viernes, 18 de abril de 2008

saudade ( que yo no lo sabía)

Por lo que me han dicho es una palabra portuguesa para definir un sentimiento de añoranza de tu tierra de origen. Yo estuve sólo hace un mes en Barcelona, (y me he pasado semestres sin ir...nunca un año entero, no lo soportaría) y ya me vuelve a invadir ese sentimiento de extrañeza.
Vivo en uno de los sitios más afortunados del planeta. Desde la ventana veo ponerse el sol junto a la silueta de la isla Conejera..., de hecho no me he movido del Mediterráneo en el que aprendí a nadar.Pero la tierra de uno es la tierra de uno.

Todo el tema ha venido desencadenado por una tontería ( No, si al final va a tener razón Edward Lorenz, el padre de la teoría del caos que falleció ayer...prometo post para él cuando esté menos espeso)..en una de las habituales conversaciones telefónicas con con mi padre, me comentaba..."mañana me voy al Salón del còmic...y no pago, que voy con la tarjeta de jubilado"-bueno, esto último no me da envidia-

Ibiza es maravillosa, tenemos una luminosidad estupenda, unas playas de agua transparente, se puede aparcar en la puerta de casa...y hay 3 cines en toda la isla. (3 cines!!!...en los que solo se programan superéxitos ultracomerciales de hollywood que no hay quien se los trague....¡Ay!....cuanto añoro esa cartelera de "la vanguardia" con chorrocientas opciones).

A lo que iba...os adjunto un videoclip de Elefantes, el grupo de Shuarma ( que es ese Bowie de andar por casa que tenemos en Barcelona), que me resulta muy emotivo por dos razones, básicamente porque está rodado en el Born ( un espectador observador y barceloní sabrá reconocer la Calle Montcada, el mercado del Borne, El Pla del Palau y su estatua del ángel desnudo-prometo un post estilo Selma para el ángel del pla del palau- y la Calle de las Moscas, que ostenta el curioso record de ser la calle más estrecha de Barcelona).El Born estará siempre muy ligado a mi educación sentimental, dado que yo nací en una casa junto al parc de la Ciutadella, iba al colegio frente al Palau de la Música, y mi abuelo vivía en pleno Casc Antic. El born quedaba justo enmedio de todas mis rutas peatonales de infancia y adolescencia.
La otra razon es que la letra de la canción(un poco cursi pero me encanta, lo confieso sin rubor) me hace pensar automáticamente en mi niña recién nacida y en lo que siento ahora que ella está en el mundo.

Salud, paz y amor

video

14 comentarios:

brujaroja dijo...

Escuché muchas veces esa canción hace como dos años, en el trayecto hacia el trabajo... Y a mí me gusta mucho.
La cosa de la saudade es inevitable. Y la insularidad no ayuda demasiado, imagino.
Y no te agobies, yo vivo en una ciudad que tiene varios cines (muchos menos de los que tenía, claro) y no hay forma de ver una peli medio en condiciones. (Aunque yo tampoco voy al cine por otras razones). Menos mal que existen algunos animales de carga, como las mulas, por ejemplo, para aliviar esas carencias...

Manuel Ortiz dijo...

Viví cinco años en Eivissa, los últimos de ellos en un pequeño piso en sa Plaça des Mescart, nada menos, en el corazón del barrio de Sa Marina. Ahora esa plaza ha cambiado y me gusta más bien poco.

Después, en el 91 me vine a vivir a Mallorca. Pero allí dejé un puñado de excelentes amigos que aún trato de conservar. Trato, porque me cuesta mucho volver por allí. Por lo que me cuenta mi gran amigo, el pintor Rafael Bujanda, afincado en Santa Eularia des Riu, las autopistas han terminado casi con la isla.

Así pues, me encuentro con sentimientos contradictorios. De esa saudade de la que usted habla, por un lado, pero también de un rechazo profundo a las barbaridades que han dejado perpetrar.

Pero no dude que, si me paso por allí un día de estos, trataré de ponerme en contacto con usted y para hacer realidad ese cafetito (en mi caso, descafeinado) que nos tenemos prometido.

Un abrazo.

Selma dijo...

Bona nit Fritus,

Qué bien describes la nostalgia... Todos en un momento u otro de nuestra vida la hemos sentido o la sentimos... Es inherente al ser humano, no nos conformamos con lo que tenemos, por hermoso que sea, añoramos lugares, personas, momentos...

Y te comprendo, siento lo mismo hacía mi tierra natal... Pero lo triste es que cuando vuelvo allí sólo encuentro lugares...

Un beso nostálgico Fritus!

Espero la entrada de tu ángel con impaciencia ;-)

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola Fritus bonicus,es una verdadera suerte vivir en un paraíso como Eivissa, a mí me encanta, pero no se si yo me acostumbraría, estuve dos años yendo y viniendo continuamente y me llegó a acongojar el verme en un sitio tan reducido, tenía un poco de claustrofobia, necesito más espacio para moverme, soy un culo inquieto y aquello me aprisionaba demasiado.Referente a la tierruca, esta siempre llama, Barcelona siempre esta en mi corazón, pero no sabes cómo se vive en Girona, que te lo cuente Selma, ella y yo somos de fuera y estamos en la gloria aquí , no lo cambiaríamos por nada del mundo, soy una enamorada de esta pequeña ciudad que me ha acogido.

petonets.

gsantamaria dijo...

