domingo, 15 de junio de 2008

la generación del salto




"We can be heroes, forever and ever..what do you say?" ( David Bowie-Heroes-1977)

Podemos ser héroes..por siempre y para siempre...¿que me dices?

Lo dos tipos que ven en la foto ( el moreno del bigote y señora) no son Antonio Alcántara y esposa,( los de "Cuéntame") aunque se les parezcan...son mis padres. Saturnino Lucas (n.1932) y Dolors Fuentes (n.1938).

No lo tuvieron tan fácil como nosotros. Una guerra les pasó por encima como una apisonadora en plena infancia, y les marcó por el resto de sus vidas. Mi padre nunca pasó del 1.70 y yo mido 1.85, y tenemos los mismos genes. Muchos días de harina con agua, o de boniatos, o de nada de nada...muchos años de cartillas de racionamiento mientras íbamos...." por el Imperio hacia Dios". Mi padre pesaba 45 kilos a los 16 años, pero eso no le impidió pegar el salto que marcaría definitivamente la historia de su familia mientras muchos como él cambiaban la historia de su país.

Mi madre fué concebida en un permiso de la guerra de mi abuelo, creo que venía del frente de Aragón y luego le mandaron al Ebro, ...cuando mi madre tenía sólo meses su vida diaria era ir dentro de un capazo, en su barrio del Clot natal,en Barcelona... desde casa de mis bisabuelos al refugio antiáereo del Metro, día tras dia, durante meses,mientras el bisabuelo Manuel iba esquivando velozmente la muerte que Mussolinni nos enviaba desde el aire...luego hubo tres largos años de campo de prisioneros para su padre, que no la conoció hasta que tuvo cuatro años, por el terrible delito de cumplir con su deber para con la República y su gobierno elegido por los ciudadanos.
Marcados por una fuerte disciplina familiar doblaron el espinazo ante sus padres, hasta el mismo instante que empezaron a doblarlo por sus hijos. Dieron el salario integro en la casa paterna ( un salario de mierda, que daba para malcomer) hasta el mismo día en que se casaron y se fueron.Fueron de viaje de novios a Viladrau ( 60 KM) desde Barcelona..no había para más., pero seguro que fue un tiempo feliz.
El morenito que veis abajo, vivió toda su vida en una calle ( Sant Pere Mitjà, en Barcelona) dónde ya no viven hombres blancos...entre pakistaníes, marroquíes y ecuatorianos, le han devuelto la vida a un barrio donde hace 25 años solo había yonquis y ratas. Quizás su epidermis era premonitoria.
En la casa en que yo viví nunca hubo dinero para zapatillas de marca, para vaqueros de marca, para una moto o para ir a esquiar...sin embargo hubo dinero para libros, cómics o discos o educación universitaria para los hijos, en un país en el que ir a la universidad ya no era un lujo. Y hoy, que soy padre de familia, agradezco mucho esos valores transmitidos.

Si algún día os dicen que los heróes no existen, no os lo creais, los teneis muy cerca....cualquiera que vivió la postguerra española para mí lo es.

Por verguenza propia, espero que no vean este post, ellos ya lo saben.

Salud, Paz y Amor.

Pd- 1.Fotos de carnet de los años setenta

2.-Baile en las fiestas popualres del Clot, Barcelona 1955

3.- Los enchufados que hemos disfrutado del resultado de tanto sacrificio, Ibiza 1999.

14 comentarios:

Selma dijo...

Daniel, es muy emotivo el Homenaje que rindes a tus Padres, y a tus Abuelos. Es de bien nacido y agradecido hacer esta Entrada en su honor, por todo lo que hicieron por vosotros y pone en evidencia el resultado obtenido, ERES UN NIETO Y UN HIJO GENIAL!

Besos muy muy emocionados Daniel!

Selma dijo...

Me olvidaba algo importante: ¡SON GUAPÍSIMOS!

Como decimos de tal palo, tal astilla...

Adanero dijo...

Nuestros abuelos vivieron la guerra. Nuestros padres nacieron durante ella o al comienzo de la posguerra. No lo tuvieron nada fácil pero nos han sacado a nosotros para adelante. Es el gran legado que nos dejan. Ahora nosotros tenemos que demostrar que hemos aprendido la lección de vida que nos has enseñado y no fallarles.

Una entrada muy bella y emotiva. La blogocosa está en plan emotivo últimamente, amigo Fritus.

Un saludo.

fritus dijo...

