miércoles, 18 de junio de 2008

2ª parte del mortífero I+D español. Los zapatos de Cassinda

Si hay algo que desde pequeñito me fascinó es la historia de Roma. No era gratuita la alusión inicial del post anterior. Desde sus inicios en el siglo VIII antes de Cristo hasta su caída en el cuarto después de Cristo la historia romana da para mucho. Luchas de patricios y plebeyos, valores colectivos cívicos, republicanos y democráticos que se pierden para dar paso a tiranías imperiales y corrupción a todos los niveles, en un paulatino proceso en el que te da la impresión de que ya está escrito todo lo que a la civilización occidental le ha sucedido y , estad seguros, le volverá a suceder.

Todos hemos oído hablar de la historia del cerco de Numancia , entre los años 153 a 133 a de JC. La historia central nos habla de la resistencia, hasta el suicidio colectivo, de los celtíberos que vivían allí. Pero hay un episodio puntual, en mitad de la guerra, que hoy casi calificaríamos como un “daño colateral” de la guerra celtibérica de Numancia. Es el triste destino de Retógenes, ( apodado Karaunios) y los 400 jóvenes de Lutia, os lo relato rápidamente con un cortaypega de la Wiki:

“…De Wikipedia, la enciclopedia libre
Retógenes. Apodado Caraunio. (¿? - 133 a. C.)
“Fue reconocido como el más valiente guerreros de la ciudad arévaca de Numancia. Héroe de la contienda de los celtíberos contra Roma, durante el asedio que Numancia sufrió bajo el yugo romano, eludió el cerco para pedir ayuda y murió cuando las tropas romanas entraban en la misma….
....Al eludir el cerco romano, consiguió llegar a Lutia; ya que las otras ciudades a las que se pidió ayuda (Termancia y Uxama) se habían negado por miedo a las represalias de Escipión Emiliano. Lutia aceptó la oferta de Retógenes, pero al enterarse de esto Escipión, decidió marchar sobre Lutia y mandó cortar la mano derecha a 400 hombres de la ciudad, impidiendo así luchar y morir en combate de forma honrosa. Entre estos 400 hombres, se podía haber encontrado Retógenes. Más tarde se le dió muerte y fue dejado frente a las murallas de la ciudad numantina…”

El tema central son las 400 manos amputadas. A parte del “escarmiento” a los propios guerreros, la cruel costumbre de amputar extremidades a los prisioneros tenía un efecto de publicidad, de marketing del poderío bélico del amputador. Los mutilados eran “anuncios andantes” que confirmaban con su presencia móvil que era mejor no enfrentarse a la supremacía romana. Escipión Emiliano, que no tenía un pelo de tonto, utilizó esta vieja estrategia. Estamos hablando del mismo tipo que fue elegido Cónsul sin haber sido antes Pretor ni Edil, ( “que las leyes duerman esta noche”, una frase que quedó para la historia) que arrasó Cartago, piedra a piedra y la mandó sembrar con sal, para que no creciese ni la hierba. Las reglas morales no estaban hechas para él.

No es una correspondencia exacta, todos los factores no coinciden, pero… ahora viene la pregunta del millón, …¿Cómo se queda el cuerpo al ver esta foto, si es tu vecino, o tu amigo o tu hermano? Es Wahid Kerberla , víctima irakí de las minas antipersona. A parte de la rabia, y la indignación, si yo fuera un vecino iraquí de su barrio tendría miedo. Mucho miedo.




Acabo este post con un toque más personal, pero no por ello más frívolo. Tengo la inmensa fortuna de contar entre mis amigos desde la adolescencia a Judith Belmonte, periodista de profesión y bloguera también. Es la chica de la derecha en la foto de abajo que aparece con su hermana, y con este humilde escribiente y esposa. Asimismo, y por eso la menciono, es la coautora de un reportaje sobre los efectos de las minas antipersona en Colombia titulado “Unos Zapatos para Cassinda”, os adjunto link del vídeo en youtube, al tiempo que os recomiendo fervorosamente su visionado
http://www.youtube.com/watch?v=uAw7NycM7oU
Y también os adjunto el link del blog de Judith “El Patio de mi casa” , aunque lleva puesto entre mis blogs amigos de la derecha desde la fundación del mundo frito.
http://judithbelmonterivera.blogspot.com/

Salud, Paz y Amor, queridos míos.

11 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Querido Fritus, como tú sabes España es una importante productora y exportadora de armas, entre ellas las más crueles (si puede haber esta distinción entre armas):
Las minas antipersonas y las bombas racimo.
Y aquí estamos como angelitos pacíficos y en busca de alianzas de civilizaciones
Salud y República

Gonzo dijo...

Pues nada, felicitarle por sus dos entradas, como siempre clarividentes, y también a Judith por su documental... Llegará lejos esta chica.

fritus dijo...

Hombre, Don Rafa, sí señor, la alianza de civilizaciones no es un mal invento, pero antes hay mucha faena por hacer, y un partido de izquierda no debería comportarse como si no pasase nada.

Gonzalo, gracias por tener un segundo para pasar por aquí entre tus obligaciones laborales. Curioso que hayas decidido pasarte por aquí justo el día que hablo de Judith. La blogocosa es un pañuelo y el moco que te escribe está encantado de saludarte

Un abrazo

Freia dijo...

