martes, 15 de julio de 2008

esa mala leche tan nuestra


Me caen bien los menorquines. Mucho. Contra lo que se suele pensar de los isleños, los que he conocido son muy simpáticos y sociables. Desde Eivissa algunos (yo entre ellos) les miramos con envidia, por varias razones…Porque han sabido combinar la explotación turística con la conservación de su medio ambiente de forma equilibrada y sostenible. Porque si les falla lo del turismo, que no pasará…, fabrican un queso buenísimo, una ginebra mejor y unos zapatos apreciados mundialmente , todas industrias no muy contaminantes….y porque es la única de las cuatro islas baleares dónde, elección tras elección, el PP no tiene nada que rascar.

Os posteo la entrevista de un militar de Menorca aparecida hoy en la “contra” de la Vanguardia. Me ha encantado y me ha retrotraído a los tiempos de mi servicio militar, en dónde tuve la oportunidad de conocer tanto a mandos que apenas merecían ser calificados de homo sapiens como a tipos inteligentes y sensibles como Cardona,(los menos) y uno se preguntaba aquello de ¿Qué hace un chico como tú en un sitio como éste?


Gabriel Cardona, ex militar e historiador

"Nuestra historia militar es la historia de la mala leche"
VÍCTOR-M. AMELA - 15/07/2008


Tengo dos veces 35 años. Nací en Es Castell (Menorca) y vivo en Barcelona. Fui militar y soy historiador. Estoy casado y tengo cuatro hijos y cinco nietos. Soy de centroizquierda, pero independiente. ¿Creencias religiosas? Preguntar esto es anticonstitucional

¿Por qué se hizo usted militar?
Lo era mi padre, dos de mis tíos, mi abuelo... Yo tenía dos tentaciones juveniles: ser escritor y ser militar, ¡me gustaba el ambiente de la guarnición, los amigos, el tachín-tachín...!
¿Cómo resolvió el dilema?
Tomé por modelo a Cadalso, Garcilaso, Lope, Cervantes..., todos a la vez militares y escritores. ¡Inocente de mí!
¿Por qué?
Escribía en un diario de Es Castell, y al llegar a teniente me obligaron a pasar censura previa. Lo dejé.
¿Escribir o el ejército?
En el ejército aguanté 25 años, desde los 16 hasta los 41 años, pero con creciente disgusto: leía a militares del siglo XIX, descubría que se podía ser militar y liberal y culto..., ¡no como esos mandos que yo tenía!
¿Cómo eran sus mandos?
Brutos, franquistas, duros e incultos, sin preparación intelectual. En 1968 me arrestaron acusándome de "demócrata". Yo casi ni sabía qué era eso, ¡pero debía de ser bueno si aquellos tíos me arrestaban por ello!
¿Qué hizo usted?
Me acerqué a otros militares demócratas y, en 1974, fundamos la Unión de Militares Demócratas (UMD) con este ideario: eludir el golpismo, promover la democracia y disolvernos tras las elecciones democráticas.
¿Eran ustedes minoría, no?
Sí. Concitamos odios feroces de militares veteranos, pero la sociedad entendió que podía haber militares demócratas.
¿Con qué coste?
Sanciones, putadas, encarcelamientos... Luego he sabido que hubo planes de matarnos, y yo estaba en la lista... Hoy suelo comer con alguno de los que me espiaron para matarme.
¿Cuándo y por qué dejó el ejército?
El 23-F de 1981 sentí tanta vergüenza... Habíamos luchado por ser militares dignos y auténticos y no reincidentes golpistas... No lo soporté más.
¿Y cómo ve hoy el ejército?
Se ha profesionalizado y es una institución al servicio de un Estado democrático, digna y muy importante.
Administrada ahora por una mujer.
¡Un gesto de absoluta normalidad! Sólo deploro que compañeros que perdieron un año de sueldo por demócratas... no hayan merecido reparación alguna.
¿Qué hizo al dejar el ejército?
Me doctoré en Historia y me dediqué a investigar sobre la historia militar de España. Resúmamela en una frase.
Es la historia de la mala leche. De la costumbre de resolver la política mediante violencia. Pronunciamientos, generales espadones, golpistas...
¿Dónde nace tan hispánica inclinación?
En la guerra contra el invasor francés: el ejército dejó de ser cosa de aristócratas y entró el pueblo llano. El ejército fue ya caja de resonancia social: a falta de una clase media como las europeas, el ejército tomará iniciativas, hará política...
Siempre a mandobles, ¿no?
Constitucionalistas o absolutistas, liberales o carlistas, progresistas o conservadores..., durante el siglo XIX los militares actuaron para darle el poder a un partido. Durante el siglo XX, para darse el poder a sí mismos.