La morriña o saudade es uno de los sentimientos más bellos que puede sentir una persona, no me cabe la menor duda. Me hacen gracia esos que nunca han sabido lo que es añorar a su terruño pero afirman sus sentimientos nacionalistas con inalterable convicción. Sólo me queda llamarles ignorantes...

Ayer mismo me paseaba por el Born, por la calle Montcada, precisamente... pero yo añoro otras calles, las de Bilbao. He aprendido a quererlas tanto desde que estoy fuera...

RGAlmazán dijo...

Saudade, añoranza, morriña, nostalgia. Todos tenemos de nuestro sitio, aunque seamos ciudadanos del mundo y vivamos en otros lares.
Yo fui un verano a Ibiza en los años setenta. Una maravilla. Hoy por lo que dice ha cambiado y yo no he vuelto. Tengo una imagen paradisiaca de la isla.

Salud y República

Cecilia Alameda dijo...

Debe ser bueno sentir nostalgia, sentir apego a lugares y circunstancias de los que estamos alejados. supongo que es señal de que tenemos raíces, querencias, recuerdos. Además, siempre se puede retornar al lugar del que salimos, volver con la experiencia adquirida en los años de ausencia.
Sólo conozco Ibiza como turista estival, pero estoy casi segura de que si viviera allí añoraría muchísimo una ciudad tan vital como es Barcelona.
Un saludo

Euphorbia dijo...

Fritus, puede que me equivoque pero no creo que lo de los 3 cines sea un problema, seguro que con la nena no tienes tiempo de ir. Yo ya no recuerdo que es eso de la pantalla grande.

El Born es un barrio fantástico, para mí, lo mejor Santa Maria del Mar.

En cuanto a la "saudade" (yo tampoco sabía el significado de esta palabra), siento informarte que cuando publique la próxima canción en mi blog, te la voy a incrementar bastante, o eso creo.

Un beso.

fritus dijo...

Oh, que ilusión sabadera ver tantas visitas...

Bruji: Soy consciente que la canción ya tiene un tiempo, pero venía que ni pintada por los exteriores del videoclip. Yo que vivo en esta isla de piratas me confieso mulero, también.

Don Manuel: Sa plaça des Mercat, debía ser maravillosa, porque a mi aun me parece bonita. Lo mismo que la isla, la autopista ha hecho mucho daño, tanto que me atrevería a decir que ha sido la causa directa del actual consell de izquierdas. Vengase pronto y nos tomamos algo/s, será un enorme placer.
Selma: Estoy hecho un llorón. La entrada del ángel del pla del palau está en mente, pero ha de ser un poco más trabajada. pronto. Un petó enorme.

Geni: En realidad no tengo motivos de queja, pues está isla y los nativos de ella que hoy son mi familia ( esposa e hija basicamente) llenan mi vida. Pero..yo también soy culo inquieto. Un abrazo.
A la persona bilbotarra, darle la bienvenida y decirle que esta es su casa, para cuando quiera ...
Don Rafael y Cecilia encantado de verlos por aquí, espero que se hayan sentido como en casa.

Euphorbia, estoy ansioso por pasarme por tu blog. La fachada de Santa María, se ve al final del video, cuando se cruza con la chica por el Passeig del Born.Un abrazo,... a todos.Me gustaría estar tomandome unas cañitas con vosotros en la Barceloneta.

Adanero dijo...

Hace años tuve que dejar temporalmente mi tierra y trasladarme a vivir a La Palma (no Las Palmas) en las islas afortunadas. El sentimiento de saudade-añoranza-morriña-nostalgia de mi Valladolid natal fue bestial. Además creo que se vio acrecentado por estar en una isla tan pequeña y sumamente cerrada. Pero más que nostalgia por mi ciudad en si, era nostalgia por la gente que quedaba aquí, por los recuerdos y por las vivencias que uno había tenido aquí. Al regresar aquí ese sentimiento continuó conmigo, pero ahora dirigido hacia La Palma de mis amores. Isla que ahora echo mucho de menos. Creo que fundamentalmente en eso consiste la saudade, en la nostalgia no por un lugar físico, sino por un lugar emocional y sentimental.
Ahora abandono los pensamientos profundos, y con permiso del anfitrión, me voy a permitir tomar su papel y comentar los comentarios.
Ese "espero la entrada de tu ángel" de Selma, deseo que no se malinterprete. Debido al buen feeling (visible) entre mister Fritus y el menda, más de uno puede sacar eso de contexto y ver cosas donde no las hay. ¿Cierto?
¡Don Rafael en Ibiza en los años 70! Yo quiero esa grabación. ¿Almazán en plan hippy melena incluida?
Estimado Fritus, eso de la isla de piratas como que lo he leído en algún sitio estos últimos días. Aunque no me hagas mucho caso, seguro que ha sido un déjà vu de esos.
Por cierto, me ha ilusionado ver ese vídeo de nuevo. Elefantes ha sido uno de los últimos grandes grupos de la música pop española. Su disco Azul es una auténtica joya. Se lo recomiendo sin lugar a dudas. La versión que hacen del Se me va del mítico Bambino es una gozada.
Hala, que a gusto me he quedado.

