domingo, 12 de julio de 2009

benirrás

Los fritos…El domingo pasado hicimos un largo viaje.

Bueno, a cualquiera que le cuente esto puede parecerle que unos 50 km. ( no llega) no es un largo viaje. Pero bueno, si les digo que fuimos al otro extremo de la tierra, a pasar la tarde, creerán que les estoy tomando el pelo.

Lo cierto es que viajamos casi lo más lejos que podíamos ir con automóvil. Del suroeste de la isla de Ibiza, dónde yo vivo, al Norte-Noreste.( unos 45 minutos) Al pueblo de Sant Miquel de Balançat, y dentro de sus lindes, a la Cala de Benirrás.

Entrar en la cala de Benirrás, a este humilde escribiente, le produce el mismo efecto que a los opusianos entrar en la Plaza de San Pedro de Roma o que a Indiana Jones cuando llegó a la explanada de las ruinas de Petra.

Cuando, a pesar de ir año tras año durante los diez últimos, enfilo el caminito que conduce a la Cala, y veo esa inmensa herradura de acantilados y rodeada de masa boscosa hasta el pie del abismo, cortado a pico, que la encierra, respiro hondo, contemplo el entorno unos instantes y doy gracias a los caprichosos movimientos geológicos que la produjeron. Encerrada entre esas dos grandes paredes de piedra…a izquierda
y a derecha

A pesar de esta espectacular intro, Benirrás es una playa…con su chiringuito…


Bueno…sus tres chiringuitos
Y con unas casitas de pescadores, muy anteriores a la Ley de Costas y ya consolidadas…y ya está

Es todo lo que hay edificado. La gracia de Benirrás es que no hay hoteles, ni bloques de apartamentos en muchos kilómetros a la redonda. Es una maravillosa excepción a la fiebre edificadora que asoló la costa mediterránea española.

Y bueno, también la gracia son sus visitantes…


No es aventurado decir que tiene un espiritu especial…los domingos hay unas concentraciones espontáneas de percusionistas que, a modo de celebración pagana, tocan el tambor a la luna llena. Nosotros nos fuimos justo a la puesta de sol ( no es mala hora de retirarse cuando tienes un bebé) pero más de uno y más de dos se quedaron a celebrar el plenilunio.


Os dejo con alguna cosilla que he encontrado en Youtube. Salud, Paz y Amor a todos, y me voy otra vez, que este domingo toca Cala Comte. Y el mes que viene, tocan vacaciones y no habrá que esperar al fin de semana para pasar un día de playa…

Nos fuimos antes de que empezase todo esto, pero los domingos de luna llena , en Julio y Agosto, Benirrás acaba como podeis ver en este vídeo…tiene su gracis



5 comentarios:

Gonzo dijo...

ayyyyyyyy, yo que he vuelto hace una semana de Cadiz y sus playas... suspiro

Marcelo dijo...

La timbalada impacta bastante! pero las playas son hermosas...y sin cemento!
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Me ha gustado ver ese video de Benirrás pero ¡qué diferente de la época hippy! La verdad es que desde que volví a la isla en 1995 no he asistido a las "batucadas" de esa cala que es preciosa (¡espero que no edifiquen!). Sí asistí a una fiesta de luna llena a finales de los '70. La playa no estaba tan masificada como he visto en el video y todos bailábamos al son de los tambores. Una experiencia maravillosa. Me han gustado mucho las fotos. Besotes, M.

Selma dijo...

¡¡Ante todo nuestra diosa Tanit!!
¡Qué hermosura de niña! y luego.. Benirrás, el Paraíso en esta isla que ya de por sí lo es.. Aún quedan lugares virgenes de "totxanes"... lástima que por extralimitarse del horario infantil no hayas podido retratar esta "batucada"( en gironí.. ;-))

Petonets a repartir! Molts!

ANABEL dijo...

Buaaaaaaa, buaaaaaa, buaaaaaaaa.
Snif, snif, una vez que he llorado paso a decirte que eres un canalla y me tienes muerta de envidia. Al próximo personaje masculino lo defenestro, palabrita del niño Jesús, esta me las pagas. Buaaaaa, buaaaaaa.
Por cierto, la playa es preciosa y tu niña está para tirarle un bocaito.
Besos y seguid disfrutando y dándome envidia.