y no se deja llevar por la multitud; al contrario de las personas débiles, que sólo se dejan llevar por las reglas establecidas.
«El superhombre es el sentido de la tierra. Que vuestra voluntad diga: que el superhombre sea el sentido de la tierra.»
Nietzsche contradice en esto totalmente a Platón y a Sócrates, los cuales consideraban totalmente necesario el control de las pasiones, del egoísmo personal, en pro de lo colectivo. Nietzsche considera a Sócrates como el culpable de lo que él llama “la moral de rebaño de la sociedad occidental”. El superhombre de Nietzsche influyó decisivamente en las teorías nazis de Hitler, sesenta años después.

Para mis lectores no españoles, que alguno tengo, decir que el “hombre de negocios- modelo” Mario Conde acabó en la cárcel y su banco, con un “agujero” financiero impresionante de deuda del que aún se está recuperando.

Y en esas estamos ahora…hoy el Senado de los USA ha aprobado un proyecto de ley de “plan de choque” para intentar salvar a su país, y de rebote, probablemente al resto del mundo, de la megacrisis financiera que se avecina. Una crisis que ha tenido como origen y protagonista a un estado que estaba ausente cuando se ha tratado de controlar a un mercado, que en teoría, se autorregulaba. Una crisis que patentiza el fracaso del modelo ecónomico neoliberal, del capitalismo salvaje sacralizado por los discípulos de Milton Friedman, …un fracaso relativo, porque el invento está tan bien montado que te puede pasar como al presidente de la entidad de crédito Lehman Brothers, que después de años de hacerlo como el culo, y de llevar a su financiera a la quiebra, se lleva una indemnización-finiquito de 16.000.000 de dólares. Como dice mi ciberaamigo Rafa G. Almazán “ Mamá, yo quiero ser liberal”.

Y bueno, el secreto del remedio de choque, es que no hay secreto….el remedio no es más que inyectar en el sistema miles de millones de dólares que provienen del erario público. De los bolsillos de todos. De los millones de empleados que no pueden ocultar sus ingresos de un salario, y consecuentemente pagan religiosamente sus impuestos incluso antes de cobrar. Al final el rebaño paga los platos rotos de los superhombres.

Os pongo al final, una esperanzadora canción de mi admirada Patti Smith, la fea más atractiva de la historia del rockn’roll, con un mensaje en su título y en su letra del que deberíamos todos tomar conciencia, para que no nos tomen el pelo los superhombres de este mundo, esos para los que las normas no existen y que cuando se toman dos copas te sueltan que “quien eres tú para decir que puedes conducir por mí”. Ya estamos hasta los huevos de superhombres. Con ustedes Patti Smith y “People have the power”

20 comentarios:

Marcelo dijo...

Brillante man! Arrancaste en Roma y su gran derecho, pasaste por Super Conde (lo conocía, claro que sí. Apuesto a que está libre) y terminaste en Wall Street. Todo por el mismo precio. Y pensar que cuando se viene a pique un país pequeño, generalmente el Tesoro Norteamericano y el Banco Mundial están en contra de los salvatajes estatales. A que no se animan con ellos.
Un abrazo
PD: Estoy seguro que no nos tomarán el pelo ni a mi, ni a ti menos que menos...

ANABEL dijo...

Hilando, hilando, hasta el futuro hemos ido llegando. Pero que rabia da rascarse el bolsillo, para que nadie aprenda la lección, y dentro de pocos años otros listillos trinquen la pasta y monten el agujero de nuevo.
No sé, me agota esto terriblemente.
Marcelo, que sí que Mario Conde pisa poco la cárcel ya, pero hay muchos financieros de la época que con idénticos motivos no van a pisarla siquiera.
Besos

PD. No tiene nada que ver, pero creo que debo darte la enhorabuena, el otro día dijeron en televisión, que se había hecho un estudio (vete a saber por quien), y los amantes más fogosos eran los hinchas del Español. Así que no me queda más que felicitarte, y a tu señora esposa también, por la parte que le toca. ¡ja,ja,ja!

Antònia P. dijo...

Los platos rotos los pagamos siempre los sufridos "nominados". Esto de la crisis no lo entiendo muy bien, más bien poco.
No pienses que es por la edad, en los 70 me pasba igual. ¿Qué le voy a hacer si siempre he sido de letras?
Un saludo

Ferragus dijo...

Paralelos atractivos propones con el texto, estimado Fritus. Lo que sorprende (al menos a mí) es la ingenuidad aparente que muestra la gente o el ciudadano, o si prefieres el pueblo, ante esta realidad.
La crisis actual financiera (que espero, tarde en transformarse en crisis económica) es una muestra más de las miles de burbujas a la que estamos sometidos: imperios, ideologías, economías, etc.
Un abrazo nuevamente, y gracias por la claridad del texto.

dani dijo...

