jueves, 12 de febrero de 2009

Eluana unplugged

Aviso que sigo gandul. Pero por fortuna tengo amigos que solucionan la papeleta de ir colgando entradas , y en este caso, entradas de una calidad literaria superior a la que viene siendo habitual en esta santa casa.

Al menos en tres ocasiones antes de hoy he mencionado a mi querido amigo Ignacio Lloret, compañero de universidad, escritor brillante aunque se gane básicamente las judías como traductor de alemán, y sobretodo un tipo muy inteligente ( necesariamente ha de serlo para dominar ese idioma maldito con declinaciones, lleno de consonantes por todas partes y de palabros más largos que un día sin pan) .
El artículo de opinión que vais a leer hoy, mañana va a ser publicado en el Diario de Noticias de Navarra , por lo que al publicación de este post tiene algo de exclusiva mundial, cosa que agradezco a Ignacio, desde aquí.

Eluana unplugged ( por Ignacio Lloret)

“…Pocos días después de la muerte de Eluana Englaro, Roberto Saviano ha escrito un artículo sobre ella. Defiende al padre de la chica y critica al gobierno italiano por no acatar la decisión del Tribunal Supremo. Al igual que la mayoría de nosotros, el autor de Gomorra se alegra de que el proyecto de decreto anunciado por Berlusconi para paralizar la desconexión de Eluana haya sido inútil, haya llegado demasiado tarde. Se alegra como nosotros de que la joven haya escapado a tiempo de nuevas manipulaciones y sea libre por fin.
Las palabras de Saviano sobre Eluana tienen un valor especial. Ambos han sido los protagonistas de dos hechos que han puesto en tela de juicio la salud de las instituciones italianas y que han generado un gran impacto mediático en todo el mundo. De un lado, la publicación del libro sobre la mafia napolitana y la posterior condena a muerte impuesta contra su autor por parte de aquélla. De otro, la sentencia judicial que ha permitido terminar con el suplicio de una mujer en estado de coma.
Aunque en el caso de Saviano la mayoría de los italianos ha mostrado su repulsa a la reacción de la Camorra ante la aparición y el éxito del libro, no tardarán en surgir voces discordantes reprochándole un supuesto afán de notoriedad. Como ya ocurrió hace veinte años con Salman Rushdie, habrá un momento en que las intervenciones del escritor en conferencias y ruedas de prensa despertarán en la gente más rechazo que simpatía, más incomodidad que compasión. Dejarán de verle como a una víctima del crimen organizado para considerarle un aspirante a estrella televisiva, un oportunista más con ganas de hacerse famoso. Será entonces cuando, ignorado por los medios y repudiado por el pueblo, la Mafia dispondrá de un terreno expedito para cumplir su promesa.

