lunes, 16 de junio de 2008

¿petición de perdón a los indios?


Posteo un artículo de opinión aparecido en el Periódico de Catalunya de hoy, , dentro de la sección “Opus Mei” de Josep Pernau, no tiene desperdicio:
"…Hace unos meses era el Gobierno de Australia el que pedía perdón a los supervivientes de la población indígena por el trato que se había dado a sus antepasados. Ahora han sido los indios de Canadá, que si no fueron exterminados, poco les faltó.

¿Y España? ¿Le tocará el turno alguna vez?Me hacía esta pregunta y una voz anónima se oyó a mi alrededor: "España no ha de arrepentirse de nada. Dio su religión y su lengua a aquellos salvajes, lo cual agradecieron, y la prueba está en que a España la llaman la madre patria. Me parece, señor columnista, que su cerebro está intoxicado por las lecturas de la leyenda negra. Más leer al ínclito poeta José María Pemán le conviene a usted".

Me pregunto por qué se independizaron de España si les trataron tan bien los virreyes y representantes de la Corona. Por el contrario, comprendo el apego de Colón y de los conquistadores a las tierras descubiertas. No fue por el sabor exquisito del mango y la papaya, sino por unos pedruscos sucios que una vez lavados eran relucientes como aquello tan escaso que había en la península, que los entendidos llamaron oro, materia con la que cubrirían por dentro la catedral de Sevilla.

Los pueblos indígenas agradecerían un ritual como el que ha tenido Ottawa por escenario. Los quechuas, aymaras y los mapuches bailarían danzas rituales en honor de sus antepasados. Pero durante la reflexión mi entusiasmo se ha apagado. Ahora me veo en la necesidad de formular otra pregunta: ¿Conviene a España la petición de perdón? Zapatero y el PSOE, por coherencia ideológica, lo asumirían. Pero Rajoy y los suyos, ataviados a lo Pizarro, se lanzarían a la calle para desagraviar a los conquistadores. No es el momento. Esperaremos unos siglos más.

9 comentarios:

siloam dijo...

los anglos aún fueron más feroces, es cierto, pero no sobraría, no, sería de consecuencia.
(hay una cosa que me gusta mucho cuando voy a México. leer los libros de texto de historia de mis sobrinos, la estudian completamentamente distinta. Y me coincidió estar una vez el día de la independencia (recomiendan a los "gachupines"- espñoles-, no andar por la calle, pero me paraeció maravillosa.
Y eso que en esos ambientes hay amor-odio ,a veces sale "la madre patria"; pero he visto pueblecitos, mercados indios, viven marginados; ni me atrevía a utilizar la cámara; el 3er mundo y su colorido es muy fotogénito, pero me repateaba un poco tanto turista con cámaras, y ellos con su impenetrable silencio en medio del colorido de las frutas y hortalizas)
abrazos

Antonio Rodriguez dijo...

Daniel
Pues claro que habría que pedir perdón y quizá el mejor momento hubiera sido durante el 500 aniversario del descubrimiento, pero no se hizo.
No se quiso reconocer todos los desmanes cometidos por los españoles en Hispanoamérica. Es cierto que no se llegó al limite de los ingleses en Norteamérica pero, desde imponerles a cuchillo, (siempre me acuerdo de la película "Aguirre la cólera de Dios") la religión católica, hasta el expolio realizado a sus riquezas naturales, pasando por la esclavitud de sus poblaciones, las violaciones de sus mujeres y otros varios atentados contra sus derechos humanos; la historia del descubrimiento esta llena de atropellos de los derechos humanos de los nativos.
La leyenda negra que nos colgó la pérfida Albión tenía su base, aunque ellos nos superaron con el genocidio de los indios de América del Norte.
Que va a decir la Iglesia, si fue cómplice y participe de todas las atrocidades cometidas (la mayor parte de ellas en el nombre de Dios) por los exploradores españoles.
Esperemos que más pronto que tarde se repare esa injusticia.
Salud, República y Socialismo.

Marcelo dijo...

Daniel: la colonización cometió crímenes espantosos...hace quinientos años.
Nosotros, los hijos de la colonización, de los nuevos emigrantes, los blanquitos, los cometemos con ellos ahora, todos los días. Debemos disculpas, pero también reparación para que ellos vivan como se merecen. Si puedes bus "Taki Ongoy" de Victor Heredia, una obra musical excelente sobre el tema.
Marcelo

RGAlmazán dijo...

Aquí no pide perdón ni dios. Pero si todavía no lo han pedido los franquistas que han vivido sobre un millón de muertos y a costa de muchos vivos, y encima dicen tener la razón.
No lo piden los políticos, por ejemplo, Aznar, después de ser complice de organizar una guerra tan bárbara.
Éste es un país donde nadie se equivoca. Hace quinientos años se equivocaron los indios, que estaban en el sitio que pertenecía a los españoles.

Salud y República

Selma dijo...

Despues de los excelentes comentarios de los que me preceden poca cosa por añadir... Sólo que la mortandad que se produjo en las tierras conquistadas tuvieron multiples causas, las matanzas, las enfermedades que traían los conquistadores, deconocidas para los autóctonos y contra las cuales no tenían defensas, la obligación de trabajar a destajo, y la imposición de una dieta a la cual no estaban acostumbrados, con monocultivos destinados al viejo continente... todo eso sigue ocurriendo pero en el continente Africano.. Pedir perdón? No toca, es demasiado de actualidad esta situación...

Petonets Daniel!

Cecilia Alameda dijo...

