viernes, 12 de diciembre de 2008

liebe(segundo capítulo) Fritz Lang. The big heat (los sobornados).


“He hecho todas mis películas como un sonámbulo. He hecho todo lo que creía correcto, nunca he preguntado a nadie si lo que hacía estaba bien o mal.”

“Hubo un tiempo en que todo lo que buscaba era una buena historia. Pero, ahora, todo tiene que parecer del tamaño del Monte Rushmore y con los actores en primer plano”.


Aviso a navegantes...este post va a ser rematadamente largo y, probablemente, con saltitos conceptuales. Pero, humildemente, como en otros casos similares, también aviso de que vale la pena. Asimismo, comentar que por primera vez y sin que sirva de precedente, publico el mismo post en mis dos casas virtuales a la vez. Este post pertenece a la serie “Liebe”, dedicada enteramente a creadores alemanes de la primera mitad del siglo XX, y que venía publicándose en el mundo paralelo ( coffee and cigarettes) pero como este post tiene cariño, dedicación e investigación previa ardua…lo he “salvado” y será publicado en ambas webs a la vez.

Sé que muchos diréis que elegir “the big heat” como película favorita del gran Fritz Lang existiendo “Metrópolis” es poco menos que una herejía. No ha sido una elección fácil. Pero es que, el cine negro, … me puede.


En este segundo capítulo de la serie le toca el turno a otro ilustre huido por patas del terror nazi. Tras el estallido de de la I guerra mundial , Fritz Lang empieza una brillante carrera cinematográfica en Alemania, dónde durante diez años se consagró como cineasta. Ya en 1916 había comenzado a escribir guiones para los estudios Universum Film AG (UFA) y trabaja como director en Hallblut (1919) y Las arañas (1920), que serán bien recibidas. Sobre guiones de su mujer , Thea Von Harbou, (y suyos) rueda Das Wandernde Bild (1920) Las tres luces (1921), El doctor Mabuse(1922), Los Nibelungos (1924), Metrópolis (1927) Spione, (1927)La mujer en la Luna (1928) y M, el vampiro de Dusseldorff(1931).


En 1933, Un año tras finalizar su película El testamento del Dr. Mabuse (1932) recibió la propuesta del ministro de propaganda del recién elegido gobierno nazi de hacerse cargo de la dirección de los estudios alemanes UFA, pero Lang era contrario a las ideas del partido nazi, así que esa misma noche huyó hacia Francia, dejando casi todo lo que tenía y a su esposa Thea Von Harbou, guionista de muchas de sus películas y más cercana a las ideas que envolvían Alemania en aquella época. En París rueda Liliom (1934), pero sigue hacia Hollywood, ese mismo año, contratado por la Metro-Goldwyn-Mayer. Probablemente disienta de alguno de los lectores de este blog, pero es en esa segunda epóca de su vida, en la etapa profesional americana, dónde, en mi opinión, realizará algunos de sus mejores trabajos.


Fritz Lang fue uno de los maestros del cine negro. De hecho, su aterrizaje en Hollywood tras la huida de Alemania, donde durante por más de diez años había sido el realizador más interesante del planeta ; fue una reentreé inaugurada con dos títulos clave para la evolución de dicho género: Furia (Fury, 1936) y Sólo se vive una vez (You Only Live Once, 1937). Estos títulos, junto a El ministerio del miedo (Ministry of Fear, 1944), La mujer del cuadro (The Woman in the Window, 1945), Perversidad (Scarlet Street, 1945), Los sobornados ( “the big heat,” 1956) películón al que va dedicado con cariño esta entrada) , Mientras Nueva York duerme (While the City Sleeps, 1956) y Más allá de la duda (Beyond a Reasonable Doubt, 1956), conforman la evolución del cineasta cambiante, luchador y obsesionado, a través del cine y, en especial, del género negro (casi todos los demás títulos de Lang, siempre incluían tics, gestos, guiños o rimas habituales del género, aunque sólo los citados se ceñirían al pie de la letra a las normas del cine de gángsters sin escrúpulos y cínicos detectives).

LOS SOBORNADOS- THE BIG HEAT, 1956.