En cuanto a Eluana, la división de opiniones ha existido desde el principio. La Iglesia, ciertos gobiernos y muchos particulares continúan arrogándose el derecho a decidir sobre la vida de los demás, así que la polémica no ha sido inesperada. Ésta vuelve a darse cada vez que alguien expresa sin titubeos su deseo de morir, o cada vez que alguien transmite la voluntad inequívoca de una persona cercana y querida que ya no puede hacerlo por sí misma. Y es que la muerte sigue considerándose un escándalo cuando es anhelada, no hay nadie peor tratado que aquel que quiere marcharse y encima lo consigue.
Sí, la masa necesita gente sufriendo a su alrededor. El tedio y la frustración de muchos requieren un nivel inferior a ellos, reclaman una última casilla de dolor permanente ocupada por otros y a la que puedan remitirse mientras las cosas les vayan mal. Sólo de esa forma son capaces de soportar lo que les toca. Están dispuestos a aguantarlo siempre y cuando haya un último estamento de personas padeciendo guerras, persecuciones, cautiverios, crímenes, postraciones o enfermedades. Porque en comparación con todo eso, su vida mediocre es casi un sucedáneo de felicidad.
Sin embargo, en ocasiones sucede que el perseguido logra escapar a su destino, el postrado consigue liberarse gracias a la lucha generosa y al gesto valiente de unos pocos. Ambos se alzan sobre su desgracia en una última proeza y se convierten en seres humanos incluso cuando eso les supone la muerte.
Entonces, cada vez que alguno de los sufrientes osa rebelarse de ese modo, saltan sus celadores como resortes engrasados. Claman venganza igual que dioses ofendidos, la organizan apelando a Dios. Y su vendetta consiste en movilizar a sus huestes, seres miserables como ellos, para defender la situación amenazada, para recuperar la posición perdida. Salen a la calle con el pretexto de preservar la vida, cuando en realidad están recordándole a Eluana que debe seguir sufriendo, que debe continuar postrada por el bien de todos.
Y si la muerte de Eluana ha supuesto para ellos una ofensa, un desenlace intolerable, en el caso de Saviano sería en cambio un alivio. Porque así como el deber de aquélla era cumplir con su papel de paralítica, con su función social de esclava de una máquina, el del autor de Gomorra es, según esos mismos celadores, soportar el acoso de la Mafia y ser asesinado si hace falta. Necesitan a Saviano muerto o angustiado para no tener que envidiarle por su éxito si llega a librarse de la amenaza algún día.
El resto de la historia ya lo conocemos. Lo que debe ocurrir para que todo eso se mantenga lo hemos ido leyendo en los periódicos. Lo que viene es el relato de un gobierno incapaz de proteger a un escritor en su propio país, incapaz de garantizar su seguridad. Es el triste espectáculo de un primer ministro malgastando esfuerzos y recursos en el intento de prolongar la agonía de una enferma en lugar de dedicarlos a perseguir y detener a quienes atentan a diario contra la libertad de todos.
Estos días, entre las imágenes que acompañaban a la noticia, aparecían fotografías de Eluana morena y sonriendo. Con ellas, unos trataban de mostrarnos quién era esa mujer que quería morir, otros cómo era esa joven a quien su padre insistía en desconectar. Al principio nosotros también creíamos que eran fotos del tiempo en que aún vivía, pero ahora sabemos que Eluana sonríe igual de alegre después de muerta.”

Breve explicación de las imágenes:

- Ignacio Lloret (autor del artículo) y un servidor en su casa de Navarra, Noviembre 2008- El padre de Eluana sosteniendo uma imagen suya.
Roberto Saviano, autor de " Camorra"


13 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Magnífico artículo que refleja la decadencia y la agonía de un país que no hace tanto era nuestro modelo a seguir.
No sé si nos equivocamos al elegir Italia como ejemplo a seguir. Desde luego, quien se ha equivocado son los italianos que votan a personajes como Berlusco capaz de las más humillantes decisiones e incapaz de solucionar los problemas importantes.
Con Eluana ha ganado la libertad y su sonrisa se ha hecho eterna.

Salud y República

Naveganterojo dijo...

Gran articulo, ¿que piensan los italianos para mantener en el poder a esa gentuza?....bueno,( mejor borro la pregunta pues lo mismo nos podrian haber preguntado cuando teniamos en la poltrona al fulano del bigote).
Tengo entendido que no han dejado publicar una foto actual de Eulana, conectada a todo tipo de artilugios infernales, era mejor para la salud del pais las fotos antiguas.
Un saludo

Selma dijo...

No sé si prosperará la ley que quiere poner en marcha "Il padrino" pero me temo que casos como el de Eluana lo tendrán muy difícil si se aprueban...
Gracías por la Primicia de este excelente artículo, Dani, y si, estoy segura que esta Preciosa Eluana ha recuperado su sonrisa...

Besos.

Cecilia dijo...