Pagamos los platos rotos de los herederos de aquellos yuppies de los 80. El estado debe contolar el mercado, más que nada para no tener que ir al final a tapar agujeros con dinero de todos, qué, como es sabido con los dineros de otros, duele menos gastar. Aquí en Bilbao debemos sumar el nuevo estadio del Athletic, que pagaremos a (riguroso) escote. Abrazos tocayo.

SELMA dijo...

Cum Laude!!!! Fritus Magnus Magnificusque. Si vieras mi cara mientras leo tus Entradas... La misma que cuando en la Uni escuchaba al profe de "Història Antiga", era buenísimo explicando, y no me perdía ninguna de sus clases ( algo coladita estaba tambien.. )Pues así me he quedado..."Bocabadada"!!

Oscula multa !!!!!

Otra aportaciones Romanas no desdeñables: La cesarea y .... las vespasianas! ;-)

Pluma estilográfica dijo...

Uf, señor fritus, desde luego que se ha expresado con una claridad supina, pero le diría que disiento en algunos aspectos de su diserción, que me gustaría matizar.

En el caso de Cayo Mario, estoy totalmente de acuerdo con usted. Y que su planteamiento, táctica y conocimiento del ejército romano, y de cómo organizar y arengar a tamaño número para que vieran un David donde realmente existía un Goliat fue algo al alcance de muy pocos.

Pero se trata de la persona, léase individuo, el que fue capaz de realizar tal hazaña (que supo hacer colectivo). Por eso disiento de su exposición. Pienso que es un poco extrema para mi gusto.

Yo me he leído "Así habló...", y desde luego no me dieron ganas de conquistar media Europa, o pegar el pelotazo en un banco (que por otro lado, y según mi opinión, Mario Conde, en la cresta de la ola, tanta gomina le afectó a la sesera, se le subió bastante el pavo, y se quiso meter en política. Ese sí creo fue el motivo real de que los políticos acabaran con él, pero esa es otra historia).

El caso es que seguro tendrá usted razón en que Federico estaba en contra de la represión de las pasiones en favor de lo colectivo. Pero yo veo el colectivo desde otro punto de vista. Primero el individuo, primero me respeto, y gracias a eso respetaré. Si me conozco, conoceré, y seré capaz de formar colectivo, sin ningún tipo de imposición, sin formar colectivos artificiales, simplemente uniones naturales y perfectamente compenetradas.

Hay una época de nuestra vida en la que las pasiones surgen desenfrenadamente, cual espuma de cava, y luego, saboreamos el caldo. Pero si pongo freno a la espuma, nunca saborearé el caldo, y ahí sí creo que falla la represión. No creo en códigos morales, y hablo, claro está, aplicado a personas más o menos sanas (psicópatas y demás gente enferma, hitlers, stalins, absténganse).

Y la prueba es clara, las revoluciones proletarias han caído en saco roto, ya que cuando se han cubierto las necesidades básicas que lograron unir a pueblos enteros, unos pocos han detentado (o detentan) el poder, y no son mejores que cualquier gobierno de cualquier "democracia" capitalista, a veces son peores que Hitler (léase Stalin).

Para terminar con esta parrafada, que esto ya es una biblia, le diré que me he acordado de un libro, "El banquero anarquista" de Fernando Pessoa, en él cuenta cómo combinar un trabajo capitalista con unas ideas claramente contrarias. O la entrevista de Berto en la Sexta a Labordeta, que se declaró, al igual que Georges Brassens, "anarcoburgués".

Fritus, me voy ya, que soy mu pesao. Un sincero placer leerle, y además fomenta que me rasque la cabeza.

Saludos!!!

RGAlmazán dijo...

D. Fritus Sapientisimus. Quelle barbarité, mon dieu!
Su erudicción es de primer grado. Y sus análisis tan pegados a la realidad que hace usted fácil lo que no lo es.
Acertado análisis. Y es que los Marios son mucho Marios y nos quedan unos cuantos.
Un gozo poder saborear sus entradas.

Salud y República

Freia dijo...

Se levanta el telón y se ve a una condesa quitándose el sombrero y haciendo una profunda reverencia. Se cierra el telón...
Pues eso...
PD Besos fenicios en la ceja izquierda.

Cósimo dijo...

