miércoles, 16 de abril de 2008

el aventurero ( hasta en los cómics se notó...)














La derrota militar de la República en 1939 y la consiguiente pérdida automática de las libertades en España, trajo unas consecuencias políticas, de sobra conocidas por todos…

Dedico hoy el post a una revista, hoy desconocida, pero que fue, junto al TBO, el cómic más popular en la epóca de la Segunda República. Gracias a mi tío paterno, nacido en 1927, y a Don Antonio Camps,( nacido en 1922) gran amigo de mi padre, tuve yo la primera noticia, vía oral, de esta revista. A Antonio se le iluminaban los ojos cuando hablaba del tebeo, cuya compra era el acontecimiento de la semana en su lejana tierna infancia de antes de la guerra, y que me aseguraba que comparados con “el aventurero” , los cómics de después de la guerra eran una auténtica porquería.
Era aquella una revista de formato vertical de tamaño 39 x 27 cms. aunque en realidad es una sola hoja de papel enorme, doblada de manera que quedan 8 páginas del mencionado tamaño. Editada por Hispano Americana de Ediciones, S.A. Rocafort, 225 de Barcelona. Este ejemplar es el nº 65 del 11 de agosto de 1936. De las 8 planchas en que se divide, 4 son en color y 4 en blanco y negro. Aquí, la primera es la de Flash Gordon , ( imágenes 1 y 2 comenzando por abajo) -dibujado por el gran maestro Alex Raymond a quien prometo dedicar pronto un post para el sólo-que ocupa la portada delantera. La de atrás reproduce una dominical de Tarzán de Harold Foster. También reproduce en color una dominical de Mandrake el Mago, renombrado como "Merlín el Mago Moderno" de Lee Falk & Phil Davis, tiras del Agente Secreto X-9 ( imagen 3) otra vez de Alex Raymond -pero esta vez con guión del inolvidable maestro de la novela negra Dashiell Hammett, escritor comprometido , víctima de la caza de brujas, y a quien unía una hermosa amistad personal con Raymond- Popeye, una novela corta y otras páginas.
Semana tras semana, los lectores españoles conocieron a través del Aventurero la saga de Flash Gordon y, al tiempo que se asomaban a los fantásticos mundos que Raymond in­ventaba en sus dibujos -hombres-halcones, hombres-leones, reinos submarinos y arbóreos, etc.-, conociendo a los protagonistas, buenos y malos integrales, que poblaban la historia, pudieron apreciar también la rápida y progresiva evolución en calidad que Raymond logró en estos años. Y ello con el mag­nífico complemento que el Aventurero ofrecía, publicando tam­bién «X-9», de Raymond; «Popeye», de Segar; «Tarzán»,( imagen 4) de Foster; «Mandrake», de Phil Davis. etc.; en este magnífico repertorio de personajes Flash Gordon tendrá. siempre los ho­nores de la portada -excepto en los números 111 al 118, en que la ocupó «Tarzán»-, hasta llegar al número 166 (20 de diciembre de 1938), último de la revista. Los personajes mencionados no volvieron a reeditarse en españa hasta bein entrados los años 60, de la mano de la editorial vasca Buru Lan Ediciones, que es en el formato en el que un servidor tuvo la oportunidad de leerlos.

Este último número coincide cronológicamente con el desastre del Ebro y el próximo advenimiento del fin de la República…luego vendrían una censura salvaje en todos los ámbitos de la vida cultural ( o de la poca que quedó)…y los cómics más populares de la España de los 40 pasaron a ser “Roberto Alcazar y Pedrín” (un policía y un “flecha”miembro juvenil de falange, sobran comentarios…) y el inefable “Guerrero del Antifaz” ( que debió ser dónde estudió historia el ex presidente Ansar, a juzgar por las sandeces que soltó en Georgetown University sobre la “Reconquista”…que se puede esperar de tío que tiene un nieto que se llama Pelayo, y se reúne con sus amiguitos en Quintanilla de Onésimo, -antes, y siempre- Quintanilla de Abajo).

Hagamos el favor de NO OLVIDAR, hasta en las cosas más frívolas. Hasta en los tebeos se notó…

8 comentarios:

Antonio Rodriguez dijo...