Fritus, soberbios las dos entradas I+D y tremendo el vídeo de vuestra amiga, aunque está enfocada con un fondo de alegría y de esperanza increíble en alguien a quien la sinrazón le ha hecho semejante putada.
¿Por qué los periodistas o todos aquellos que tienen el poder de comunicar e informar hablan tan poco de temas tan sangrantes como éste? Es posible que España firmara el tratado de Canadá en contra de estas armas, tan baratas, tan rentables. Si es así, sería doblemente hípócrita. Nos pasamos la vida hablando de cosas banales y estúpidas y damos la espalda al dolor y al sufrimiento continuos, porque las minas antipersona estallan todos los días.
No hace falta que ese niño de la foto sea alguien nuestro. La imagen es espantosa independientemente de dónde sea el crío y eso enlaza con el artículo de Adanero sobre el maltrato y el sufrimiento infantiles.
Un beso a toda la familia, incluída la diosa fenicia.

Selma dijo...

Muy emocionante y esperanzador a la vez Daniel.Emocionante ver a Cassinda con el drama sufrido, y habiendo recuperado su sonrisa y parte de movilidad, y esperanzador ver que hay tanta buena gente como tu amiga Judith y los otros protagonistas del video, y otros muchos anónimos que en cierta manera compensan la maldad que regna en este podrido mundo, y pensar que es muy posible que esta mina haya sido fabricada en nuestro país....

Buena y aleccionadora Entrada.
Un beso Numantino Daniel!

Cecilia Alameda dijo...

Se te ponen los pelos de punta al ver a esas criaturas mutiladas. ´¿Qué culpa tienen los niños de que los adultos de este planeta estén en guerras constantes unos contra los otros?

Manuel Ortiz dijo...

Que en la época de Escipión se llevaran a cabo tales prácticas, aun siendo algo lamentable está de acuerdo con unos tiempos bárbaros. Que hoy se siga haciendo prácticamente lo mismo, o incluso en una versión más sofisticada y repugnante, es una salvajada.

El vídeo no está mal. Quizá lo mejor sea que el tema está tratado sin sensiblería ni paternalismo, con crudeza pero sin recrearse en el dolor.

fritus dijo...

Doña Freia..encantado estoy de tu visita, a mí también me asombra el pacto de silencio colectivo que hay sobre el tema, en España...vete tú a saber si no está promovido desde los poderes públicos.

Selma..si es esperanzador que aunque sea poco se hable del tema, y quizás si esta mina haya sido fabricada en nuestro país, y no solo eso, muchos ejercitos africanos intervinientes en conflictos olvidados pero no por eso inexistentes, llevan fusiles CETME de fabricación española, como el que yo use en la mili. Mientras tanto se les llena la boca con la "cooperación con los países de origen de los inmigrantes subsaharianos"

Cecilia..ninguna culpa, los niños son siempre los más perjudicados en las guerras, ya sean mutilados , huerfanos, o lo que es peor, los más disciplinados y ágiles combatientes.

Don Manuel, un poco la intención de iniciar las entradas con historias de hace más de 2.000 años, es darnos cuenta de que la actitud de los estados y del ser humano ante la guerra sólo ha sido evolucionar en la sofisticación y efectividad del armamento..pero a mala leche, la crueldad y la guerra como medio para obtener fines de supremacía ecónomica y política siguen existiendo. Lo triste es que para Investigación y Desarrollo en el ámbito militar, siempre hay dinero. Lo que los estados racanean en salud, educación u otras finalidades...lo malgastan en "defensa".

Un abrazo a todos

siloam dijo...

muchas gracias por refrescar la historia, y bueno, a mi las minas personales, sembralas, me parece tan de cobardes, tan mísero, que me pone mala (en eso hasta me parecen mejor los q luchaban cuerpo a cuerpo)
ahora le echo un vistazo a tus links.
estais muy bien en esa foto, despende alegría, complicidad, algo así.
feliz finde1

Euphorbia dijo...

A mí también me apasiona el mundo romano, será porque en él están nuestras raíces, no sé.

Creo que no hay nada más ruín que las minas indiscriminadas, mutilar al que pasa por ahí.

Recuerdo hace ya bastantes años hubo un atentado delante casa de mis padres, un coche bomba cerca de la casa cuartel de Navas, un motorista pasaba por casualidad por ahí y murió. Fue terrible, ese día descubrí que las explosiones hacen que los cristales del comedor se rompan hacia el exterior, una ley de la física que hubiese preferido no ver tan directamente, aunque, desde luego, mejor hacia fuera que hacia dentro.

Elena dijo...

¿Habéis visto La pesadilla de Darwin, de Hubert Sauper?. Es una peli reportaje de hace unos años que pone los pelos de punta. Trata de la explotación del lago Victoria, del horror de misería infantil que lo rodea, de aviones occidentales llegando cargados de armas. Creo que es lo más desolador que he visto nunca en el cine, pero, por desolador, también incitador a la insumisión y a la rebeldía, a no rendirnos ante el horror. La filmoteca de Madrid la repuso el año pasado.

Os la recomiendo encarecidamente.