lunes, 8 de septiembre de 2008

muridiya


Breve explicación de las imágenes: 1.-Joven senegalesa 2.-Vendedores ambulantes en Senegal. 3.4.5.6.y7- Jovenes y niños senegaleses, quién sabe si familiares de alguien que en Europa está dando el callo por ellos 8. La única imagen conocida de Amadou Bamba, en los años veinte, lider espiritual de los muridas.








Hoy que nos hemos levantado con las noticias de los sucesos de Roquetas de Mar...y antes de una lectura precipitada o superficial que nos pueda llevar a conclusiones poco objetivas, os quiero transcribir a continuación un artículo de opinión del periodista Rafael Vargas, titulado "muridas" aparecido en el Diario de Ibiza de hoy.

Yo os confieso, que, hasta esta mañana, cuando he ojeado el Diario mientras me metía entre pecho y espalda la tostada de pa amb tomaquet , desconocía completamente la existencia de la "muridiya"

Lo poco que sabía de la cultura sufi, se circunscribía a esos bailarines turcos del gorro alto que giran en círculos, y nunca imaginé que detrás de esos impresionantes ejemplares de ser humano de Senegal , inmunes al fuerte sol y a las extenuantes jornadas de trabajo con poco caso por parte de la clientela, que nos intentan colocar rolex falsos, cds piratas , o imitaciones de gafas fashion Gucci o Dolce e Gabanna en nuestro litoral.... hubiera una mafia-logia-ong-o sociedad de socorro mutuo...
Como siempre hay quien escribe mejor que yo, leed, si os place, el artículo de Rafael Vargas..

"...Llevan entre nosotros muchos años; negros, corpulentos, pacíficos, son los vendedores africanos que ofrecen gafas, relojes, cinturones o CDs piratas a cualquier hora, en playas, bares, restaurantes y en la misma calle. Buena parte del top manta son Muridas, una hermandad musulmana sufí nacida en Senegal, donde son casi el 30 por ciento de la población.
Se distinguen por su movilidad geográfica, una actividad incansable y su carácter emprendedor: los tentáculos de la Muridiya llegan a todos los rincones del planeta, de París a Tokio, en una especie de globalización a la africana. En el Harlem neoyorquino se han asentado hace tiempo en lo que ya se llama little Senegal. Ponen esos negocios que pueden ser a la vez locutorio, peluquería y tienda de regalos, sin dejar de recargar móviles y remitir dinero a cualquier país del mundo.
Paz y abundancia son los dos anhelos que todo correligionario murida desea a su prójimo. «Neguemos la guerra santa, hagamos la guerra santa a nuestras almas», es el lema con el que adaptaron los principios del Islam a su medio y que les ha identificado como `el Islam negro´; procuran marcar las diferencias con los fundamentalistas chiítas o suníes que promueven guerras santas. Su fundador en 1887, Amadou Bamba, les inculcó el trabajo como una vía de liberación espiritual: «Trabaja como si no fueras a morir nunca y reza como si fueras a morir mañana», es en resumen la filosofía del muridismo, no lejana al ora et labora de San Benito. Bamba rompió la ética feudal en Senegal y el estatus de inferioridad que tenían los trabajadores. Se dedicó la hermandad a la agricultura hasta que en los Setenta la sequía les obligó a desplazarse a las ciudades y diversificar su actividad con la artesanía y el comercio.
Los políticos de Senegal los tienen muy en cuenta porque una palabra de su dirigente cambia el sentido del voto murida y decide el ganador: que no tienen manías lo demostraron con su apoyo, en un país donde el 90% de la población se declara musulmana, a un presidente católico, Leopold Sédar Sénghor, el primer presidente tras la independencia. Lo impensable en otros países de mayoría musulmana lo hicieron los muridas en una lección de espíritu abierto y sensibilidad política.
Touba, su ciudad santa a 170 kilómetros de Dakar, goza de estatuto de extraterritorialidad. Con más de un millón de habitantes, no tiene policía, se apañan con unas brigadas que velan por el orden. En sus calles están prohibidos el juego, el alcohol y las drogas, y también el tabaco, la música estridente y ¡el gobierno!: no hay Administración ni se pagan impuestos en Touba, que se mantiene de las contribuciones voluntarias, y éstas llegan para mantener el hospital más grande del África occidental.
Los muridas tienen una reunión semanal, la Daría, donde debaten sus problemas, recitan oraciones y recaudan donaciones que no sólo envían a Touba: ayuda al inmigrante recién llegado en alojamiento o comida, gastos médicos y repatriación de cadáveres se sufragan de ese modo, así como las casas de la comunidad que tienen por todo el mundo, una de ellas en Madrid. Constatan a diario con su pacífica presencia en la isla (Ibiza) una de las grandes victorias de la humanidad: la superación del racismo....·