Hay que pedir perdón por los desmanes. Pero podemos empezar, como dice rgalmazan, por los muertos recientes, los de la guerra civil y la postguerra. A los iraquíes también. A los habitantes del Sahara por haberlos condenado al desierto y al exilio. ¿Que fueron peores los belgas en el congo y los británicos en América del Norte? Sí, pero eso no exime a nuestros antepasados de culpa.

Anab dijo...

A mi me vais a apedrear por impopular, pero a mi estas peticiones de perdón me parecen inútiles. Además , parece que algunas personas quieren que se asuma por nuestra parte, la (penosa)situación actual en la que se encuentran muchos de estos países, cuando el que más y el que menos lleva más de un siglo independizado, y creo que será cosa de sus gobernantes asumir las acciones acometidas hasta el momento, no largárselas a Pizarro y compañía. ¿Qué son tristes los desmanes cometidos, y se le caería a cualquiera la cara de vergüenza?, pues sí. Pero pedir perdón a estas horas me parece una burla. Además supone que no se valora lo bueno que se hiciese, que seguro hubo algo, aunque lo neguéis.
Conformo con Marcelo, que lo que no cabe tampoco es seguir cometiendo desmanes y atropellos a día de hoy, todos merecemos respeto y consideración, vengamos de donde vengamos.
Por cierto, me gusta tu blog, y tu niño es un muñequino.

fritus dijo...

Hola a todos, y muchas gracias por esta visita:

Siloam..tus viajes americanos me llenan de envidia. Yo sólo he estado en Cuba, un par de semanas en el año 91. Es curioso ver la diversidad racial que hay allí, una multitud de matices entre el blanco europeo y el negro "prieto" (como llaman a la gente de raza africana que no se ha mezclado). Sin embargo, no quedan indios caribes o otras tribus que originariamente habitaban la isla. Del grupo racial cubano originario, el que recibió a Colón, no queda ni uno. No resistieron las enfermedades de importación ( curioso que a una modalidad de virus de gripe, se le llame por el mundo la "gripe española")ni el durísimo trabajo forzado al que les sometieron los blancos, por ello se decidió traer esclavos de Africa...y es solo un ejemplo, a escala nacional, no continental.Si esto no es como para pedir perdón, ( a todos, a indios y a africanos) que baje Dios y lo vea. Aunque después de tantos siglos soy consciente de que suena a broma cínica.

Antonio, no se llegó al límite de los ingleses, pero eso no nos convierte en buenos. Y si, está muy bien apuntado, la Iglesia Católica tuvo mucha culpabilidad en lo ocurrido, hubo casos excepcionales, como Fray Bartolomé de las Casas o los jesuitas del Paraguay, que se entrenatron en armas junto a los indios contra la corona y los traficantes de esclavos, pero eran actitudes rebeldes, contrala jerarquía, que les costó a sus responsables la prissón o el ostracismo.

Maarce...ahora mismo voy a poner en el buscar del ares "Taki Ongoy", gracias por la recomendación.

Rafa, desde luego aquí no pide perdón ni Dios y mucho menos el doctor de la universidad de Georgetown, seguro que cuando se junta con su amigo Bush, le felicita por su política de fronteras y despotrican juntos de los nuevos gobiernos de Brasil o Ecuador por poner dos ejemplos...
Selma , el desastre de Africa y el de America van de la mano en muchas cosas, tienen los mismos culpables, y para sustituir a los indios exterminados se trajo mano de obra esclava de Africa ( en Brasil, en Venezuela, en Cuba, en USA...) Y si, Africa merecería no capítulo aparte, sino docenas de ellos, que aún no están cerrados.

Cecilia, tienes toda la razón, y Rafa, que habríamos de empezar por los muertos más recientes...y el tema del Sáhara es muy gordo...cuando yo nací, y me considero aún joven, los saharauis eran súbditos españoles. Es muy fuerte.

Anab, no sólo no te apedreo sino que me encanta tu disentimiento. Tienes razón en lo que señalas, pero los gobiernos que en el siglo XIX, se formaron, tras los procesoso de independencia, eran gobiernos dirigidos por blancos criollos, por descendientes de Europeos. Ningún indio dirigió sus propias tierras, aunque en su día fueran grandes ingenieros, arquitectos y astronomos, como lo demuestran las ruinas mayas o aztecas, desde el puñetero día que contactaron con los europeos pasaron a ser muertos o sometidos.
Tienes razón en que, con tanto retraso, pedir perdón es una casi una broma cínica, pero serviría para recordar la historia real, y eso sería bueno.

Gracias por tu visita, es tu casa ( y la de todos) para cuando quieras.

Un abrazo enorme.

Anab dijo...

Ya que me has dado permiso para disentir, lo hago. Es cierto que los gobernantes eran descendientes de españoles, pero no sólo eso, muchos de ellos tenían sangre india también. Nuestros conquistadores, no le hacían ascos a ninguna dama que se preciase, con independencia de color y raza(ejemplo la Malinche y Hernán Cortés).
Estas personas ya no eran españoles (europeos), eran por voluntad propia (y seguro que les costó bastante) ciudadanos de sus países (desde Venezuela, hasta Argentina), y con ese cariño e interés debían haberlo gobernado. Si no lo hicieron, es algo que debe pesar sobre sus cabezas.
Ni los blancos (entiéndase europeos) somo tan terribles, ni los indigenas tan buenos. Tu que compartes profesión conmigo, sabes que nada es blanco ni negro. Las barbaridades deben asumirse, y sobre todo no repetirse. Para mi el no repetirlas es lo más importante.
Besinos