Pero es que resulta que, aunque no lo parezca y tenga muy mala prensa, el sistema feudal vino a cubrir una situación social poco recomendable... sí, el feudalismo permitió a esa mayoría sin recursos o con recursos justísimos, tener una referencia a quien pedir amparo, justicia e ingresos mínimos. Se sabe mucho del feudalismo pero se escribe y habla poco de la situación previa al feudalismo.

Roma era una máquina casi perfecta, pero siempre sostenida por su ejército y el poder que este otorgaba. No nos hagamos ilusiones, las calzadas romanas no se construyeron para ser elementos prácticos, se construyeron para poder colocar las legiones en cualquier punto del imperio en cualquier momento... Para sobrevivir a Roma solo había un camino, convertirse en romano.

Excelente el post Fritus.

Antonio Rodriguez dijo...

Los superhombres han jugado siempre con ventaja, pues sabían que con sus injustas y alocadas deciciones ponían a la sociedad bajo la pata de los caballos y de esta manera se seguraban la ayuda de papá estado en los momentos de las crisis que ellos crean.
Yo espero que a partir de ahora se haya aprendido y los estado intenten poner la política por encima de la economía y se regule y controle la actividad de estos superhombres.
Salud, República y Socialismo

Álvaro Dorian Grey dijo...

No se podía haber expuesto mejor. Desde la explicación de la república y sus impulsores, pasando por el famoso engominado (¿qué será de él?), hasta llegar a la crisis "privada-pública".
Del único superhombre de mi infancia que tengo es Batman (con una oscura alma interior) y ahora, de adulto, me doy cuenta del gran superhombre que fue mi padre (si vas al metro te encuentras con miles de superhombres, eso sí, no los busques sentados en grandes sillones ministeriales o presidenciales).
Saludos y salud

fritus dijo...

Queridos amigos...muchas gracias por la visita y sobre todo por los comentarios, y me da un poco de vergüenza haber arrancado la entrada , estilo Sofía Petrilo de las chicas de oro, con un "corría el año....", me estoy volviendo un abuelo batallitas.

MARCE el proposito de la entrada era dar mi opinión al respecto de que este tema de los favorables a lo privado y los favorables a lo público es viejo como el mundo..supongo que por eso arranco en Roma.

ANABEL desconocía por completo la encuesta-estadística que nos atribuye a los pericos este expansionismo sexual...como en estas cosas está muy feo hablar de uno mismo ...pues eso, me lo callo, pero creo que me voy a poner un adhesivo periquito en el coche, a ver si ligo y eso...

ANTONIA , yo también soy de letras...bueno, en Derecho tuvimos dos asignaturas: Economía política y Derecho financiero - tributario, pero de eso hace ya dos décadas aún no sé como las aprobé...en cualquier caso, están los periódicos para ayudarte a entender, y eso...

FERRAGUS...lo feo de todo este asunto es que las grandes corporaciones toman las decisiones que nos han llevado al desastre y luego, los Estados, que parecen no pintar nada, pagan los platos rotos con dinero de todos

DANI lo de pagar un campo de futbol me parecería bien si todos los contribuyentes bilbainos tuvieran su carnet del Atletic...habría que ir al futbol por turnos

SELMA...coloradote estoy. nada más lejos de la realidad, lo que parece erudición son recuerdos inconexos ...´Y mi aproximación al personaje de Cayo Mario, viene a raíz de la fascinación por una novela histórica de Colleen Mc Cullough, "el primer hombre de Roma", y sus cuatro secuelas...A partir de ahí empecé a investigar sobre este personaje, fascinante, (con sus luces y sus sombras) en las vidas paralelas de Plutarco o en referencias que otros historiadores de la epóca ...pero todo vino a raíz del suave calzador de una novela, sin más pretensiones...

PLUMA un comentario como el suyo merece una respuesta extensa, y le estoy muy agradecido por su extenso comentario...

La elección de Cayo Mario en este post no es gratuita y pensé en él porque es el responsable, para lo bueno y para lo malo, que también lo hubo, de responder a una situación de urgencia nacional con medidas revolucionarias...me explico.

La dos batallas a las que me refiero en el post, Aquae Sextiae y Vercellae vienen cronológicamente después de la batalla de Arausio, y tienen una relación directa de causa-efecto con este hecho . En Arausio, son los germanos quienes apalizan estrepitosamente a los romanos, causando una verdadera catástrofe nacional para Roma, los romanos perdieron, y lo hicieron estrepitosamente. 120.000 hombres jóvenes muertos en un solo día ( hasta entonces el récord lo tenía Aníbal en Cannas con 40.000 muertos) atribuíbles en gran parte a la estupidez y a la altanería de Servilio Cepión el viejo, miembro de una de las familias patricias mas antiguas de Roma.