Magnífico artículo el de tu amigo. El análisis es tan lúcido que conviene una segunda y una tercera lectura.
El uso mezquino de la miseria ajena, de los miedos de otros, de sus dolores para paliar el tedio de la vida propia. La antipatía hacia el que cobra fama por ser perseguido y amenazado hasta la muerte. La visceralidad de quienes se creen con derecho a dictar cómo ha de ser la vida de los demás.
Todos estos temas son dignos de debate y reflexiones. Y debieran servirnos para evitar comportamientos indignos y totalitarios por nuestra parte.
Yo siento alivio porque Eluana y su familia hayan conseguido ganarle la partida a quienes les negaban lo que la naturaleza (por desgracia) les había deparado. Y siento solidaridad por Saviano, que fue tan valiente que denunció a los que tienen poder y dinero, sabiendo que se jugaba el pellejo.
Ojalá ni unos ni otros se sientan nunca solos.

Antonio Rodriguez dijo...

Estupendo artículo de tu amigo.
Es el reflejo de la decadencia de la sociedad italiana.Una sociedad, y digo esto porque es la sociedad italiana la que a tropezado por tercera vez en la misma piedra, que prefiere imponer el sufrimiento en lugar de una muerte digna, es una sociedad degradada. Y una sociedad que tiene connivencias con la delicuencia organizada y no es capaz de defender a los que se enfrentan a ella no merece respeto.
Salud, República y Socialismo

Anónimo dijo...

Certament el cas d'ELuana representa la decadència del sistema polític italià. Fins i tot l'esquerra està contaminada. Desastrós, no sembla un país europeu.

Cósimo dijo...

Fritus, autor de "Gomorra".

Por desgracia la vida de Saviano vale ya muy poco, otros, antes que él, cayeron por decir mucho menos. Es muy acertado el artículo, porque la dinámica de este tipo de situaciones es exactamente esa, de hecho, algún periodista ya ha ironizado sobre Saviano.

Yo estoy terminando el libro, y lo recomiendo.

Italia, ¿qué pensar ya de Italia?.

Merche Pallarés dijo...

¡Cómo le va a proteger el gobierno a Saviano, si el mayor mafioso, Berlusconi, es el que lidera el país! En las reiteradas elecciones de Berlusconi, me huele a mi que debe de haber MUCHO chanchullo, compra de votos y toda clase de corruptelas. Me niego a pensar que la mayoría de los italianos le hayan votado.
Es igual que cuando Aznar ganó por mayoría absoluta (¡?) su segundo mandato. Seguro que ahí hubo mucho de lo mismo que comento...
Y lo de Eluana fue bochornoso. Menos mal que la pobre descansó a tiempo. Excelente el artículo. Besotes, M.

Augusta II dijo...

Oye, me ha encantao el artículo de este hombre.

Por cierto, casualidades de la vida, le acabo de dedicar una entrada/obra a Saviano.

Besos miles y estresados.

Anónimo dijo...

oh, que gusto ler ese artículo, eso deleer lo que piensas, aunque a mí se me ponía un nudo en el esternón, la imaginaba AHORA (el padre hizo esa petición: visitenla ahora)
y otra cosa, si esa panda de mafiosos y la morimorena mediádicaa hasta podría haber muerto sin ser por deshidratación...aunque eso ya es lo de menos.
gracias a tu amigo y a tí.

siloam

fritus dijo...

Muchas gracias a todos por vuestra presencia,(aunque de hecho no me tocaría), os contesto con muchísimo gusto

Don RAFA...sé que usted comparte mi “obsesión” por Italia, y una de las razones es esa, es la pena...después del 45 y hasta hace poco , Italia era una República democrática que, con todos sus defectos, tenía pretensiones de estado social, sin embargo, en la última década se desliza paulatinamente por una pendiente hacia el “salvese quien pueda” colectivo... dónde los poderes del Estado pintan cada vez menos, el gobierno está en manos de un empresario corrupto que a su vez está en manos (porque necesita sus escaños para mantenerse) de la ultraderecha racista y neofascista...y los poderes fácticos como la mafia o la Iglesia católica ( y ponerlos juntos no es gratuito) dan muestras de una vitalidad tremenda.
NAVEGANTE...sinceramente, no sé en que piensan...pero me preocupa mucho esa deriva neofascista de la política italiana, a veces, para cuándo se pueden arreglar las cosas ( lease próxima convocatoria electoral) el mal ya está hecho.