Salud, Paz y Amor a todos, hermanos. ( las fotos, menos la dos y la última que salen de Wikipedia, son unas estupendas imágenes de David Santiago, y la web en la que están colgadas aparece en las propias fotos, margen sup. izq)

6 comentarios:

SELMA dijo...

Bona Tarda Dani,
Te lo confieso sín rubor yo tampoco sabía de la existencia de la "Muridiya", pero la lectura de tu Entrada, una vez más, me ha abierto a nuevos y apasionantes mundos...Y con el carácter didáctico y ameno que te caracteriza... ¡Qué Profe más genial se están perdiendo los alumnos! Bueno aquí tienes una, algo indisciplinada y con algunas "campanas" a cuestas, pero fiel...
Por descontado que tambien tenemos aquí entre nosotros, estos hermosos ( La chica, la primera foto,es de matrícula...)Senegaleses, no les compro nada de imitación,estos rol(ex)los no me van, ni los auténticos, pero brazaletes étnicos muchos...y alguna que otra pieza de artesania, y todo sea dicho me encanta hablar con ellos... Ya sabré que preguntar...¿ o no?

Esta solidaridad entre ellos es envidiable, y el término "Hermano" adquiere aquí su pleno significado... Cuanto tendríamos que aprender de ellos! Y de su poder en las urnas...

Lo de Roquetas del mar, lamentable, triste, pero nada sorprendente en Ghettos donde la pobreza es el denominador común... En el fondo son todos víctimas... Pero como siempre el que se llevó la peor parte es el que intentaba poner paz....

Molts petonets Dani, sense oblidar les Senyores de la casa!

Euphorbia dijo...

No tenía ni la menor idea de lo que cuentas, bueno, como casi siempre en este blog que me instruye en infinidad de campos vírgenes para mis limitadas neuronas.

Realmente interesante
Un beso, Fritus

Antonio Rodriguez dijo...

Había oído hablar algo de estos heterodoxos musulmanes, pero tu estupenda descripción, me ha aclarado muchas cosas y evidencia que esa interpretación dogmática y retrograda que hacen algunos del Coran sobre la guerra santa, solo tiene justificación bajo la excusa del odio hacia los diferentes, hacia los que entendemos la vida como una forma de convivencia y respeto entre los pueblo al margen de las creencias religiones o ideológicas de cada uno.
Salud, República y Socialismo

Marcelo dijo...

Cuando anduve vagueando solo por Nueva York en la 17 y 5° avenida, la esquina de mi hotelucho, paraban unos morenos que me daban cierto miedo al pasar, más a la vuelta de noche que durante el día. Ellos vendían cosas como las que tú mencionas aquí, y al afinar el oído me di cuenta que no eran norteamericanos. Una vez no resisití más y les pregunté de donde eran. Ya te imaginarás las respuesta: de Senegal.
Un abrazo

begoyrafa dijo...

Aquí también hay y me habían llamado mucho la atención cuando los veía arrodillados en cualqueir esquina, orientados a la Meca y rezando. Hay uno que lleva tiempo en Gijón, que sieempre va por las mismas sidrerías que frecuento y que tenemos medio adoptado y nos cuenta alguna cosa de su trabajo. Habla bien español y un día le regalé un dvd pirata que me había bajado de Amanece que no es poco, desde entonces cuando me ve, me dice: aquí llega la minoría étnica.
Un abrazo
Rafa

Merche Pallarés dijo...

Leí el artículo en "Es Diari" y me quedé de piedra porque tampoco conocía nada de ese movimiento pseudo-religioso solidario. Me quedé gratamente sorprendida. De ahora en adelante creo que les compraré algo... Besotes, M.