En Aquae Sextiae y Vercellae se “estrena” ( aunque ya se había usado en la guerra contra Yugurta de Numidia, pero cabe decir que Aquae Sextiae fue su estreno oficial) el proyecto innovador de Cayo Mario. El ejército “proletarii”.
Hasta la reforma de Mario, el ejército de la Roma Republicana era un ejército no profesional, de propietarios, que se movilizaban en una situación de guerra y volvían a su casa después, vivos en el mejor de los casos. Lo que produjo terribles injusticias aprovechadas por los especuladores... después de estar años movilizados esos pequeños propietarios-agrícolas volvían a su casa y se encontraban que la esposa había tenido que hipotecar o vender las propiedades para vivir, para comer durante todo ese tiempo. En el siglo II antes de Cristo se produce en Roma ese proceso en el que se crean los “latifundia”. Los ricos son cada vez más ricos y tienen más a base de comprar a precio tirado lo que los pobres movilizados en el ejército tienen que malvender para subsistir. Mientras unos cuantos, generalmente patricios, se hacen con casi todo el suelo, cientos de miles de plebeyos pasan de la cuarta clase a ser parias del “censo por cabezas” .....Me explico, en la sociedad estratificada de la Roma Republicana, las clases sociales venían determinadas por la capacidad fiscal. En función de cuanto tenías y de cuantos impuestos pagabas sería ciudadanos de 1º, 2ª, 3ª o 4º clase, “equite” ( caballero) o patricio. Fuera de esta clasificación estaban los “capite censi” o “proletarii”,( de prole , progenie, puesto que lo único que aportaban al estado era hijos) que aparecían en el censo pero no pagaban nada porque no tenían dónde caerse muertos, los habituales “clientes” del reparto gratuito de trigo.

La gran idea del Cónsul Cayo Mario es crear un ejército profesional a partir del “ Censo por cabezas” , y, junto a otra medida revolucionaria, contribuir a cambiar la sociedad romana de raíz... Al final de los servicios a la patria cada legionario ( o su viuda e hijos) recibiría una propiedad, casa y campo, que se sacaría del suelo público provincial, con lo que contribuía a revertirse la situación anterior, convirtiendo en propietario al que hasta entonces era un muerto de hambre. Estas medidas tuvieron muchísima oposición por parte de la oligarquía patricia, pero el éxito de sus victorias convirtieron esos cambios sociales en imparables....

Es por eso que cuando he querido en este post contraponer a los defensores de lo público y lo privado he pensado en Cayo Mario...personaje que también tuvo sus sombras, y en la última etapa de su vida, tras una embolia, nunca volvió a ser el mismo, y se distiguió por su crueldad contra sus enemigos, puesto que tras salvarse in extremis de un intento de ejecución se dedicó a mandar cortar las cabezas de todos los que , según él, habían planeado cortar la suya.

Con respecto a lo que dice Ud. de Nietzsche pues tiene razón, yo también me he leído el libro, y le diré más, también cayeron Ecce Homo, El nacimiento de la tragedia, Aurora, La gaya ciencia, y La genealogía de la moral., este último lo recuerdo, a ratos , especialmente venenoso...( y alguno más que no me acuerdo) todos entre los 16 y los veinte años, cuando el champán ( o el cava) sale echando espuma con fuerza, como ud. Comenta...y no sé si mi tierno cerebro los procesó correctamente, pero en cualquier caso Nietzsche tiene muchas lecturas, pero una de las ideas que yo extraje, a mi modesto entender, es que el tío Federico no tiene ningún empacho en sacralizar el elitismo, la raza de los señores, la casta de los guerreros en definitiva...la autocracia ...y contraponerlo a la “moral del esclavo”, ....a medida que va describiendo la “moral del esclavo “ yo sinceramente me siento más identificado con este amplio concepto en el que cabrían Socrates, la Declaración de derechos del hombre y del ciudadano, Marx , y la Madre Teresa.
Reduciendolo todo a algo muy simple y muy general, con lo que seguro que se corren riesgos de inexactitud ....Que quiere que le diga, la libertad es maravillosa, pero la libertad sin igualdad no sirve de nada, la libertad sin igualdad es la libertad de morirse de hambre aquí...o allí.

Disculpeme el rollo y seguro que habré dicho alguna barbaridad, pero es que su comentario me ha hecho rascarme la cabeza tambié,...y vaya Ud. a saber si en el fondo también soy anarcoburgués, que a mi eso del ni dios ni patria ni amo me parece fantástico, a mí solo me mandan mi mujer, mi hija ....y el pueblo sobreano de la isla de Eivissa, que es el que me paga la nómina.