Como enuncio en el párrafo anterior, ante la imposibilidad y el ingente tamaño de la obra de Lang, me centro en una de las películas cuyo visionado más me impactó en su momento ( a principios de los años 90 , de reestreno en el mítico- y hoy desaparecido- Cine Maldà de la calle del Pi de Barcelona), y con una escena, que os adjunto al final del post con la mediación de san youtube, imborrable, que vista una vez se te queda en la retina como la navaja del perro andaluz.

La película no puede escindirse del contexto en que se desarrolla. En Estados Unidos en los años 50, la industria del cine (así como muchas otras, la prensa escrita, la incipiente televisión, la industria editorial, el cómic… ) se ven acosadas por el senador McCarthy en su obstinada caza y captura de todo aquello que huela a comunista. La mitad de la población se convierte en delatora y la otra mitad en proscrita. La sociedad está corrompida, algo a lo que no es inmune el cuerpo policial, y así lo reflejó William P. McGivern en su novela "The Big Heat" —que os confieso que no he leído, pero por lo reflejado por algún que otro crítico, se entiende que el guión pergeñado por Sydney Boehm respeta sus líneas básicas—, donde el protagonista principal, el sargento Dave Bannion (Glenn Ford), representa la línea positiva de una institución embrutecida por la corrupción. El film estrenado comercialmente en España llevó el título –transparente- de Los sobornados, una expresiva traducción de The Big Heat, que corresponde tanto a "El gran calor", en representación del ambiente asfixiante del film/novela como “al gran tumulto de una caza de poderosos delincuentes por la policía “.( En palabras del critico Javier Coma)


Aunque en cualquier sinopsis que os podáis encontrar de la película, os ponga que el protagonista es Glenn Ford, el verdadero estrellón de la historia es la impagable Gloria Grahame, si bien, no se revela como tal hasta medio metraje del filme, pasando a relevar por completo a Ford en el peso de la historia.

Los sobornados sería clasificable como un film modélico, por varias razones. En primer lugar , el propio Lang, huye, de alguna manera, de sus propios orígenes. Hay una evolución clara de puesta en escena desde sus primeros films (más expresionistas, con un uso de la luz en ocasiones irreal) hacia la mirada más objetiva de Los sobornados.


Y en un segundo plano, está la soberbia construcción de los personajes. Por un lado tenemos al sargento Bannion.(Ford) Un hombre íntegro y honrado que se ve llevado a un afán de venganza desbocado tras el asesinato de su mujer. Glenn Ford, un actor no especialmente de mi agrado, incluso en este film, donde está más que correcto, se adapta bastante bien al perfil del protagonista: un hombre a medio camino del justiciero despiadado y el honrado policía (toda una “contradictio in terminis”, como decían los romanos…un concepto, este último, más cercano a la ciencia-ficción que al cine negro). Su búsqueda es incesante, incluso con momentos de gran crueldad, como cuando intenta estrangular a la viuda Duncan, pero siempre en el momento final se redime, incluso cuando se enfrenta con el sádico asesino Vince Stone —un brutal Lee Marvin, en uno de sus primeros papeles relevantes; seguramente John Ford tomó buena nota de esta interpretación para su futuro Liberty Valance—, al que decide perdonarle la vida, aun sabiendo que es responsable directo del asesinato de su esposa.


La identificación del espectador con el protagonista viene dada directamente por el punto de vista que toma Lang. En sus propias palabras: «No quiero fotografía complicada, nada artístico; quiero fotografía de noticiario

Como regalo de despedida, os dejo esa escena que nadie que haya visto una sola vez podrá olvidar. Gloria Grahame y el café, recién hecho.

Salud, Paz y Amor a todos.

12 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Querido Fritus Cinefilus, entre Metrópolis y Los sobernados, creo que preferiría la primera pero desde luego son dos obras maestras.
Acaba de abrirme el apetito y voy a bajarme The big heat que hace muchísimo que no la veo y me apetece.
Gracias por su recordatorio.

Salud y República

fritus dijo...

Tiene ud razón...Metropolis es una joya de la historia del cine, es la primera película de ciencia ficción futurista de la historia , es al mismo tiempo un relato alegórico de las relaciones de producción del sistema capitalista, y con logros esteticos imitados durante cien años después...un peliculón, vamos...pero me veo mucho más capacitado, como aficionado, para hablar con conocimiento de causa de esta otra...supongo que es eso.

Un abrazo Don Rafa.

Óliver S. G. dijo...

