lunes, 7 de abril de 2008

tengo una cara de otro siglo







Así se describía con humor John Charlton Carter, más conocido como Charlton Heston. A pesar de que su última intervención en el cine que tuve la oportunidad de ver, corresponda no a un rol como actor, sino a su intervención ( creo que involuntaria) en “bowling for Columbine”, asumiendo su papel real de representante de la asociación nacional del rifle, institución que no me despierta ni la más mínima simpatía, y teniendo en cuenta que el pobre, por aquel entonces, ya estaba afectado del mal de Alzheimer.

La verdad es que para mí su jeta histórica quedará indeleblemente asociada a esos sábados de mi ya lejana infancia y a “sesión de tarde” o “sábado cine” cuando la tele era en blanco y negro y sólo teníamos dos opciones. ( Y qué bien estaba eso de no ver tanta tele , coño…). Prestó sus facciones angulosas y su hercúleo body a Moisés, el Cid, Marco Antonio, Miguel Ángel… y sobre todo ese “Ben –Hur” que constituye mi primer recuerdo cinematográfico ( creo que no tenía ni cuatro años), de reestreno en el desaparecido cine “Atlanta” de la Calle Trafalgar de Barcelona.

Vale que era muy facha pero descanse en paz.

6 comentarios:

Selma dijo...

Bona tarda Fritus,

No lo puedo remediar, me queda de Charlton Heston su faceta de hombre políticamente definido como ultra-conservador, defendiendo el uso de armas, y ya sabemos para que sirven, y su defensa de la vida en campañas anti-abortistas...
Contrasentidos tan frecuentes en esta y otras ultraderechas que hemos de padecer...

Un petonet Fritus!

fritus dijo...

Merhaba Selma, y -como muchas veces- tienes razón . Pero prefiero pensar que un día fué un chaval joven que se enamoró del teatro y decidió hacerse actor, antes que la vida, el olor a polvóra y su amistad personalcon Ronald Reagan le pusieran del lado de los indeseables.

Por lo que he leído, fue partidario de los democrátas la mayor parte de su vida, hasta que, ya mayor, decidió hacerse republicano. La vejez no sienta igual de bien a todo el mundo.

Un petó

Elena dijo...

Tienes razón Fritus, yo le he visto con Brando en marchas a favor de los derechos civiles.

Mi memoria prefiere quedarse, y se quedará sin duda, con el Charlton Heston de Sed de Mal, con su complejo y precioso papel en Horizontes de grandeza, con una carrera de cuádrigas que nos hizo creer de niños que el bien podía vencer frente al mal y siempre, uf, con el hombre de belleza insuperable que echaba abajo la puerta del dormitorio de ¿Eleanor Parker? en Cuando ruge la Marabunta. Viéndola de niña comprendí lo que significaba que una persona deseara a otra. A alguno le sonará machista, pero ahí va una perla de la peli que a mí me parece lo contrario (se lo dice ella, que es viuda, a él, que está estallando de deseo como un animal en celo pero que recela de la viudedad y la "experiencia" de ella): "los pianos, como las mujeres, suenan mejor tras el uso". Uf, uf, uf...

Sí, descanse en paz Judah Ben Hur.

Manuel Ortiz dijo...

También me quedo con el CH de Ben Hur, película que he agotado ya el número de veces que he visto. Y con su recuerdo en inmortales pelis como las que cita Elena, alguna de ellas, sencillamente magistrales.

Seamos egoístas. Quedémonos con esos CH de película, más allá del personaje real, en este caso felizmente superado por el de ficción.

Ocip dijo...

Sentir tristeza al saber de la muerte de este actor al que tantas veces vis y admire, desde el Moisés que fue la primera que vi y luego Ben-Hur, que detalle a cada actuacion, diferente pero a la vez el mismo Charlton Heston.

Es este quizas uno de los primeros actores que comence a admirar

ika dijo...

Yo tambien me quedo con Ben-Hur.
Me quedo con el personaje de ficción.
Incluso con el real antes de la vejez.
Lastima que no me prestara a mi su hercúleo body!