Selma, Ángel...mucchsa gracias por la visita. Este post tan íntimo en realidad es común, es , como dice Angel,para una generación entera que, en general, no tuvo la vida regalada, ni vió supermercados con estanterías llenas hasta muy tarde.

Habrá que mantener el tipo, para no acabar siendo unos herederos irresponsables.

Un abrazo

Marcelo dijo...

Qué entrada maravillosa Dani! Es de buena madera estar orgulloso de donde uno viene. Tu historia es la de muchos de nosotros...Por cierto, te pareces a tu padre!
Un abrazo
PD: Se lo vas a mostrar a ellos, no?

Cecilia Alameda dijo...

Es verdaderamente admirable rendir homenaje a quienes dieron tanto por ti. Ellos pueden felicitarse, porque han cumplido bien su tarea. La prueba es lo que has escrito.
Ojala que tu hija te diga algo semejante algún día.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Bon día Fritus.
Precioso Post en homenaje a tu familia, todos hemos de agradecer lo que han hecho nuestros padres por nosotros, batallaron mucho y su esfuerzo hemos sido los que ahora estamos aquí tratando de hacer lo mismo con nuestros hijos.

brujaroja dijo...

Es terrible el azar que te deja caer en una época o en otra, una lotería, en la que acabas teniendo que jugar con unas cartas inesperadas... Conseguir sacar el juego adelante, con dignidad, es lo que convierte a la gente en héroes. Cotidianos, pero héroes...
Gracias por contarnos.
Besos

Antonio Rodriguez dijo...

Daniel
Esa emotiva historia de tus padres, refleja lo que pasaron la inmensa mayoría de las familias que no era afectas al régimen.
Yo no tuve la oportunidad de hablar con mi padre de estas cosas porque murió siendo yo joven, pero si se que además de pasar los tres años de guerra luchando por la República, después tuvo que sufrir otros tres años en un batallón de trabajo en África, solo por haber defendido a la República.
Y sus vidas, fueron como tu dices, una vida de escasez pero peleando para que sus hijos se labraran el mejor futuro posible. Y se están yendo sin que se les reconozca su sacrificio.
Salud, República y Socialismo

fritus dijo...

Marcelo, Cecilia, Eugènia, Bruja Antonio, muchas gracias a todos por vuestra visita. El sentido de este post, más allá de lo personal y emotivo, es poner en evidencia las dificiles circustancias, sin libertad y sin prosperidad ecónomica, en que se desarrolló la vida de la generación que ahora tiene más o menos 70 años. Y sin embargo, lo hicieron muy bien, pusieron el listón muy alto, en todos los sentidos.

Un abrazo

siloam dijo...

menudo homenaje! personalmente siempre pensé lo mismo , al menos pasada la pubertad; y es curioso, cuando les oyes contar penurias, pero también lo que disfrutaban de pequeñas cosas: una fiesta, lo que sea (aunque en Galicia, en los pueblos, gracias al minifundismo, al autoabastecimiento, hambre- hambre, dicen que no pasaron; en las ciudades fué peor.
un gran abrazo.

RGAlmazán dijo...

Bello homenaje D. Fritus. Y es verdad. La generación de mis padres fue una generación de perdedores, sin embargo, ellos se conformaron con nosotros y poco más. Yo que estoy a caballo, no me he dado cuenta de haber vivido tan mal, sin embargo moviendo recuerdos veo que ellos si que tuvieron que hacer grandes sacrificios. (Por cierto no sé por qué la gente le llama Daniel, ¿será por que tiene cara de profeta? ¿O pasará como con Adanero, al que llaman Ángel y debe ser con ironía?

Freia dijo...

Un poco tarde y usando sólo la diestra (y mira que me j...), pero no quería dejar pasar esta entrada.
Como dice Adanero la blogocosa está últimamente emotiva pero, posiblemente, es porque es una de sus razones más poderosas.
Preciosa tu entrada. Para tus padres y para todos aquellos que se deslomaron trabajando para sacarnos adelante y para educarnos. Yo también creo que les debemos mucho y somos lo que somos porque ellos estuvieron ahí, detrás de nosotros, en la sombra, empujando.

Mega dijo...

Freia se quedaría contenta al comprobar que no llegó tan tarde...

Llevo un rato leyendo tus entradas y he querido pararme en ésta en especial por lo que tiene de justa. Y de sentida. Hacerse mayor consiste en eso precisamente: en descubrir cuánto hicieron nuestros padres, nuestros abuelos, por nosotros. A mí me gusta devolvérselo ahora. Me hace sentir feliz. Y justa. O acaso se al reves: justa y feliz por ello. ;-P

Una abraçada