Un saludo.

fritus dijo...

Hola Adanero: Sí, sí...lo de la isla de piratas lo mencionaste en un comentario anterior. Pero, me venía al pelo para relacionarlo con el e-mule. (sabes que si llegas a Ibiza en barco, en cuanto bajas a tierra lo primero que te encuentras es un obelisco que pone... "Ibiza a sus corsarios").

Al Don Manuel y a Rafa me los imagino en la vida bohemia, seguro que conocieron la absenta de antes de la prohibición ( la que ahora se vende no lleva ajenjo).

Elefantes merecen un post para ellos solos, y Bambino, un blog...este último seguro que hubiera "pillado cacho" en el post de Don Manuel sobre las adicciones.

Un abrazo

Gonzo dijo...

Mola el video clip. Conozco bien Barcelona, por motivos de trabajo hace unos años la recorrí entera, rincón a rincón, buscando sitios donde grabar... Pero ya llevaba años yendo con frecuencia, mi cita con Sitges es ineludible, y con esos tercios bien fríos que sirven por allá, de hecho estuve hace una semanas. Me gustan las librerías de Barcelona y sus callejuelas. La magia del Born y el Gótico. Tiene razón el Ruiz Zafón sobre el misterio que desprende la ciudad. Hay muchas ciudades que me tiran, pero aparte de Barcelona, hay dos que me las he pateado y me parecen únicas: Nueva York y Venecia... de noche, eso sí.

En fin, Barcelona tiene esas cosillas que no tiene Madrizzzz, mi ciudad invivible pero insustituible, que decía Sabina. Como muchos, me quiero retirar junto al mar, sobre todo los mesetarios como yo, buscamos ese olor como rapaces, quizás ahora uno entiende porque los del interior, siglos atrás, se dedicaron a recorrer los mares. Pero al final, vuelves a la meseta fría, dura y seca. Es una amante mala, quieres huir de ella, pero vuelves. Por eso entiendo sus nostalgias. Aunque una vez leí algo que decía que la peor nostalgia no es la de los momentos pasados vividos, sino la de aquellos que pudiste vivir, y no lo hiciste.

Pues nada, decirte que recuerdo bien aquella fiesta de la camiseta incendiada, o camisa, es que soy un notas, y muy distraído con las velas. Y gracias por tu comentario en mi blog.

Elena dijo...

Ignoro quien es su autor, pero hay un cuento para niños -a mí me lo contaban y lo vi luego en unas adaptaciones para televisión que pusieron en las sobremesas allá por los noventa (creo)- que arranca con una princesa que lee algo sobre la nostalgia y se siente fatal porque desconoce ese sentimiento. Caprichosa y acostumbrada a conseguir todo lo que desea, no para hasta que su padre, el Rey, convoca a todos los príncipes de Europa prometiendo la mano de su hija para quien sepa hacerle comprender lo que es nostalgia.

Uno tras otros van explicándole a la princesa, con ejemplos, estableciendo comparaciones, algunas sinestésicas... Todo para conseguir que sienta nostalgia, pero no hay manera. Hasta que un joven, que no es príncipe, la consuela por su ignorancia, la trata con dulzura, la quiere y, finalmente, la enamora. Luego se marcha.

Ella al fin siente nostalgia.

El rey cumple su palabra a pesar de la condición plebeya del muchacho y le hace buscar.

Regresa y se casan.

Pues bien, creo que algo de esta feliz circularidad está siempre presente en el sentimiento de nostalgia. El hecho de que la sintamos nos hace sabios, conscientes y humanos. Alguien podría pensar que es mejor no sentirla, pero no es así, no cabe hablar de mejor ni de peor porque es imposible vivir sin nostalgia. Siempre se echa de menos algo que se tuvo, algo que se vivió, algo que se vio, incluso sentimos nostalgia por perseguir lo que ya hemos atrapado... Estoy segura de que la princesa del cuento siente al final nostalgia de su ignorancia, de su búsqueda...

Nostalgia, saudade, es parte de lo que somos.

Apuesto a que todos, desde brujaroja hasta gonzo, hemos sentido alguna punzada de nostalgia al escuchar la canción (me encanta el ritmo, el fraseo).

Besos.

Gracchus Babeuf dijo...

Don Rafa, atesore esa imagen paradisiaca de Ibiza. Empecé a ir todos los veranos con catorce años. Hace tres visité la isla por última vez. Y no tengo ninguna intención de volver. Para ruido, coches y autopista, tengo bastante con Madrid. Ellos sabrán lo que han hecho con la isla.

Pero guardo el cariño por Ibiza en un rinconcito.