martes, 16 de septiembre de 2008

miseria económica y miseria intelectual


Mi padre nació en el año 1932. El menor de cuatro hermanos, tenía cuatro años de edad cuándo estalló la guerra civil y siete cuando acabó. Vivió todo ese tiempo en el centro histórico de la ciudad de Barcelona, dónde no crecían cebollas ni patatas entre los adoquines. Como muchos de su clase social y su generación pasó hambre, ….no el hambre esa de un día sin cenar, que nos despertamos y decimos “ay, que hambre!”...sino el hambre de semanas y meses y años de infraalimentación.

Me comenta que en los duros tiempos de la postguerra casi el único sitio dónde daban papeo gratis era la parroquia. Había que aguantar el preceptivo sermonazo, con sus mensajes oscurantistas de sumisión y aceptación de que estamos en un valle de lágrimas y luego acabaría cayendo un cuenco de “farinetes” . Nada del otro mundo.

Una de las frases favoritas de Satur(nino) Lucas, que así se llama mi padre, (se la habré oído decir miles de veces) es algo así como “ el principio del fin de la España católica fue la aparición del SEAT 600…el día que los españoles nos pudimos ir a pasar el domingo por ahí con la familia y la tortilla le dieron mucho polsaco a la misa de doce”….la otra, que creo que no es de autoría propia, es aún más heavy “ el camino del infierno está adoquinado con de bonetes de cura”.

Os adjunto a la presente dos titulares del Diario de Ibiza de hoy, 16 de septiembre del 2008 son los siguientes:


Titular nº1
Benedicto XVI: «Los tiempos son propicios para un retorno de Dios»
Titular nº2
Wall Street vive su peor jornada desde el 11-S tras la quiebra de Lehman Brothers

En fin, juzguen ustedes mismos. Salud, Paz y Amor.
(imagen- Robert Capa)

8 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Pues sí señor. Tiempos de crisis, dioses propicios. Es un refran que me acabo de inventar pero que se cumple. Cuando ocurre algo malo, una desgracia o una crisis, la tendencia humana en vez de dudar en un dios todopoderoso y bondadoso, capaz de dejar que ocurrar ciertas cosas, se le echa de menos y se recurre a él, además se piensa que algo malo se habrá hecho para que nos castigue de ese modo.
Y es que el género humano está todavía verde, le faltan unos siglos para madurar.

Salud y República

Gracchus Babeuf dijo...

Los curas nunca se han preguntado porqué en los años treinta, despertaron tanto odio entre las clases populares. ¿No será que algo habían hecho mal?

Cecilia dijo...

Los curas siempre están al lado del poder, del dinero, de quien manda y quien manipula. Hoy he leído por algún sitio que a misa no van ni el 20 por ciento de los españoles. ¡País católico este!

Merche Pallarés dijo...

Fritus, muy sabio tu padre... Me han encantado los dichos que os decía... Hace trece años, cuando regresé a Ibiza, recuerdo que los viajes del Imserso todavía eran de una generación que habían sufrido la guerra/postguerra en su infancia con su falta de alimentos y lo que más me llamaba la atención era ver cómo se lanzaban a comer como posesos... Es lo que más les gustaba: las comidas incluidas en las excursiones. Hoy en dia, sin embargo, son MUCHO más civilizados, es gente que ha viajado o vivido en otros países como emigrantes. En fin, un cambio muy significativo... Besotes, M.

Elena dijo...

Mi padre también nació en el 32, pero en Lugo, lo que significa que apenas vivió guerra, y además pertenece a una familia de los que la ganaron, así que tampoco en los años que siguieron le faltó de nada.

Pero mi padre suscribiría, entre risas y rencor, las dos frases del tuyo.

Este año comienzo a trabajar en un instituto de el Pozo del tio Raimunodo, en el corazón de Vallecas. Tengo ganas de pasarme por la famosa parroquia que la conferencia episcopal quería cerrar, creo que es otro mundo...

Ya te contaré.

¡Viva Saturnino!.

SELMA dijo...

Lo realmente mal que lo pasarón tu padre y tus tíos ¿comó explicar a un niño porque no hay nada para calmar su hambre? es terrible, Dani..

Como edificante la "caridad" desinteresada de esta "buena gente", igual que cuando en las iglesias románicas estaban pintadas escenas del infierno para "acollonir" al personal y hacerles entender que si no iban por el recto camino (de los sometidos)eso era lo que les esperaba...

¡El SEAT 600! (aún se ven algunos)Ahora me explico el adelantar las misas al sábado , pero tampoco llenan...

Petonets Dani, y per les teves reines, molts!

Antonio Rodriguez dijo...

Que bien saben los curas que en tiempos de crisis y necesidad las personas se agarran a un clavo ardiendo y ese clavo a veces es la religión, por eso crecen los integrismos religiosos.
La multinacional de dios como la extrema derecha aprovecha estos momentos para expandir su retrograda ideologia. La deseperación de las personas lleva al nazismo, al fascismo o a Al Quaeda. Deberíamos haber aprendido ya la lección.
Salud, República y Socialismo

Mega dijo...

Como dice Rafa, sucesos como el titular 2 son la causa de que aparezcan titulares como el 1.

Lo de que los niños pasaran hambre no tiene nombre...
En el caso de mi familia, cuando estalla la guerra civil, mi abuela, que contaba con 12 años, huérfana de madre desde los 9 y con su padre en la cárcel y condenado a muerte (por ser el alcalde republicano de Balaguer), se va a vivir con su prima, aunque su hermana menor, de apenas 3 años, queda atrapada en el bando nacional (y de ahí que se vaya al Pirineo, donde permanece acogida en casa de unos amigos). No volvieron a verse hasta que finalizó la contienda. Mi bisabuelo tuvo la suerte de permanecer sólo 4 años en la cárcel (tras conseguir mi abuela una especie de indulto de la pena, aunque ella decía siempre que no fue nada fácil...); saldría de ella muy enfermo. Pocos años después, moría.

Esta historia totalmente ajena a mi vida es como si también fuera mía tras haberla oído tantas veces...

Una abraçada