Franco. ¡El hombre con más poder de la historia de España, más que el absolutista Fernando VII! Jefe de Estado, de Gobierno, Generalísimo de los Ejércitos, capitán general de los tres y jefe del partido único. Siete cargos: ¡le sacó tres puntos a la Santísima Trinidad!
¿Quién fue su primer predecesor?
El general Elio, en 1814: se pronunció a favor de Fernando VII contra la Constitución de Cádiz. Pero el primer espadón fue el liberal Baldomero Espartero.

¿Qué es un espadón?
El militar que controla el ejército y, mediante ese poder, la política del país. A Espartero, nacido pobre, ¡le ofrecen en 1870 ser rey de España! Ya retirado y casado con una millonaria, declina esta oferta de Prim. Por cierto, ambos habían bombardeado Barcelona, Prim en 1843: ¡destruyó 400 edificios!
¿Qué militar ha sido el más feroz?
El carlista Ramón Cabrera, Tigre del Maestrazgo:fusiló a 94 sargentos presos, a cuatro esposas de oficiales liberales que tenía como rehenes, a prisioneros... Eso sí, el militar español que más número de personas ha mandado fusilar ha sido Francisco Franco.
¿Y el más compasivo?
El general Luis Pinilla: contribuyó a frenar el 23-F y, cuando ascendió a general de división, abandonó el ejército para irse a vivir al Pozo del Tío Raimundo con el padre Llanos, como activista en tareas de caridad.
¿Y el general más exótico?
El dominicano Emilio Puello, nuestro único general negro ¡en época esclavista, el siglo XIX! O el marroquí Mohamed ben Mizziam: amigo de Franco, llegó a capitán general de Galicia. Le enviaron a Canarias para evitar el lío de un general musulmán ofrendando voto a Santiago Matamoros.
¿Y el general más inepto?
¡Tantos! Anote el ministro de Defensa más inútil de todos los tiempos: Federico Trillo.

¿Y su general favorito?
El general romano Cincinato. Le rogaron que salvase Roma: derrotó al enemigo y se volvió a casa. Y lo mismo una segunda vez. Entonces le propusieron ser dictador, y se negó: "¡Que resuelvan los problemas los políticos!". ¡Salve, Cincinato!

Salud, Paz y Amor…os adjunto link a una reseña del país de uno de sus libros sobre el ejército franquista “el gigante descalzo”

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Gabriel/Cardona/disecciona/miserias/ejercito/Franco/elpepicul/20031104elpepicul_8/Tes/

16 comentarios:

Selma dijo...

Personajes como este SEÑOR Cardona hacen que te reconcilies con la Institución, pero claro, escasean y ese es el problema... Lo mismo ocurre con Casaldàliga, Monseñor Romero y alguno más, con la santa madre iglesia.

Pero es realmente una Entrevista de lo más interesante.

Daniel, em torna boja el formatge de Maò, y a l'estiu alterno menorquines i espardenyes quan no vaig descalça... ;-)

Petonets Daniel!

PD: No he tenido más noticias de Marcelo en referencia al comic....

Fasolt dijo...

Gracias por traer la entrevista a su blog Fritus. La he devorado.
Creo que este país sigue teniendo una deuda pendiente con la UMD. Muy grande además. La ministra debería hacer algo al respecto que ya está bien...
Un placer visitar su casa amigo Fritus.

Marcelo dijo...

Excelente nota Fritus. Aquí también, en el fin de la dictadura, se formó un Centro de Militares por la Democracia, todos exhonerados y execrados por sus pares, como el Coronel Jaime Cesio, al que ascendieron post mortem.
Un abrazo

Cecilia Alameda dijo...

Este es de los que rompen tópicos y, consiguen que no miremos el ejército como un elemento extraño, agresivo, antípodas de la vida civil.

Antonio Rodriguez dijo...