La derrota de la República supuso la ruptura con el librepensamiento y la imposición ideológica de los vencedores en todos los aspectos de la vida cotidiana.
Empezando por los segregacion de los tebeos en función del sexo, y la imposición de revistas cómicas cada cual más casposa. Desde el Jabato al Capitan Trueno, del Guerrero del Antifaz al Hombre Esmascarado, pasando por las Hazañas Belicas, Roberto Alcazar y Pedrín, las novelas de Marcial Lafuente Estefania y otros heroes defensores de una aparente libertad que en el fondo no era sino la defensa de los valores totalitarios.
Todo un ejemplo de la "cultura" al servicio de la ideología.
Salud, República y Socialismo

Euphorbia dijo...

clClaro que se notó. ¿Cómo iban a dejar sin manipular algo que leían los niños y que podía corromperlos con ideas perniciosas?
Como tu dices, era el tiempo de Roberto Alcázar y Pedrín y del Guerrero del antifaz. Mi padre que nació en el 35 ya no leyó otra cosa.

Cecilia Alameda dijo...

En alguna parte deben sobrevivir ejemplares de aquellos tebeos, de las revistas de aquella época tan próspera para la cultura en todos los ámbitos. En Madrid hay en mayo una feria de libreros de viejo. vienen gentes de toda España, con ejemplares a veces muy raros.

Por cierto, quiero decirle a Antonio que Marcial Lafuente Estefanía escribía las novelas del Oeste porque tenía que alimentarse, ´lo mismo que los buenos actores hacían películas horrorosas porque era lo único que podía grabarse entonces.

fritus dijo...

Muchas gracias por vuestra visita al Mundo Frito, Antonio y Cecilia, aunque ya, os habiais pasado por aquí, sed muy bienvenidos en esta - ya -vuestra casa. Lo mismo que Euphorbia, por supuesto, que ya lleva unos días.
Es curioso observar que las cosas que el III reich calificó como arte degenerado ( el jazz, la abstracción en pintura, ...) con la perspectiva del tiempo se han convertida en las más importantes manifestaciones culturales del pasado siglo.

la lucha entre la libertad en la vida cultural y la censura que obedece a motivos ideologicos es algo todavía vivo..aunque adquiere otras formas. Algo de relación tendrá que el Sr. Berlusconi fuera el iniciador de , a finales de los años 80, de una forma de hacer TV que marca un antes y un después en un proceso degenerativo de algo tan influyente como la tele. No sé si lo odio más como político o como padre espiritual de las "mamachichos" de Tele5.

Un saludo

brujaroja dijo...

Arggghh.
Acabo de pasarme de nuevo por aquí y he comprobado que un mensaje que había dejado finalmente no debió quedar, vamos que se diluyó...
Snifff.
Bueno, tampoco era muy importante, recuerdo que iba de lo que se habían transformado las cosas, incluyendo los cuentos populares, que Caperucita Roja había pasado a ser Caperucita encarnada, por razones obvias...
Está visto que no le gusto a blogger...

fritus dijo...

bruji, please...sigue pasandote por aquí, aunque tengas a la tecnología en tu contra. Un abrazo

Manuel Ortiz dijo...

Excelente post, amigo Fritus. Por lo que tiene de recuperación de aspectos curiosos de aquel tiempo y de completa documentación sobre las imágenes. Además, no conocía este tebeo, y es raro porque en mi casa mi padre guardaba cuanto papel se le cruzara. De hecho, una importante colección del 'ABC Republicano' nos la terminó comprando la biblioteca del Congreso de los EEUU.

Yo aún conservo algunos ejemplares sueltos de revistas satíricas de entonces, como 'La Ametralladora' y otra, de nombre fascinante: 'Gutiérrez'. Fueron precursoras de lo que luego sería la genial 'La Codorniz', "la revista más audaz para el lector más inteligente".

fritus dijo...

Don Manuel: Me hace mucha ilusión su visita, la verdad es que "el aventurero" al principio sólo lo conocí de oídas, y luego eran constantes las referencias en internet cada vez que buscaab información sobre Harold Foster o Alex Raymond y sus primeras ediciones en España, que siempre remitían a esa publicación. eso es lo que me decidió a hacer un post que corroborara que en la epóca republicana, de alguna forma estabamos conectados a un mundo civilizado, a años luz del pozo negro cultural que llegaría después.

Un abrazo