Te comento, no he pasado de la mitad de tu post por una sencilla razón, me encanta el cine negro, no he visto "the big heat" y ya la estoy buscando. Cuando la vea, y eso será pronto si la encuentro, entonces te comento.

Saludos.

Ferragus dijo...

Reconozco en mí a una persona poco amante del cine. No obstante, descripciones tan bien relacionadas entre director y producción, como las que nos propones, dejan de manifiesto el lugar importantísimo que ocupa el cine dentro del arte.
He visto unas cuantas cintas del llamado cine negro, no podría decir cual debiera considerarse como obra maestra, sin embargo, siempre emerge entre todas “El halcón Maltes”
Gracias por este post, para nada extenso.

Ten salud.

Dues dijo...

Daniele, coño, tú si que sabes, como me gustaria tomer café contigo todas las mañanas del mundo (a ser posible en el bar de la facultad), a ver si me llegan los lunes al sol de una vez y reorganizo mi vida. Dicho eso, me largo pitando a ver si encuentro esta peli en el fnac, mi fritz lang de siempre ha sido el de moonfleet, dicen que una peli menor, pero para mi una auténca declaración de principios, viva stewart granger. Abrazos, el lunes posteo con el visionado de los sobornated.

Anónimo dijo...

nada que añadir, bueno, sí, con metrópolis le hubiese bastado...es que hay que hacer las cosas como dice él en el 1er párrafo.
feliz finde.

siloam

HADA ISOL dijo...

Amigo Fritus:vengo a invitarte a hacer una cruzada,sobre TGD(autismo) en Argentina estos niños no están recibiendo lo que necesitan ni tampoco hay demasiada información que apunte al diagnóstico temprano,lo que es fundamental pues a tiempo ,con terapia se logra muchissimo,en mi blog http://elblogdeisabelhada.blogspot.com/ está el pedido de mi amiga Sabri y al final de ese post está una página sobre un grupo de padres que piden una ley que ampare a sus niños,aunque sea que coloques la página a un costadito de tu blog ya es una ayuda,internet es una herramienta muy grande,cuanto más se sepa de esto mejor,desde ya muchas gracias,ya sabes no tienes compromiso de hacerlo,pero si lo haces te lo agradeceré mucho!un abrazo!

Merche Pallarés dijo...

Recuerdo haber visto "The Big Heat" hace años y, efectivamente, Gloria Grahame estuvo fantástica con ese porte y esa mirada de "femme fatale"... Siempre encontré a Gloria y a Susan Hayward, actrices con muchísima personalidad y gancho. A mi tampoco me ha gustado mucho Glenn Ford como actor pero en esta pelicula está muy bien al igual que en "Gilda". Has hecho un fantástico resumen tanto de la peli como de la biografía cinematográfica de Fritz Lang. Besotes, M.

dudo dijo...

Mira, te voy a dejar de leer, porque cada vez que lo hago me entra complejo de incurta (con r y acento torvao). Es que yo sólo he visto Metrópolis! Habrá que poner remedio. Cachisdiez...

Gonzo dijo...

Fritz Lang.... en fin, uno que trata de contar historias se empequeñece ante ciertos señores, no sé, debe ser haber vivido una guerra.

Aparte de Metrópolis, y la que citas, que recuero cuando la vi hace mil años en la filmoteca (ay Gloria Graham), ahy dos pelis de este señor qu eme dejaron marcado. Una la de M, el vampiro de Dusseldorf (que tuvo su pequeña continuación temática con la tb terrible Furia)... Impresionante, de obligada visión en escuelas, retrata lo que somos...

Además de los sobornados, hay una peli por la que tengo un cariño muy especial, "La mujer delc uadro", quizás porque todos, o algunos, o por lo menos yo, en alguna ocasión, nos hemos sentido igual de embobados que Edward G. Robinson ante la mujer del cuadro... Impresionante peli, oigan

Augusta II dijo...

"Tiene ud razón...Metropolis es una joya de la historia del cine, es la primera película de ciencia ficción futurista de la historia , es al mismo tiempo un relato alegórico de las relaciones de producción del sistema capitalista, y con logros esteticos imitados durante cien años después...un peliculón, vamos..."

suscribus lo dichus, fritus.

Joder, siempre perdiéndome lo mejor.

Augusta II dijo...

Mmmm, siempre me ha encantado esa foto de Fritz Lang.