Un abrazo a todos.Enseguida sigo contestando a los demás,...ahora vuelvo

fritus dijo...

Hola otra vez...

RAFA Espero no ser Fritus pedantisimus...En realidad a mi lo que me gusta es Astèrix, pero una cosa lleva a la otra..y si, quedan unos cuantos incontrolados de Directores Financieros de grandes chiringuitos, esperando a verlas venir


FREIA lo de mi cosa con la aristocracia no es nada personal...Ud. sabe que los tiros no van por ahí

COSIMO , pues que tiene Ud. su razón, que he hablado, ( como muchas veces) de cosas tan diversas y tan matizables ...pero coincidirá conmigo que el Feudalismo tiene un tremenedo paralelismo con la mafia siciliana. ( Incluso en su simbologia externa, ese "osculo fidei " que sellaba el vasallaje) Hay quien te da protección( protección respecto de otros como él) a cambio de parte de tu trabajo, bienes o dinero, y eso solo ocurre cuando está ausente la estructura estatal que debería impedirlo.

ANTONIO me da que, como en aquellos certeros posts tuyos sobre la guerra de Irak, o los lobbies, la realidad nos demuestra que en USA las grandes corporaciones pintan mucho más que el propio estado...que por lo visto sólo está para pagar con dinero de todos.

ALVARO completamente de acuerdo con Ud. en que el superhombre de verdad es el padre de familia que intenta tomarse ese papel en serio.

Un abrazo a todos, y os agradezco infinitamente que me soporteis mis idas de olla. Sois unos soletes

Cecilia Alameda Sol dijo...

Menuda lección de historia-política. Tengo que volver a leerlo todo otra vez, más despacio.
Por cierto: a mí lo del superhombre me da como grima, como repelús. Prefiero los hombres normales.

Merche Pallarés dijo...

Querido Fritus, excelente, muy ameno y muy pedagógico tu post. El "pueblo" no reacciona como debiera, viendo lo que los "superfachas" nos están haciendo porque ellos mismos se han cuidado muy bien de anestesiar a las masas con esos programas basura de la tele. Sabrás que Tele 5 es la más vista... y pertenece al ínclito Berlusconi, qué casualidad. Aquí hasta que no pasemos hambre, nadie reaccionará o sea a pagar y a callar, mientras una minoria se forra a nuestra costa. Somos unos corderitos. Así nos va. Besotes, M.

Merche Pallarés dijo...

Acabo de ver el video y, sí "People have the power", nuestra generación quiso cambiar el rumbo del mundo pero bien que los poderosos introdujeron la heroína para aniquilar el movimiento hippy (que mas bien fumaban porros y, sí, LSD pero menos) pero lo que aniquiló a ese movimiento pacifista y transgresor fue la heroína pura y dura. Por cierto, que en España se introdujo a través de Ibiza. Besotes, M.

Euphorbia dijo...

Genial como siempre, Fritus, lo que aprende una leyéndote, aunque veo que no le has pedido la opinión a Asterix y Obelix sobre las legiones romanas: sospecho discrepancias.

He oído más de una vez que a Nietzsche se le malinterpretó muy a menudo sacando de contexto sólo lo que interesaba, igual que a Wagner, no puedo confirmarlo por voz propia porque cuando pillé Así habla Zaratustra de la biblioteca me causó tal sopor que lo dejé en las primeras páginas.

Pero bueno, llegando a la situación actual, los superhombres podemos llamarles también vivales sin escrúpulos que se acuerdan de Santa Bárbara cuando llueve.

Besos de lejos, no te vaya a contagiar el maldito resfriado.

Adanero dijo...

Me quito la boina ante esta entrada. Poco puedo añadir. Solo un dato. A Mario Conde aparte de "adorarle" las masas populacheras, y ser "ejemplar ejemplo" para los jóvenes de la época con vocación de tiburón, le hicieron honoris causa por la Universidad Complutense del rector Villapalos. Vamos, que se la metió doblada a los tontos, a los menos listos y a todo el que se le puso por delante.

Y ahora una de destrucción de mitos.
Patti Smith ha pasado de ser una estrella del protopunk a recitar textos de San Francisco de Asís en una iglesia parisina.
Y es que ya nada es lo que era.

Un abrazo.

Gonzo dijo...

oiga, ya sé que a destiempo, pero me ha gustado mucho la historia del general romano y esa metoforilla... Por cierto, gracias a usted volví a revisar esa genialidad de Stone, del Stone de antes, llamada Wall Street, que no deja de ser una continuación de Platoon, pero en una selva diferente.