Coincido con Fasolt la democracia tiene una deuda pendiente con los militares de la UMD. Todos vilipendiados, unos expulsados y los más abandonaron una institución que querían democratizar.
SAlud, República y Socialismo

fritus dijo...

Selma...ya somos dos con lo del queso. Otra magnifíca aportación a la civilización es la pomada ( gin xoriguer amb suc de llimona).
Por lo que respecta a Gabriel, es el militar como esperamos que sean los militares...si en julio del 36 hubiese habido muchos como él, el alzamiento hubiera fracasado en un día. Algo tan simple como el sentido del deber al pueblo al que sircves, debería ser la primera norma de los militares.

Don Fermí-Fasolt, me alegro de verle por aquí...Sí señor, había que tenerlos de dos yemas para pertenecer a la UMD, y sin embargo, era una actitud coherente puesto que el ejército no es más que una representación ( y más en aquella epóca, en la que servían todos los hombres útiles de 20 años) del pueblo al que sirve.


Marce, en Argentina debió pasar lo mismo. El ejército que estaba pensado para defendernos a todos, se convirtió en un peligro mortal para muchos.

Cecilia, supuse que el hecho que fuese escritor vocacional, te lo haría ver más próximo.

Antonio, toda la razón, como señalais tanto tú como Fasolt, en estos tiempos de recuperación de memoria histórica la UMD merecería un reconocimiento. es triste ver como a los que de verdad hacen lo que el deber les llama, que es servir al pueblo del que han salido, se les castigó.

un abrazo a todos.

dudo dijo...

Sí señor, qué ideas más claritas y qué bien expuestas, me ha encantado éste señor. Y me alegra que se de a conocer. El ejército no es una institución propiedad exclusiva de la derecha, ni la policía, ni la guardia civil. Hay grandes profesionales que hacen su trabajo con dedicación, y no todos cojean del mismo pie.
Gracias por traerte la entrevista, si no es por tí no la hubiera leído.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Muy bueno tu post Fritus, he disfrutado mucho con la entrevista,es un militar chulisimo.

Gonzo dijo...

Yo provengo de una familia castrense, con abuelos y tíos, todos militares, así he salido.

No me gustó mucho de lo que vi y recuerdo los comentarios que oía de nano en los mentideros de mi casa sobre esos "umedos mariquitas", en fin. Me alegra saber que tipos sensatos como este señor y Gutierrez Mellado, tipos valientes y cultos, acabaron con aquellos casposos de "yo pongo los cojones encima de la mesa", palabro que les encantaba usar a muchos uniformados, eso de los cojones, pero olvidan que junto al valor y al honor, un militar debe tener sangre fría, inteligencia y mucha sensatez para traer a los suyos con vida. En fin, a todos aquellos machos cabríos de mierda, que tanto vi desfilar por mi casa en mi niñez, les dedico ahora muchos personajes de pelis fantásticas que adoro, en especial aquel capitán Miller (un profesor de escuela) al que le temblaban las manos en la gran "Salvar al soldado Ryan"...

Ah, y también me quedo con Cincinato, una poco como Máximo que sólo quería volver a su casa tras guerrear por medio mundo.

fritus dijo...

Apreciado Gonzo...me alegra mucho su visita y su comentario.Confidencia por confidencia, y como eres guionista, te voy a regalar una historia, que puedes utilizar en el futuro si te place, es real....

Mi bisabuelo era Guardia Civil. Nació en Nerja, Málaga y le destinaron a Barcelona.

Mi abuelo, uno de sus hijos, se había propuesto ser cualquier cosa menos Guardia Civil. A los veinte años era ayudante en un taller mecánico y ganaba un sueldo de mierda. Conoció a una chica del barrio del Clot y la dejó embarazada. Ante el viraje de su nueva situación personal, ingresó en la Guardia Civil, un sueldo mayor y estabilidad laboral. Todo eso ocurrió en septiembre de 1934, un mes más tarde , el gobierno de la República le envió a Asturias ( octubre del 34) a sofocar la revuelta-huelga de los mineros. Con 20 años volvió con el pelo blanco.Como Lee Marvin. Es cierto lo que dicen, un susto, o el miedo a la muerte, o un stress brutal, como el de un pavo en navidad....te pueden dejar el pelo blanco, creételo porque es real....

