domingo, 1 de diciembre de 2013

En el último momento

Servidor de ustedes se casó a la edad de 35 años. Con una persona con la que convivía desde hace 6 años.
Servidor de ustedes se sacó el carnet de conducir automoviles a los 36 años, justo el mismo año en el que se mudó a vivir a una isla en la que la fiabilidad del transporte público- y a veces, su misma existencia- era nula.

Servidor de ustedes vió nacer a sus hijos  a los 38 y 42 años respectivamente, justo en el límite en el que correr tras ellos en el parque infantil empezaría a ser una ardua tarea.

El último momento. Mañana, siempre mañana. ...ese país mítico en el que todas nuestras frustraciones y nuestros deseos se verán cumplidos.

Pues bien. Empecé un blog en el 2007, que llevo meses sin actualizar, básicamente, porque siempre estoy dejando el hecho de escribir un post en la mágica nación imaginaria de Tomorrowland, ese país en el que me dedico a depositar ilusiones igual que los ricos de este mundo depositan sus millones B en las Islas Cayman.

Pero mi inmensa bocaza de bocazas me jugó una mala pasada. Una simple alusión a lo bonito que era el blog, en estos tiempos de textos sintéticos en facebook o twitter, desencadenó una tormenta que ríete tu de la pobre Pandora y su cajilla de la que apenas levantó la tapa.

Por otro lado, en compensación, hay otra actividad que desde fines de los 90 había estado dejando siempre para mañana, y que he reemprendido en el 2013 con cierta regularidad. He vuelto a dibujar.

Periodicamente, en esta santa casa, había colgado obra gráfica. He aquí unas pequeñas muestras de los últimos dibujos realizados, inéditos hasta hoy en el mundo frito.

En los últimos 12 meses. De arriba a abajo, David Bowie en los 70, Natalie Portman, Marcello Mastroniani fotografiado en la Dolce Vita, Victoria, mi mujer, en la boda de su primo Raúl en Madrid, y por último, Marlon Brando caracterizado como Vito Corleone, para el padrino.

Salud, paz y amor a todos, amigos.