SELMA ....el día 10 de febrero el Senado italiano aprobó, al día siguiente de la muerte de Eluana, una moción en la que se prohíbe suspender la alimentación y la hidratación a los pacientes incapaces de valerse por sí mismos. La norma general sobre estos casos aún está pendiente de debate parlamentario, pero viendo la composición del parlamento uno se imagina lo peor.

CECILIA..en nombre de Ignacio, que es un tímido enorme, ( a veces me convendría parecerme un poco a él y no ser tan exhibicionista) te doy las gracias por tus palabras…una de las claves del artículo es ese nauseabundo comportamiento colectivo, esa especie de “me- hace- sentir- mejor” el dolor ajeno…o castigar al que con su comportamiento , como en el caso de Saviano, adopta una actitud valiente, que, de ser colectiva en vez de individual, acabaría en tres patadas con problemas como el de la mafia…Saviano me recuerda a esos funcionarios que , un día deciden trabajar a buen ritmo, y se granjean automáticamente el odio de todos sus compañeros vagos.

ANTONIO… coincido contigo en que la clave del asunto es una sociedad degradada…y la cosa se manifiesta en asuntos mucho más cotidianos que la alta política…no es casualidad que el tipo que hace dos décadas se inventara TELE 5 sea quien hoy rige los destinos del país… no es ninguna teoría de la conspiración… pero creo que está íntimamente relacionado la promoción de la telebasura con que la gente, que son en definitiva, los votantes, sea cada vez más burra y a un tiempo, más deshumanizada.

Anònim-LLUIS es una pena que el país que es va inventar la paraula “res publica” i que , en temps, ara ja molt llunyans, va passar a l’història per a respectar l’imperi de la llei, hagi entrat milenis después, en aquesta deriva…l’antiga Roma va ser la terra del respecte al dret, però tambè, en altres epòques, de les punyalades per l’esquena…sembla que ara estem revivint aquesta segona fase

Don COSIMO…entono el mea culpa, e introduzco , tras su observación, esta “fe de erratas”, dónde dice Camorra hemos de leer Gomorra, (que es esa ciudad bíblica que hacía pareja con Sodoma y que Yahvé bombardeó con Napalm en tiempos del Génesis. …no era nadie, el Yahvé del antiguo testamento, poca broma). Como habrá podido observar, aunque he oído hablar mucho de ambos, ni he leído el libro ni he visto la peli, pero su amable recomendación no cae en saco roto.
MERCHE…desde luego la mafia prospera ahora más que nunca en Italia…las ultimas detenciones masivas de mafiosos se produjeron siendo ministro del interior Giuliano Amato, un hombre valiente del anterior gobierno de izquierdas…hoy más que nunca en Italia es verdad aquello de …¿ quien custodia a los custodios?.

AIDA…aunque no lo parezca yo también voy bastante estresado …la prueba es que he contestado a este post con cuatro o cinco días de retraso…y por ello no me he pasado aún por tu casa, que merece una atención visual especial, porque los estímulos a la percepción del ojo allí se multiplican.

SILOAM…creo que tu, como profesional de la sanidad ( creo que no me equivoco) tienes más perspectiva sobre el tema…en cualquier caso, está claro que la intención de los gobernantes italianos no era tanto la “defensa de la vida” como el imponer sus propios criterios y el tener contento a la curia vaticana.

Un abrazo a todos, y muchas gracias por la visita.

dudo dijo...

Magnífico el artículo, Daniel. Pobre Eluana. Me alegra que se haya ido ya, como me alegró la muerte sin pena de Carlos Cristos.
(no se meterán éstos cuervos sólo en sus asuntos, no...)
(otro paréntesis: tengo que verificar la palabra monjak. mmmppfffjuas, juas...)

SaiZa dijo...

Como siempre llegó tarde, pero no queria irme sin dejar mi saludo.
Tengo poco que añadir pues ya lo han dicho todo, además estoy totalmente deacuerdo con lo que se dice, y el amigo Rafa lo ha expresado muy bien, me alegro que la libertad y su sonrisa sean las vencedoras. Un beso