Dos años más tarde, julio del 36, estalla el alzamiento. En Barcelona la Guardia Civil permaneció leal al legítimo gobierno de la República, y mi abuelo con ellos. Tres años largos de frente con un permiso o así por año. Suficiente para que Eros vuelva a vencer a Thanatos y en mayo del 1937 nace mi madre.la segunda niña.

Cumplir con su deber y ser obediente con sus mandos y en definitiva, con la voluntad del pueblo español , le trae consigo
tras 1939, tres años de internamiento en un campo de prisioneros y su retirada del rango de Capitán que alcanzó en el bando republicano. No es porque sea mi abuelo pero no era tonto.( que no le volvería a ser reconocido tras la epóca de Felipe Gonzalez, a efectos de cobro de su retiro) y tras el posterior reingreso en la guardia civil, la prohibición de ascender, una estrecha vigilancia, y los peores destinos del mundo....de cualquier forma, al final de su vida laboral mi abuelo se jubiló como administrativo de la escuela industrial de Vilanova, ya no era Guardia Civil de hacía años.

Que triste imagen la de un ejercito represor, incluso de los mismos que formaban parte de él. Los que estaban llamados a defendernos a todos, eran un peligro, una máquina de matar civiles al servicio de los intereses de unos cuantos.

un abrazo.

Selma dijo...

Acabo de leer tu Comentario, Daniel, me ha dejado el corazón en un puño...
Recibe para tí y para todos los de tu familia estén o no presentes físicamente( en el corazón , sí están) un abrazo muy muy cariñoso y emocionado....

Euphorbia dijo...

Las entrevistas de la Contra en Lavanguardia acostumbran a ser geniales, tienen una gracia especial en encontrar personajes de lo más interesante con cosas que decir. Este Gabriel Cardona, que tiene nombre de novela, me ha encantado, ojalá hubiera más como él, que espero que sí.

Menuda historia la de tu abuelo, una maravilla, al pensar en lo diferente que ha sido la historia de mi familia me he acordado de un poema de León Felipe: Qué lástima

http://perso.wanadoo.es/luisalas/lf20035.htm

fritus dijo...

Hola Euphor,...precioso poema, de verdad.
Ahora, técnicamente, el yayo Segundo( que así se llamaba) no ganó ni una batalla ....estuvo en el frente de Madrid cuando el "no pasarán" y acabaron pasando. Estuvo en el frente del Ebro intentando contenerlos y pasaron el Ebro. Por no ganar no ganó ni la batalla de su promoción profesional, puesto que le degradaron , le internaron, y luego estuvo casi dos décadas sin poder promocionarse. Y no hay casa solariega, ni siquiera casa de propiedad...cuando conoció a mi abuela vivía en la casa-cuartel de la C/Navas de Tolosa, tu que eres de Sant Andreu quizás la conozcas o la recuerdes.

En fin, que lo único que me quedan son las batallitas que me explicó en la infancia.

Un abrazo muy grande

brujaroja dijo...

Ainnsss... Había dejado un comentario el otro día, pero veo que la máquina de engullir ciberpalabras se lo ha llevado a quién sabe dónde.
Te decía que tengo un amigo que forma parte de las llamadas Fuerzas de Seguridad o cómo diablos sea, que además es novelista y muy muy zurdo. Y a veces le pregunto eso de qué diablos hace ahí metido y me dice que justamente es eso. Que "los buenos" tenemos que estar metidos en todas partes, porque es la única forma de cambiarlas.
Así que menos mal que en un reducto de lo peor de la caverna, hay gente que merece la pena. Ellos son los que pueden, poco a poco ir cambiando las cosas...

Cósimo dijo...

Muchas gracias por postear la entrevista, todo un personaje este señor...

Euphorbia dijo...

Desde luego que lo conozco, aunque no es propiamente Sant Andreu, es del distrito pero el barrio es Navas, una tierra de nadie entre Clot y Sagrera. La casa de mis padres estaba (y está) muy cerca y hace ya muchos años ETA colocó un coche bomba que mató a un motorista que pasaba por allí. En casa se nos rompieron los cristales con la onda expansiva. Ahora está abandonado desde hace ya varios años y con las ventanas y puertas tapiadas, no sé que harán con él.